martes, mayo 01, 2007

Del Etnocentrismo al Relativismo Cultural

En este artículo intentaré abordar muy brevemente un fenómeno relativamente nuevo que es la relatividad cultural. El disparador del artículo es una discusión que he mantenido con un desconocido en un debate, en el cual dicho anónimo afirmó lo siguiente:
¿Y que si quieren tener una Teocracia? Es su decisión, ¿quien sos vos para
decirles que está mal su cultura?
El planteo, mas allá del ejemplo de la teocracia, quedó sobre la mesa, y se basa en un par de conceptos muy simples:

1) Todas las culturas tienen un sistema de valores asociado y dichos sistemas de valores posiblemente difieran
2) Juzgar los valores de una cultura ajena desde la óptica de la propia cultura es incorrecto. Es etnocentrismo
3) Todas las culturas son diferentes, y todas son respetables.

Ante planteos de este tipo una persona progresista, como yo, se ve en una situación difícil, ya que puede llegar a decir cosas muy parecidas a las anacrónicas y etnocentristas ideas del tipo “nuestra cultura es superior”, cuestiones bien reflejadas en el pensamiento moderno del siglo XIX y principios del siglo XX.

Así que lo diré claramente: nuestra cultura no es mejor. Tampoco es peor. Es diferente. Pero reconocer la diferencia no implica negar la posibilidad de realizar comparaciones y juicios, aunque sean juicios desde nuestra cultura. Existen cosas en las que otras culturas son peores. Y existen cosas en la que otras culturas son mejores. Y otras en las que la comparación no es válida. Y esto de ningún modo implica etnocentrismo, ni aires de superioridad.

Claramente, cualquier persona atenta puede objetar que el afirmar que algo es mejor o peor conlleva juicios de valor, y que dichos juicios de valor están imbuidos en una determinada cultura, que no necesariamente es válida universalmente. Y he aquí el centro de la cuestión: el relativismo cultural lleva al relativismo moral.

Según esta perspectiva, los valores morales de la ideología nazi son tan respetables como los valores morales del cristianismo, del judaísmo, del Islam o del humanismo, por citar algunos sistemas de valores tanto religiosos como laicos.
Según esta perspectiva, no hay forma de juzgar a la cultura nazi, ya que dicho juicio proviene de un sistema de valores ajeno a la cultura nazi y por ende incomparables.

Esta postura relativista cultural-moral niega cualquier posibilidad de un sistema de valores que deba ser respetado universalmente, más allá de las diferencias entre culturas.
Bajo este paraguas anti-etnocentrista se agrupan individuos que, muchas veces desde una ignorancia extrema arguyen que “si quieren una teocracia, pues está bien”. ¿Y si una sociedad quiere asesinar a todos los homosexuales? ¿También está bien? ¿Y si quieren asesinar a los judíos? ¿Eso está bien? Hay que reconocer que la tolerancia tiene un límite, y ese límite está dado por la intolerancia ajena. Tolerar a los intolerantes también es intolerancia.

Lamentablemente el asqueroso etnocentrismo que justificó las masacres de millones de aborígenes en América Latina por considerarlos “no civilizados”, hoy en día se fue del otro lado, llegando a negar la posibilidad de comparar culturas bajo el pretexto de que “son diferentes”, negando la posibilidad de cualquier valor universal.
Como siempre, los extremos se tocan: el etnocentrismo del iluminismo (eurocentrismo) era tan intolerante como la tolerancia absoluta que hoy en día algunos sectores progresistas mantienen. La verdad, como generalmente sucede, está en el medio. Cada cultura tiene cosas buenas y cosas malas, y cosas simplemente diferentes. Sepamos combatir las malas, imitar las buenas y respetar las diferentes.

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Buenaprensa

Soy Salva. Perdona que no haya firmado electrónicamente tu blog, nunca recuerdo las contraseñas.

Aunque va a ser difícil que nos pongamos de acuerdo en algo (la cosa cambiaría delante de un par de cervezas), reitero mis felicitaciones por tu blog. Generas ideas y discusiones muy interesantes.

No comparto en absoluto tu concepto del relativismo cultural y moral. Creo que lo usas de modo tendencioso para defender el neocolonialismo occidental en el mundo islámico. Copio, para ejemplificar lo que digo, un extracto del cruce de opiniones que tuvimos en “Declaraciones al presidente de Irán”, en las que utilizas el término “relativismo moral”:

BP: “...tu postura asceptica pretendidamente neutral en una cuestión como esta [el conflicto entre Irán y EEUU e Israel] es muy hipocrita, tipica del relativismo moral. A tí te molestan las guerras, entonces piensas que darle armas nucleares a Irán, si evita una guerra (convencional), está bien. Es como que un grupo de ladrones tome rehenes en un banco, la policía los rodee y les pida que se entreguen o que sufran las consecuencias y tu propongas que se les de mas armas a los delicuentes así la policía ya no está en superioridad de condiciones y no invade el banco. Más o menos ese es tu argumento.
No te voy a decir quien es el ladrón y quien el policía, quien es el bueno y quien es el malo. Tampoco creo que los buenos sean del todo buenos y los malos sean del todo malos: la vida es mas compleja que eso, y todo es generalmente de tono gris. Pero hay grises claros y grises oscuros. Y ya lo dije la vez pasada: prefiero el macartismo yanqui que el islamismo iraní, aunque obviamente los dos son condenables.
Tu piensa, en base a tus valores éticos, cual es el gris claro y cual es gris oscuro. Una propuesta: piensa en que país te gustaría vivir más... esa técnica suele ayudar a decidir.”

Salva: “...También llevas parte de razón en lo referente a los motivos éticos para no a apoyar a Irán, Hezbollah y Hamas. Y tus argumentos son perfectamente aplicables a EEUU, Israel y, pongamos por caso, las milicias cristianas libanesas (¿recuerdas Sabra y Chatila?). Parte de lo que tu llamas mi relativismo moral, consiste en mirar hacia ambos lados del conflicto.

El ejemplo de los polis (Israel y EEUU) y los atracadores de bancos(Irán, Hezbollah y Hamas) para defender la opción militar me parece penoso; me recuerda mucho a los ejemplos que nos ponían nuestros gobernantes (en España) antes de mandarnos a la guerra de Iraq: "a nosotros no nos gusta la guerra, pero es inevitable, porque nosotros somos los buenos y ellos los malos, y no quieren rendirse". Leyéndolo, entiendo lo que significa para ti el relativismo moral: pensar.

Tu postura contra el equilibrio [nuclear]de fuerzas [entre Irán e Israel] es consecuente con el hecho de estar del lado de los fuertes: seguir teniendo el poder. Prefieres una guerra convencional, como la de Iraq, que la posibilidad de que Israel pierda su capacidad de imponer todas sus condiciones por la fuerza, como hace ahora. Los más de mil muertos civiles del Líbano este verano, o los probables cientos de miles que provocaría una guerra con Irán, deben ser relativos en materia moral, ¿no?...”

La cita está muy descontextualizada. Al que de verdad le interese el tema, le recomiendo que lea los posts: Declaraciones del presidente de Irán.

El relativismo se opone, como bien dices, al etnocentrismo. Es un logro intelectual que ha cuajado apenas en los últimos cien años, y que en rarísimas ocasiones se está llevando a la práctica, ya que, en el conjunto histórico de la historia del pensamiento (no digamos de la práctica política y social), es una gota de agua en el océano. La aceptación del relativismo implica un esfuerzo de empatía y de información al que parece que la mayoría de seres humanos no está dispuesto. En las sociedades pobres es comprensible, ya que el acceso a información es limitado o nulo; en las sociedades democráticas ricas es imperdonable, aunque reconozco que el esfuerzo de los medios de comunicación por ridiculizar, frivolizar o demonizar el relativismo desde que ganamos la guerra fría debe influir bastante.

Simplificando mucho, podríamos decir que el relativismo tiene dos grandes ramas: el relativismo cognitivo (teoría del conocimiento) y el relativismo cultural. El primero ha tratado de contrarrestar, con bastante éxito, la enorme preponderancia de la verdades absolutas (o de la convicción de poseerlas) en todos los ámbitos del conocimiento; el segundo contrarresta la aplicación de modelos absolutos de juicio en el estudio del contraste entre culturas. Ha tenido bastante éxito en ámbitos teóricos y científicos (la antropología sería un buen ejemplo), pero muy escaso en la puesta en práctica de modelos políticos, especialmente en las relaciones internacionales.

El relativismo, como cualquier otra línea de pensamiento, ha generado corrientes deplorables. El ejemplo más relevante en este caso serían los supuestos pensadores posmodernos, más papistas que el papa: como no podemos tener ninguna certeza, todo es verdad, y todo es mentira. Pero que unos cuantos “intelectuales” de moda hayan jugado a ser relativistas absolutos no quita valor al relativismo en sí.

Y no es por una cuestión teórica o estética: el relativismo se opone a más de seis mil años de historia de guerras y de masacres en nombre de todos los sistema de valores incuestionables que uno pueda imaginar. La alternativa al relativismo es Huntington: la guerra. Cuando uno asume que tiene razón, por encima de cualquier otra consideración, el uso de la fuerza está legitimado de forma automática, además, en defensa propia. Tú mismo lo dejas bien claro en la cita que he copiado antes: mejor una guerra que aceptar el equilibrio de fuerzas, la “otra” verdad, la que emana del relativismo moral. No vaya a ser que nos contagiemos.
Dices que eres de izquierdas. Si de verdad lo crees, deberías tener una idea un poco más formada del relativismo, de lo que supone, con todas sus consecuencias, y de lo que ha costado, durante miles de años, aproximarse siquiera a la idea de que existen valores morales opuestos a los nuestros que son aceptables, aunque esto sólo signifique que no deben ser combatidos por principio. En todo caso, decir que el relativismo moral implica ser incapaz de juzgar los valores de la ideología nazi es una frivolidad, por decir algo suave.

No existe un término medio, como tú afirmas, entre el relativismo cultural y el etnocentrismo, ni siquiera a nivel teórico (que no sería poco). La alternativa al relativismo es la guerra.

Un saludo.
Salva

Anónimo dijo...

Hola Salva y BP:

Con respecto al relativismo cultural, tal como se utiliza el concepto en las ciencias sociales, particularmente en la antropología, se puede distinguir dos cosas diferentes:

Por un lado el relativismo cultural es una teoría sobre la cultura propio de la antropología norteamericana. Este modelo teórico es lo que, de manera clara y simple caracteriza BP y, en EEUU está generalmente asociado a posturas progresistas. El principal problema teórico y empírico de este modelo es que presupone que "una cultura" es un modelo cerrado que funciona internamente, por así decirlo, como "un relojito", desestimando el conflicto en torno a, entre otras cosas, valores culturales que caracteriza a cualquier colectivo humano en cualquier época de la historia.

Por otra parte, el relativismo cultural, es una propuesta metodológica: Mas allá de las cuestiones morales que pueda sucitar, el etnocentrismo es, en esencia, una falacia similar al anacronismo. Entender una acción o un discurso, social o individual, en el contexto en que esta acción o discurso se expresa es prerrequisito para poder comprenderla. Pero esa comprensión no implica necesariamente la suspensión de los valores del observador. De hecho, los padres de la antropología, quienes inventaron el concepto de etnocentrismo, no eran en modo alguno relativistas en el sentido ideológico o moral (ni en el sentido teórico recién mencionado). Por el contrario se trataba, por lo general, de conservadores o liberales consustanciados con la expansión de Occidente, a la cual juzgaban beneficiosa para los pueblos coloniales.

saludos,
Jorge

Che, BP, no vas a contestar el otro post?

BuenaPrensa dijo...

Salva:

Si, la cita está bastante fuera de contexto pero igual considero que es apropiada para este tema.

La propuesta de "equilibrio de fuerzas" se basa en la negación de que unos tengan más razón que otros. No toda la razón, sino algo más de razón.

Frente al islamismo shiita encarnado en la Revolucion Ayatollah, creo que casi cualquier sociedad tiene algo más de razón.

Pero para que este ejemplo no se enturbie con juegos de palabras, siempre sirve traer a colación el ejemplo de la Alemania Nazi, al menos para ilustrar el razonamiento.
Según la teoría de "equiparar fuerzas" permitiendo a los Iraníes tener la bomba atómica, durante la decada del 30 hubiera sido conveniente permitirle a Hitler tener la bomba atómica (si ésta existiera), para así "equiparar fuerzas" y evitar la segunda guerra mundial.
Totalmente absurdo.

Absurdo porque niega que haya un bando que tenga más razón que otro. No toda la razón, simplemente más.

Finalmente, creo que el relativismo moral es tan dañino para el mundo como el etnocentrismo. Y a diferencia de vos, no creo que el relativismo moral sea "un gota de agua en un oceano". Lamentablemente entre el progresismo me he tenido que enfrentar innumerable cantidad de veces a tonterías del tipo "¿y quien dice que nosotros tenemos razón?" "Si observás los males de las sociedades occidentales, quizás sería mejor vivir en una sociedad islámica..." y cuestiones de ese tipo, que, desde la ignorancia y el relativismo cultural plantean que "nada es mejor, nada es peor, todo es diferente y todo es respetable"
Basura posmoderna. Y justamente, la izquierda jamás puede ser un movimiento posmoderno. La izquierda es hija de la modernidad, la idea de progreso, la idea de conocimiento.

Y, a diferencia de vos, que absolutizás entre relativismo vs. guerra, yo sí creo que existe un término medio.
El etnocentrismo plantea, a grandes rasgos, que un determinado sistema de valores es mejor que otro. Y que dicho sistema de valores es una unidad indisoluble. Entonces se genera una guerra entre civilizaciones, a todo o nada. O eres Occidental o eres "barbarie". No existe término medio.
El relativismo cultural plantea, a grandes rasgos, que los sistemas de valores son incomparables. Y que cada sistema es una unidad indisoluble. Entonces no tiene sentido generar una guerra entre civilizaciones. Hay que aceptar al mundo occidental con todo lo bueno y todo lo malo que tenga. Hay que aceptar al islamismo con todo lo bueno y todo lo malo que tenga.
Pequeña disgresión: no existe lo bueno y lo malo. Es algo relativo a cada sociedad.

Para mí si existe término medio. Este consiste en dejar de pensar a las sociedades cono unidades indisolubles. Y también en dejar de pensar que no existe un sistema de valores minimo que deba ser de caracter universal.
Este termino medio no lleva a la "guerra de civilizaciones" sencillamente porque lo que hay que hacer no es "destruir" a la otra civilizacion como postula el etnocentrismo, sino "cambiar" las cosas malas de la otra civilizacion.
Creo que lo dije bien clarito al final del texto:
Cada cultura tiene cosas buenas y cosas malas, y cosas simplemente diferentes. Sepamos combatir las malas, imitar las buenas y respetar las diferentes
No veo que tiene de etnocentrista esta frase.

Andrés dijo...

El relativismo no respeta los derechos humanos, ya que dichos derechos son universales, y como para el relativismo cada cultura debe ser respetada, entonces siguiendo ese razonamiento las culturas o ideologías que no respetan los derechos humanos (como el Nazismo o el Islamismo) no deben ser condenadas simplemente porque tienen valores morales distintos. Que hagan lo que quieran... no? ese es el pensamiento de mierda.
Yo no soy etnocentrista en lo absoluto, pero sí considero que existen o deben existir valores universales, como el derecho a la vida, la libertad, la igualdad, la democracia, el respeto, la tolerancia, etc...
Sin esos valores universales, no pueden existir los derechos humanos y sin esos derechos volvemos a la Edad Media. Esos valores universales deberían ser respetados por todas las culturas del mundo sin importar sus diferencias, porque esos valores son correctos en cualquier parte del mundo en cualquier cultura. Hay valores que deben ser respetados por todos los humanos de este mundo.
El señor BP y yo no nos podríamos definir ni como etnocentristas, ni como exotistas, ni como relativistas; podríamos definirnos con una cuarta posición que respeta los valores universales de la modernidad.

Anónimo dijo...

Hola, Buenaprensa

En otro post me comparaste la situación Irán-Israel con una peli de buenos y malos (Israel, polis; Irán, atracadores de bancos). Ahora, comparas a Irán con el Tercer Reich. ¿...? Te debes referir a las indudables ansias expansionistas de Irán, que, como todos sabemos, pretende conquistar territorios que no son suyos, y colonizarlos; o bien hablas de la pretensión de limpiar Irán de minorías étnicas (árabes y judíos) para conjurar peligros demográficos que pongan en peligro la patria natural de todos los persas. ¿Es eso? Es que, si no, no entiendo la comparación, y a mí sí se me ocurren un montón de comparaciones más adecuadas con el Tercer Reich.

Confundes el relativismo con el posmodernismo, al que yo también califico como basura. No tienes ni idea del abismo que separa ambas posturas (en todos los ámbitos); y creo que no tienes el más mínimo interés en diferenciarlos, aunque por si acaso, te recomendaría comenzar por Marvin Harris (Antropología cultural). Sin embargo, procuras mantener una sana distancia intelectual con el etnocentrismo, ya que eres de izquierdas: defines un curioso término medio entre el relativismo y el etnocentrismo: soy relativista, pero poco. Yo lo que veo es: soy etnocentrista, pero no a lo bestia. Cito:

“Este termino medio no lleva a la "guerra de civilizaciones" sencillamente porque lo que hay que hacer no es "destruir" a la otra civilizacion como postula el etnocentrismo, sino "cambiar" las cosas malas de la otra civilizacion.”

Claro: occidente debe cambiar las cosas malas de Irán, mediante un ataque militar preventivo. Como en Iraq. Eso no es etnocentrismo. ¿O serás tú el que cambie bajo la influencia de Irán?

Vuelvo a citar:
“Frente al islamismo shiita encarnado en la Revolucion Ayatollah, creo que casi cualquier sociedad tiene algo más de razón.”
¿Qué puedo decir a eso? Nada. Ponerme en la piel de un iraní y echarme a temblar, pensando en los cientos de Tomahawks que me pueden caer encima en nombre de los valores morales correctos. Aunque, humildemente, también puedo hacerte caso, entrar en tu juego, y dejar de tratar de razonar contigo como el relativista que soy. A fin de cuentas, tengo “algo más de razón que tú” (no voy a hacerme etnocentrista de golpe, y decir que tengo TODA la razón), y, bien pensado, los palestinos y los iraníes tienen bastante más razón que tú. Son las víctimas, y tú defiendes a los verdugos. Ellos tratan de vivir en paz a miles de kilómetros de tu casa, y tú defiendes la ocupación y colonización de las tierras palestinas, y la masacre de unos cuantos miles de iraníes, en nombre de las más de cien cabezas nucleares israelíes, que les permitirán quedarse con parte de Cisjordania. Tú justificas el asesinato de un millar de civiles libaneses hace un año, tú justificas (jua, jua, esto es divertidísimo) la masacre de Sabra y Chatila, y Deir Yassin, y la invasión de Iraq. A ti te importan bien poco los niños a los que el ejército israelí atraviesa la cabeza de un balazo porque le han tirado una piedra a un tanque, o las demoliciones de casas de familiares de combatientes palestinos. Tu justificas la limpieza étnica de ciudadanos israelíes que no sean judíos (más de un millón).

¡Joder, qué subidón! Podría decir cosas sobre Israel y el Tercer Reich, como tú con Irán. O explicar (lamentándolas, por supuesto, yo también soy de izquierdas) por qué mueren escudos humanos israelíes en los atentados suicidas palestinos. Cómo ahora siento que tengo más razón que tú, no supondrá ningún problema moral (para mí, evidentemente).

Harris es sólo el principio. En realidad creo que te vendría mejor alguna lectura sobre el relativismo en la teoría del conocimiento. Si te interesa, me lo dices (aunque después de probar tu término medio, en las líneas que preceden, no te lo recomiendo; sigue en tu convencimiento de que nuestra civilización es superior, es mucho más gratificante, y no hay que pensar mucho para hablar de las víctimas).

Un saludo.
Salva

Anónimo dijo...

Cuánto tiempo, Andrés. Cito tus palabras:

"El relativismo no respeta los derechos humanos, ya que dichos derechos son universales, y como para el relativismo cada cultura debe ser respetada, entonces siguiendo ese razonamiento las culturas o ideologías que no respetan los derechos humanos (como el Nazismo o el Islamismo) no deben ser condenadas simplemente porque tienen valores morales distintos. Que hagan lo que quieran... no? ese es el pensamiento de mierda."

Tu razonamiento es una imbecilidad, y que seas un adolescente no te justifica: conozco a muchos adolescentes (por mi profesión) que serían capaces de rebatir ese argumento en cinco minutos, sin más que buscar la palabra "relativismo" en una enciclopedia. No seré yo quién te rebata; gente hay que debería sentirse responsable de que un adolescente tenga tus ideas de genocida nazi en potencia. Aunque reconozco que las gracias que te ríen tus amiguetes adultos de otros blogs a propósito de limpiezas étnicas y genocidios te tengan que animar a seguir por la senda del fanatismo. El adiestramiento que te ha proporcionado tu entorno (supongo que empezando por tu familia) también debe ayudar bastante.

Hablas de derechos humanos. Andrés habla de derechos humanos. El que no estará contento hasta que no vea un hongo nuclear sobre Teherán, el que propugna la ejecución de prisioneros palestinos en las cárceles israelíes, el que quiere expulsar de Israel a más de un millón de ciudadanos israelíes (porque no son judíos), nos explica que el relativismo se opone a los derechos humanos, y nos habla de valores universales como el derecho a la vida, la libertad, la igualdad, la democracia, el respeto, la tolerancia, etc...

Te he leído mucho, y sé que te refieres a derechos naturales adquiridos por tu particular concepción del pueblo judío, y negados al resto de la humanidad.

Andrés, eres un nazi.

Un saludo.
Salva

P.S.: no te extrañes del tono de mi mensaje; he renunciado, temporalmente, a mi relativismo en este blog.

BuenaPrensa dijo...

Salva:

Creo que realmente lees en mis textos los que tu quieres leer. En general el planteo que hago en este post es en términos puramente abstractos.
La comparación que hice en otro post hablando de los polis y los ladrones, calificando a unos como buenos y a otros como malos, fue tan solo una caricaturización. Es mas, recuerdo muy bien haber dicho que no creo en eso de "buenos versus malos" o "blanco versus negro", sino que la realidad era gris. Y que eso no implicaba que "sea todo del mismo gris", sino que existen grises claros y grises oscuros. Matices.

En este post lo manejé todo en términos abstractos, porque es una critica al relativismo que excede lo "anecdotico" de la coyuntura internacional actual.

La comparación de Irán con el Tercer Reich no fue una comparación de que Irán es como el Tercer Reich. Generalmente las comparaciones con el Tercer Reich (paradigma moderno de todo lo malo que puede emanar del Estado) sirve para contraponer la lógica del interlocutor con el absurdo.
Así lo dejé bien claro cuando dije: "para que este ejemplo no se enturbie con juegos de palabras, siempre sirve traer a colación el ejemplo de la Alemania Nazi, al menos para ilustrar el razonamiento".

Respecto a las acusaciones que efectúas a Israel, están totalmente off-topic, aparte de que ya han sido discutidas en otros posts que si hablan del conflicto arabe-israelí. Si estuviera en vacaciones probablemente haría un rejunte de respuestas al respecto y las pegaría aquí, para que ningún lector despistado crea erroneamente que Israel tiene el tipo de políticas que vos describis. Como no estoy de vacaciones, les digo a los lectores ocasionales del blog que en los posts anteriores, entre ellos Dialogos y Discusiones (I) supongo que hay referencias al respecto. Vos como sos un habitué, supongo que ya las leíste, aunque dudo mucho que creas esa parte de la verdad que yo cuento.

No confundo el relativismo con el posmodernismo, y al igual que vos, pienso que el posmodernismo es basura. El relativismo es una parte importante del discurso posmoderno y es por eso que señalé que el relativismo es posmodernista y que la izquierda es un movimiento propio de la modernidad, y he allí la gran contradicción de esta izquierda relativista.

He leído a Kuhn, su enfoque es interesante, obviamente. Hasta ahí. Que la ciencia sea lo que según el paradigma científico de la epoca dicen que es ciencia me parece correcto. Que juzgar a la ciencia del pasado con el paradigma del presente no es válido me parece correcto. Ahora decir que los paradigmas son "inconmesurables" me parece un poquito exagerado. Discutible sin dudas. No es mi intención hacer de esto una discusión epistemológica.
Sin embargo hay una diferencia entre los aportes de Kuhn y el actual relativismo cultural. Kuhn hace el planteo entre paradigmas que están separados temporalmente. Distinto es intentar aplicarlos a dos paradigmas que viven en un mismo tiempo y están separados geográficamente.
Una cosa es negar que la Universalidad de una ley (cientifica o moral) se sostenga para todo tiempo y otra cosa es negar que se sostenga para todo lugar dentro de un mismo tiempo.
El relativismo cultural plantea que toda regla (ética) es específica de un tiempo y un lugar (de una cultura), y por ende es incomparable con reglas de otro tiempo en el mismo lugar, o con reglas del mismo tiempo en otro lugar, o ambas.

Disculpame, pero eso me parece una aberración.

Existen valores mínimos que son Universales. Existe algo llamado bien y llamado mal. La ablación de clitorís está mal. Ahorcar o lapidar a una mujer que comete adulterio está mal. Asesinar a homosexuales por ser homosexuales está mal. Imponer coactivamente codigos de vestimenta a toda la población femenina está mal.

Dirás que ese "bien o mal" depende de mis valores, que son propios de mi cultura. Cierto es.
Dirás que las pretensiones de "universalidad" de estos valores es pretender la universalidad de mi cultura. Falso es.
Yo no creo que las cultura europea-occidental-judeocristiana sea "superior". No creo tampoco que tenga que se "universal".
Pero hay valores que si tienen que ser universales. No es lo mismo pedir que algunos valores básicos sean universales que pedir la universalidad de una cultura.

Y esto lo digo en términos bien abstractos, porque así como me parecen aberrantes cosas del fundamentalismo islámico, también me parecen aberrantes cosas de los judíos ultra-ultraortodoxos, que por suerte son una minoría, como los de Mea Shearim.

Si hubieran Estados dominados por esta gente, no tengas dudas que estaría diciendo lo mismo: nadie me puede imponer coactivamente como vestir, ni que comer.

A vos te sale el relativismo cultural por los poros. Te cito: "pensando en los cientos de Tomahawks que me pueden caer encima en nombre de los valores morales correctos"
¿Para vos no existen cosas correctas? ¿No existe algo llamado bien y algo llamado mal? ¿Todo es funcion del ojo con que se mira?
Disculpame, pero te repito: mutilar el clitorís de las mujeres está mal. Asesinar homosexuales está mal.
No es que el Islam como un todo esté mal. Nada mas lejos de la realidad. En el Cristianismo o en el Judaísmo podés encontrar muchas cosas que justifiquen asesinar homosexuales, del mismo modo que se encuentra en el Islam.
Pero la diferencia está en que (por suerte) en las sociedades judeocristianas se pudo abandonar ese fundamentalismo totalmente incorrecto. Siguen siendo judeocristianas, pero sin eso de "matar homosexuales". El ejemplo que pongo es tosco, pero para que se entienda bien claro.

Esto no implica dispararle misiles a los iraníes. Implica reconocer la necesidad importante de un cambio en las sociedades dominadas por Estados Islámicos.
Implica reconocer que esas partes de la sociedad islámica están mal. No TODA la sociedad, sino eso.
Implica dejar de lado esa tontería progre de "y si quieren ser gobernados por la Sharía en un Estado Teocrático, entonces dejalos" Y te lo dice un tipo que jamás apoyaría un Estado de Israel bajo la Halajá (ley religiosa judía).

La mejor manera de cambiar la sociedad islámica que se me ocurre es financiar a los musulmanes moderados que vienen buscando un espacio en el mundo. Darles ese espacio. Yo desde este blog intento hacer eso en la sección "Otro Islam es Posible".
No creo que los misiles sean la solución a una cuestión cultural.
Si creo que los misiles responden a otras cuestiones estratégicas y tacticas (no culturales) que no pueden esperar. Si se llega a atacar Irán bajo el pretexto de que la Sharia niega derechos básicos, pues es evidente que es un argumento falso. Habría también que atacar a Arabia Saudí, y dudo que EEUU se preste para eso.

En fin, para vos yo soy un "etnocentrista cool". Nada mas lejos. Rescato cosas de todas las culturas, la diversidad cultural me parece un activo de la humanidad muy valioso como para destruirlo en nombre de "la civilización". Y así como hay cosas que hay que cambiar de otras culturas, hay cosas de nuestra cultura que hay que cambiar y que tenemos que permitir que otras culturas nos cambien.

El relativismo cultural es, como generalmente sucede con todas las nuevas corrientes, una reacción al asqueroso eurocentrismo.
Pero tampoco que se nos vaya la mano con eso de que, al igual que los paradigmas de Kuhn son inconmensurables, las distintas culturas son incomparables.

La regla de comparación son un par de simples postulados básicos de validez universal.

La pregunta de fondo es: ¿crees que existen valores universales?

Andrés dijo...

Justamente salva, como soy sionista (lo contrario al Nazismo), como respeto los derechos humanos y como defiendo los valores universales de la humanidad, me opongo al relativismo cultural, ya que el relativismo, como buen cómplice de las ideas totalitarias, se niega a condenar a ideologías (como el Nazismo e Islamismo) y culturas que se oponen a valores universales tan importantes como la libertad, el derecho a la vida, la igualdad, la democracia, etc. El que calla, otorga.
El relativismo es igual o peor que el etnocentrismo. Uno (el etnocentrismo) dice que hay culturas superiores a otras, otro (el relativismo) dice que no se puede juzgar los valores universales en las culturas e ideologías que no las respetan. Ambos son la misma mierda.
Yo digo que es bueno el multiculturalismo en la humanidad, siempre y cuando los valores universales no sean violados.

Tomás Rudich // Martín Porcel de Peralta // Hernán Comastri dijo...

Inédito blog este. Profundidad y reflexión difícil de encontrar. Vuelven a retomar el dilema que planteba Levi Strauss. Todos estamos de acuerdo (eso espero) en cada cultura tiene sus particularidades y no debe considerarse en terminos de inferior/superior como lo hacia el modelo de construccion del otro por la diferencia, característico de los evolucionistas. ¿Pero qué pasa cuándo las culturas a las que aceptamos cómo diversas tienen valores contrapuestos a los nuestros? Por ejemplo en el consideración social de la mujer.

Invito a que visiten mi blog. Es periodístico, básicamente trata política nacional, internacional y deportes. Visitenlo, tal vez podemos linkearnos mutuamente

www.atrespuntas.blogspot.com

saludos

Tomas

Andrés dijo...

"¿Pero qué pasa cuándo las culturas a las que aceptamos cómo diversas tienen valores contrapuestos a los nuestros?"

Tomás: Si una cultura tiene valores diferentes a los nuestros no hay problema. Pero existen valores UNIVERSALES y quien no respete esos valores universales debe ser condenado sin importar la cultura que tenga.

BuenaPrensa dijo...

Tomás:

Gracias por los elogios al blog. He visitado tu blog, debo felicitarte por el formato, que según he leído, es obra tuya ya que sos el webmaster. De más está decir que me gustó la idea de linkearnos.

Respecto al comenterio, efectivamente estamos en un dilema. Sería muy arrogante de mi parte creer que tengo la solución perfecta a esta problemática. Por otro lado, no creo que exista dicha solución, ya que lo que se pone sobre la mesa es justamente un dilema: no hay solución perfecta.

Este post sobre Relativismo Cultural lo puse justamente porque muchas veces en las discusiones se argumenta por una tolerancia absoluta para todas las prácticas sociales de todas las culturas.
Más allá de mi postura al respecto, que creo que está bastante clara en el post, me pareció edificante mostrar las implicancias últimas de estos argumentos.

Creo que cuando se muestra que la lógica del relativismo cultural lleva al relativismo moral (esta idea de que no se puede juzgar un sistema de valores desde fuera de ese mismo sistema) y lleva a la negación de algún valor de caracter universal, se hace más dificil sostener las posturas relativistas culturales.
El problema (y dilema) surge justamente cuando se abandona esta lógica del relativismo. Al abandonar dicho razonamiento, dejamos de manejarnos en un sistema lógico y pasamos a manejarnos en un sistema un poco mas "al tanteo", ya que no existe una lista de "valores univerales". ¿Golpear a tu mujer está permitido? Creo que muchos diriamos que no. ¿Golpear a tu hijo? Creo que ni en Occidente habría un mínimo consenso. ¿Hacer caza deportiva está permitido?
No hay respuestas claras sobre cuales son los "valores universales". Algunos objetarán (con mucho de razón) que Occidente quiere hacer pasar sus valores culturales como "valores universales". Algo de eso hay. Pero nuevamente caemos en los argumentos lógicos que llevan al "relativismo cultural y moral", ya que los valores universales no son universales, sino que son la universalización de la cultura X, y la cultura X no tiene porqué imponerse sobre la cultura Y... y así el razonamiento se muerde la cola.

En fin, saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!

Andrés dijo...

El derecho a la vida, por ejemplo, es un valor universal.
El derecho a la libertad individual, por ejemplo, es un valor universal.
El derecho a vivir en democracia, por ejemplo, es un valor universal.
El derecho a la igualdad política, por ejemplo, es un derecho universal.
Podría seguir con otros ejemplos...

Desconozco si esos valores surgieron de una determinada cultura, pero lo que conozco es que son valores universales que deben ser respetados en TODO el mundo y en TODAS las culturas y/o ideologías. Forman parte básica de los derechos humanos.

Tomar el té como hacen los ingleses, por ejemplo, no es un valor universal.
Vestirse de una determinada manera, por ejemplo, no es un valor universal.
Festejar ciertas fiestas, por ejemplo, no es un valor universal.
Una determinada religión, por ejemplo, no es un valor universal.
Tener familia de cuatro integrantes, por ejemplo, no es un valor universal.
Podríamos seguir con esos ejemplos...

Conclusión: hay valores particulares de cada cultura y hay valores universales. Los primeros valores son opcionales, mientras que los segundos son obligatorios para todas las culturas. Hay que respetar las diferencias culturales siempre que NO sean violados los valores universales.

Esa es la visión moderna que comparto plenamente.

 
Free counter and web stats