sábado, mayo 05, 2007

Fundamentalismo Islamico e Imperialismo Yanqui

Aquí les dejo este excelente artículo de Pilar Rahola. Muy interesante, muy clara, muy concisa.
Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!

Liturgia teocrática, ideología nihilista

¿Puede existir un nihilismo de corte teocrático? Sin duda es un auténtico oxímoron, con notables méritos para formar parte de los grandes opuestos del lenguaje. Pareciera que la exaltación hasta el paroxismo de la trascendencia espiritual, no puede desembocar en la nada absoluta, como si intentáramos juntar a Santa Teresa de Jesús y a Nietzsche, y pretendiéramos no hundirnos en el intento. El filósofo alemán gustaba de decir que vivía en el abismo permanente y, en cambio, los grandes místicos, aseguran vivir en la plenitud. ¿Es, quizá, la plenitud espiritual otra forma de abismo? Sea como sea, no parecería fácil juntar ambas construcciones mentales si no fuera porque, por encima de la filosofía está la realidad, y ésta siempre supera las expectativas. Hoy, el fenómeno ideológico más serio, más trágico, más peligroso y, sin duda, más letal que actúa en el mundo, ha encontrado la fórmula para sumar el amor a Dios con el amor a la nada, y desde la nada, considerar que la vida no tiene otro valor que el valor de quitarla. Los guerreros del islamismo yihadista, entrenados en una cultura de odio y muerte, son nihilistas de manual, auténticas encarnaciones del vacío absoluto y, sin embargo, su lenguaje, su liturgia, su escenificación es, toda ella, religiosa. En cierto sentido son los antihéroes del hombre que buscaba Albert Camus en Les justes, no dudan como dudaba su personaje Kaliayev, sino, cual émulos de Stepan, matan y mueren sin ninguna fractura interior. Sin ninguna pregunta. Sin alma. Por supuesto, se trata de una socialización de la muerte como paradigma, y solo desde esa socialización, se puede entender la esencia del fenómeno y se puede calibrar su enorme dimensión.
Estos últimos meses, algunos colegas, que hasta ahora habían considerado que gentes como quien escribe, interesadas por el yihadismo islámico desde hace años, éramos unos demagogos, o unos alarmistas sin fundamento, o quizás directamente agentes infiltrados del Mossad -como esos vendedores de santos de Olot, que Pere Calders aseguraba que eran espías japoneses-, estos notables colegas acaban de ver la luz y descubrir la amenaza. Y cual setas después de la lluvia, aparecen bajo los árboles y llenan los micrófonos de sesudas explicaciones que, por dar, consiguen dar todas las respuestas que algunos llevamos años buscando. A problemas complejos, soluciones simples, dice el catecismo del buen populista, y debe ser un catecismo muy leído en las cátedras universitarias. Porque si el yihadismo se explicara con los argumentos que he oído estos días hasta la saciedad, especialmente en boca de los intelectuales orgánicos de la progresía, la cosa sería de reírse, mientras lloramos de pena. De entrada, y como era de esperar, parece que el terrorismo islámico no es más que una reacción violenta al imperialismo yanqui, que por supuesto es el responsable de todos los males que acechan al mundo islámico. Al mismo tiempo, el islam no es culpable de nada, más que de sufrir durante décadas y finalmente sublevarse. Todo el enfoque perverso nace de Occidente, y todo el victimismo paternalista se aplica a Oriente, con la clásica mirada buenista hacia el tercer mundo de Quico el progre. Proyectada la mirada maniquea, el planeta se divide entre las responsabilidades americanas, la dejación europea, que vive sin vivir en ella, y los pobres países del islam. Por supuesto, se explica el fenómeno en términos de pobreza, marginación y desesperación. Así cuadran los suicidas del Hamás palestino, los adolescentes entrenados en los campos de Hezbolah, los degolladores de personas iraquíes y hasta los suicidas que aparecen por el sudeste asiático. Se trata de dibujar piezas tópicas para organizar un rompecabezas que no rompa ninguno de los esquemas de la corrección política. Bien. Como una está para incordiar, y tiene la manía de analizar la cuestión desde hace décadas, me permitiré algunos matices sensiblemente correctores del dogma progre sobre el yihadismo. Primero, el fenómeno, como ideología de masas en su versión moderna, nace en la década de 1920 en la Universidad de El Cairo, cuando ni existía Israel, ni Estados Unidos pintaba nada. Los grandes ideólogos fueron condenados a muerte muy pronto, pero sus seguidores, egipcios y sirios en su mayoría, se repartieron por Europa y fueron acogidos por lindos países como Suiza e Inglaterra, que veían en ellos una clara oposición a los regímenes de corte soviético. Muy pronto recibieron decenas de millones de dólares de Emiratos y Arabia, y su actividad, su logística, sus centros de estudios, sus míticas y toda la parafernalia del fundamentalismo islámico creció con extraordinaria rapidez, por todo el ámbito musulmán. Cuando, en 2001, a raíz del 11-S, se cortaron de cuajo los fondos que financiaban desde Europa el fenómeno, los bancos islámicos implicados llevaban décadas de actividad. No hay espacio en este artículo, para recordar lo que significó la guerra fría, pero no se puede explicar el fundamentalismo islámico sin hablar de la Unión Soviética. O sin hablar del terrorismo iraní, que mató a decenas de personas en Argentina. O sin hablar del papel de las dictaduras del petrodólar, activas en la financiación de una mirada integrista del islam. Cuando, en Palestina, empezaron a adoctrinar niños para la muerte, en campos de colonias financiados por Irán y, en su momento, Irak, nadie quiso ver el fenómeno como lo que era: la derivada palestina del nihilismo integrista, un nihilismo que superaba la idea de un Estado palestino, para abrazar directamente la república islámica. Y tuvimos Bali, Beslam, Kenia, Turquía, centenares de muertos hasta llegar al primer atentado en Europa, Madrid, 11-M. Por el camino, Bush cometió el grave error de perpetrar una guerra inútil. Pero para llegar a Atocha, el fenómeno había atravesado mares y se había mundializado. En resumen acelerado: no es una ideología de pobres, sino profusamente financiada. No es una ideología de marginados, aunque use la marginación como munición. No es una ideología liberadora, sino todo lo contrario: su objetivo es el dominio integral del ser humano. No pretende libertar pueblos, sino crear una única Umma musulmana. Y, aunque sea difícil de digerir, no nace de la maldad americana, sino mucho antes, de una mirada regresiva, medieval y furibundamente antilibertaria del propio islam. Usa los errores de Occidente, pero nace de sus propios monstruos. Todo ello, y más, interactúa en el fenómeno, y sin entender la complejidad de décadas, lo único que conseguiremos serán algunas paridas mentales, de esas que quedan tan bien en las tertulias progres, simpáticas, políticamente correctas y totalmente inútiles.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífico artículo, certero análisis, brillante intelectual y valiente mujer. Todo mi apoyo, Pilar.

Neme Snaf dijo...

oseaaaaaaa!!! wey!!! jajajajajjaa no lo puedo creer!!! sigues en estos desmadres... por dios hermano! CÓMPRATE UNA VIDA... jajajajajjajaa

porbre tipo q lástima me da!

Neme Snaf.
salimonchas@hotmail.com

Anónimo dijo...

Muy interesante el artículo de la señora esta Pilar. Digo yo que viendo las cosas así como ella quizás yo le tenga la solución:

Primero le partimos la hostia a todo el mundo islámico con una cuantas guerras y una buena cantidad de bombas - si tenemos dudas de como se hace le preguntamos a Bush que tiene experiencia - Y luego cuando ya no quede un dichos gobierno islámico pues allí entramos a edificar nosotros los gobiernos y a la religión de eso pueblos, porque en un final ¿que mejor que occidente con nuestra experiencias en gobiernos tan democráticos y justos como el de los Estados Unidos, Inglaterra, la España de Aznar? Y quien mejor que nosotros para saber como debe ser una religión pacifica y bien hecha con un Catolicismo que de forma poco violenta para los aborígenes colonizo áfrica y la américa y para rematar tenemos un Papa con relaciones con el Nazismo.

Así que para cuando terminemos este proceso nos constituimos - por supuesto sin que exista estado palestino porque no es necesario - creamos un organismo internacional para velar la zona y lo llamamos algo así como: Tribunal de la Santa Inquisición Intelectual de Occidente para la Consolidación de la Paz en el Antiguo Mundo Islámico. Y pobre del árabe que le de por pensar por si mismo que ya verá lo peligroso que es creerse que tiene derechos este mundo.

Creo que estamos en un buen momento para implementar el Plan porque aun Bush es Presidente, Blair es Primer Ministro y por supuesto ahora para mejor tenemos al tio este francés que mira que le sabe a eso de las discrepancia inter culturales y mira que las maneja bien aunque le cueste uno cuantos automóviles.

¿Que te parece BP? A ti como te podríamos contratar para lo del manejo de la campaña de prensa porque vemos que le sabes al tema de calumniar y tergiversar pero que muy bien y tíos como tu son muy útiles cuando uno quiera hacer la Paz y la Democracia.

Pedazo de .....

como dijo Neme Snaf CÓMPRATE UNA VIDA.

Da pena tanta gente muriendo por pedazos de alcornoques como voz pero con poder y encima pensar que siempre hay un alcornoque peor esperando para sustituirlos en la empresa.

Que mal uso de la red.

BuenaPrensa dijo...

Anónimo:

¡Cuanta ironía inutil!
Así que resulta que hoy en día ya no se puede criticar al fundamentalismo islámico sin ser acusado de apoyar a Bush...

Lo que EEUU haga en Iraq o en Afganistan no es para "derrotar al fundamentalismo". Eso es puro discurso. Todos sabemos bien porque fueron allí: petroleo, interés de los industriales bélicos, Saddam amenazó con cambiar sus reservas internacionales de dolares a euros... entre tantas otras cosas.
Si fuera por el fundamentalismo, ya hubieran invadido hace años a Arabia Saudi, que lidera la facción wahabista del fundamentalismo islámico.

Pero bueno, tu tienes una ensaladera en la cabeza. Fundamentalismo islámico, EEUU, Sarkozy, Aznar, futuro Estado Palestino, sionismo, petroleo, Bin Laden, imperialismo, colonialismo europeo, nazismo, ratzinger, Iglesia Catolica Apostólica Romana. Todo es lo mismo. Todo tiene que ver con todo.

El artículo de Pilar Rahola es muy conciso, y apunta a mostrar los origenes históricos modernos del fundamentalismo islámico, y que no se debe a una "reacción" contra el Imperialismo Yanqui, que existe y como latinoamericano que soy lo sufro todos los días pagando mis impuestos que van a parar al pago de la deuda externa que nos metió el Citigroup alla por fines de los años '70.

Y finalmente, ya que me preguntas como se podría combatir al fundamentalismo islámico, creo que hay varios pasos:
1) Darle espacio a los grupos de musulmanes no-fundamentalistas. Financiarlos. Apoyarlos. Desde este pequeño blog, eso intento en la sección "Otro Islam es Posible"
2) Quitarle recursos financieros a las organizaciones terroristas. Esto es muy dificil, primero, porque "business are business" y a los bancos no les importa de quien es el dinero ni que se hace con él. Otro inconveniente es que muchas veces las Organizaciones Terroristas son financiadas directamente por Estados (como es el caso de Hezbollah), con lo cual no se pueden congelar cuentas que figuran a nombre de un Estado Soberano, pero que son utilizadas por organizaciones terroristas paraestatales.
3) La opción de "derrocar a gobiernos que apoyan el terrorismo" no la veo del todo buena. Tiene que existir dentro de la población un ansía de libertad, un ansía de no-fundamentalismo. Si no existe eso, si no existe dentro de la población una alternativa política, es inutil derrocar al gobierno. Si existe esa alternativa política, obviamente será reprimida por el gobierno fundamentalista. El rol de la comunidad internacional debe ser apoyar a dicha alternativa emancipadora y liberadora. Incluso, por que no, presionando al gobierno fundamentalista a celebrar elecciones verdaderamente libres, o incluso derrocando al gobierno autoritario.

Saludos!
BP
pd: Ignoraré los ataques personales. No me parecen constructivos.

Anónimo dijo...

hombre si que tienes razón en eso de negocios es negocios mira si es así que mientras el bebe Bush anda hablando de guerra contra el terror y de capturar a Bin Laden el papi y sus amigos del Grupo financiero Carley están gestionado la fortuna del Grupo Binladen.

y sobre tu plan de medidas pues que bien, es algo así como cambiemos a unos fantoches criminales y terrorista por unos que hagan tan solo lo que a occidente conviene. No sin duda un pensamiento muy lógico.

Por último y sobre la ironía y el sarcasmo que son dos formas del humor, una frase de un grande de américa:

El Humor debe ser como un látigo pero con cascabeles en la punta.

José Martí

BuenaPrensa dijo...

Obvio que business are business. Mi opinión personal al respecto dice que está mal, pero tampoco seamos necios de negar como se mueve el mundo del poder. Solamente a los no poderosos y a los humanistas nos interesa lo que le sucede a millones de mujeres en el mundo islámico, a millones de homosexuales y a millones de opositores políticos.
Y eso les sucede sin mediar ningún conflicto bélico, ningún imperialismo y ninguna provocación: simplemente así lo dictamina la Sharía, hecha por Allah.
Y dicha legislación, aunque esté hecha "por Allah", también beneficia a ciertas clases dominantes: las petromonarquías.
Y en desmedro de la gente común, pobre, embrutecida y alienada en la sumisión absoluta a Allah y sus representantes en la tierra.

Y si me tienen que dar a elegir a mí entre soportar la corrupción política, moral y económica de Occidente y soportar la corrupción política, moral y económica de los Estados Islámicos, pues me quedo con la corrupción de Occidente.
Al menos aquí las mujeres tienen derechos, los homosexuales tienen derechos, la oposición tiene derechos, etc.
Eso no quita que no hayan muchísimas cosas para mejorarle a este muy imperfecto sistema en el que vivimos los occidentales.
Pero lo tuyo es caer en "todo es igual", cuando no es así.

Las libertades que disfrutamos aquí no existen allá.
Y la libertad de morirse de hambre existe tanto allí como aquí.

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!
pd: el grupo financiero se llama Carlyle, no Carley.

 
Free counter and web stats