domingo, agosto 20, 2006

La complejidad en Medio Oriente

Me gustó mucho este artículo porque mas allá de algunos analisis puntuales y algunas cuestiones en las que podemos coincidir o disentir, el espíritu general del mensaje lo comparto: el conflicto en Medio Oriente no es una cuestión sencilla de buenos-malos, blanco-negro, oprimidos-opresores. Es una cuestión un tanto mas compleja. Entonces hoy en día vemos una alta trasgirversación de la realidad por parte de los intelectuales y periodistas "o porque parte de lo que cuentan no sea cierto, sino porque saben que la realidad es más compleja que eso, porque buscan rescatar de las garras de la guerra, sólo su verdad –que siempre, siempre es parcial y no única-, dejando a la complejidad fatalmente herida en el campo de batalla."
El artículo salió de
http://www.hagshama.org/es/recursos/view.asp?id=899&subject=102
Un abrazo para todos,
Buena Prensa, Buen Mundo!

El intelectual, la verdad y los tiempos de guerra.
Ron Facundo Lerer

Los intelectuales deben ejercer con honestidad y valentía su arma fundamental, la crítica. Sin embargo, a la hora de ponerla en juego, muchos de ellos renuncian de antemano a la complejidad que plantean conflictos y situaciones humanas, y caen en un maniqueo que no se condice con su prédica en favor de la complejidad. En ese caso, la crítica deja de serlo, y se convierte en propaganda.
"La función del intelectual no debe ser nunca la del patrioterismo fácil, sino la de saber ejercer en los momentos más difíciles y complejos, su arma fundamental: la crítica". Así escribía hace pocos días, con mucha razón, el psicoanalista y autor argentino Eduardo Pavlovsky en el diario argentino Página/12, en un artículo bajo el sugerente nombre de "La función del intelectual en la guerra"1. Sin embargo, y a pesar de tan acertada afirmación, tengo la sensación de que una parte de los intelectuales occidentales, embebidos muchos de ellos en la boga posmodernista, no son realmente capaces de liberarse de aquellas pesadas cadenas, de las cuales ellos mismos nos quieren liberar.
Uno tras otro, los representantes de la "Nueva Izquierda" monopolizan el pensamiento humanista, social, de izquierda. Uno tras otro piden al mundo fidelidad a La Verdad, lealtad a una crítica unilateral, unísona casi, a la vez que explican a todos cuál es nuestra inmoralidad de turno, al tiempo que nos explican por qué estamos equivocados, por qué somos inmorales.
En sí eso no es malo. Es ciertamente la función de todo aquel que se cree independiente ideológicamente el decir y airear sus ideas. El problema es cuando esa crítica es unidireccional, cuando funciona sólo cuando la realidad concuerda con la visión del mundo del "intelectual". Pero cuando el mundo se complica un poco más de lo propuesto por Pavlovsky, cuando no se trata de una simple y clara lucha entre opresores y oprimidos, sino de una compleja contienda ideológica, entonces parecería que aquellos comentaristas pierden su capacidad crítica, se convierten en esclavos de sus dogmas más básicos y se olvidan de la importante función, a la cual habían jurado lealtad: en ese momento, la crítica deja de ser crítica y se convierte en propaganda.
Y es que ese elemento crítico es especialmente cardinal en tiempos de guerra, cuando la opinión pública tiende a ir como una masa tras el flautista mediático de Hamelin; no es por tanto casualidad que, como cuenta un viejo refrán, las dos primeras víctimas de la guerra sean la Verdad y la Complejidad. Estos intelectuales de los que hablo, piden lealtad a la primera, al tiempo que asesinan a la segunda.

LA INJUSTICIA INFINITA, CON OJOS "CRITICOS"

Veamos por ejemplo el caso de la actual guerra de Afganistán y el continuado conflicto entre Israel y los palestinos. A mi parecer, muchos de los análisis periodísticos del estilo sobre estos dos temas (que muchas veces son escritos por académicos respetables), nos enseñan casos claros de dogmatismo ideológico, de falta de pensamiento crítico real de aquellos que justamente no paran de predicarlo.
Miremos la enorme capacidad crítica de Juan Goytisolo, quien a fines de noviembre nos explicaba en el diario español El País que "después de un período de ni guerra ni paz, en el que se le confió a la Autoridad Nacional Palestina la tarea de mantener un orden precario en sus guetos y bantustanes, el inocente paseo de Sharón por la Explanada de las mezquitas y el comienzo de la segunda Intifada ponen de manifiesto, por si ello fuera aún necesario, la injusticia infinita que sufren los palestinos, injusticia que alimenta el terrorismo de los grupos islamistas y el subsiguiente recurso por Sharón a lo que no puede calificarse de otro que terrorismo de Estado."2 En definitiva, nos explica Goytisolo que no se trata de un conflicto complejo (como tendía Pavlovsky a explicarnos), sino de una situación maniquea muy simple, de buenos y malos, y en la cual hay justos e injustos, blanco y negro. Israel es culpable del terrorismo, no los terroristas que asesinan a inocentes. La tortilla ya ha sido dada vuelta.
Si nos cabían aún dudas, nos cuenta Goytisolo, que "tras el monstruoso atentado del 11 de septiembre y la guerra de Afganistán, vemos repetirse una variante de la situación creada por la Guerra del Golfo y el apoyo occidental a los regímenes arabomuslmanes corruptos y represivos que se alinean prudentemente en su bando". Claro está que, a pesar que el escritor español no nos lo cuenta, esos estados que no se alinean con EE.UU., como Siria, Irak o Irán son extremadamente límpidos y democráticos, y en definitiva los paladines de la libertad y del respeto por los derechos humanos.
A un nivel personal, tengo muchas críticas hacia mi gobierno, el israelí. Desgraciadamente, demasiados civiles palestinos han sufrido las respuestas israelíes a los ataques terroristas –como el cierre hermético de las ciudades y el desempleo que esto allí produce, el toque de queda, los controles en las rutas, la escasez de agua. Israel, además, se ha basado últimamente casi exclusivamente en una política de fuerza, con escasos esfuerzos diplomáticos paralelos a las maniobras militares. La política de asentamientos –especialmente aquella que comenzó en 1977, la cual de forma premeditada no discernía entre zonas densamente pobladas por árabes y áreas estratégicas para Israel-, ha sido a mi parecer no sólo errónea para el futuro mismo de Israel, sino que fue, además, injusta para con el pueblo palestino. Por otro lado, creo que muchas veces, la política exterior americana ha estado efectivamente muy lejos de ser equitativa, democrática o correcta: ese ha sido por ejemplo el caso del apoyo norteamericano al franquismo, las intervenciones en Sudamérica en los setenta y en Centroamérica en los ochenta, o de sus políticas económicas y ecológicas actualmente para con todo el Tercer Mundo.
Sin embargo sé también, que éstas políticas no han de ser, no pueden ser medidas frente a una norma metafísica, frente a un estándar inexistente, sino que han de ser criticadas en el marco de su realidad política, en el contexto de las relaciones internacionales existentes y en el caso de Israel, en el cuadro de un conflicto, donde cada lado esta convencido de la justicia de su causa.

ERRORES DEL LIDERAZGO ARABE

Es cierto, Israel ha cometido, como ya he dicho, no pocos errores desde 1967. Sin embargo, creo yo que quienquiera que pretenda ser un "intelectual", o al menos un crítico verdadero, ha de ir más allá de una pura crítica banal y decontextualizada de las políticas. La verdadera y legítima crítica es esa que no conoce fronteras, no sólo institucionales, sino –a veces, sobre todo- ideológicas.
Permítanme regresar al Medio Oriente y dar un ejemplo de la historia del conflicto árabe-israelí: quien pretenda explicar la génesis del problema de los refugiados palestinos a un nivel histórico no podrá afirmar tan sólo –como parte de los citados autores explican- que el Estado de Israel es el responsable de la "Naqba" (Catástrofe) palestina. Esto sería, desde todo punto de vista, falso. La Naqba fue consecuencia de una guerra, y esta guerra fue consecuencia de un choque ideológico entre dos grupos nacionales. La Naqba fue, además, consecuencia de los errores del liderazgo árabe que no supo comprometerse con la partición. Quien pretenda responsabilizar a Israel sin mirar un poco más adentro, dejará de ser realmente crítico y se convertirá en un comentarista parcial.
Aquella "injusticia infinita" de la cual Goytisolo habla no es tan sólo la consecuencia de una política israelí, sino también de setenta años de errores del liderazgo palestino, que se negó a llegar a acuerdos en todas las generaciones, desde el Plan de la Comisión Peel en 1937 hasta la segunda cumbre de Camp David, durante el pasado año. Es incluso posible, que en estos días estemos siendo testigos otra vez de cómo ese liderazgo huérfano de coraje desaprovecha otra oportunidad: se trata de la falta de agallas de Arafat de llevar a su pueblo a buen puerto –su incapacidad de hundir el Altalena palestino, más allá de las amenazas verbales de hacerlo-, cosa que muy posiblemente nos conduzca eventualmente a otra gran guerra innecesaria, que sin duda más tarde dirán, alimenta esa "injusticia infinita". Pero, ¿son esos intelectuales capaces de criticar tambien la falta de dirección palestina? ¿Son capaces de decir inequívocamente que el asesinato intencionado de civiles –sabiendo que se trata de niños y jóvenes inocentes- es inmoral sin más? ¿Pueden decir que Arafat comete un error imperdonable al no encarcelar a los suyos que aterrorizan a los civiles israelíes? ¿Pueden afirmar que no hay represión que justifique el asesinato de inocentes?
Algo semejante ocurre cuando se intenta analizar la actual campaña norteamericana en Afganistán. Me acuerdo de mi temprana juventud en Argentina, cuando me explicaban que la dictadura militar era consecuencia del apoyo "yanqui" a las Juntas. Eso era cierto: en el contexto de la Guerra Fría, las diferentes administraciones en EE.UU. no tuvieron dudas en apoyar a los gobiernos más corruptos, sanguinarios y represores de Sudamérica toda. Sin embargo, parece ser que parte de la intelectualidad argentina se olvida que el mundo es más grande y cambiante, y que lo que fue cierto en el Cono Sur en los años sesenta y setenta, no lo será obligadamente en el Cercano o Medio Oriente del siglo XXI. Creo que ha llegado la hora –especialmente en los círculos pensantes iberoamericanos- de intentar romper esas cadenas que unen a tantos a un dogmatismo unicapal, ese que pone a los "cowboys opresores" de un lado (el de la oscuridad) y a todos los "oprimidos del mundo" en otro (el de la luz): como ya hemos dicho, la vida es más compleja que eso.
Miremos un ejemplo de esta dirección, en el articulo de Pavlovsky. El nos recuerda la función –no ética- inmutable de EE.UU. en el mundo y en la historia: "El imperialismo norteamericano", nos explica, "ha 'comprado' la función crítica de sus propios intelectuales y la de la mayoría del mundo europeo y latinoamericano con becas, subsidios, viajes y fundaciones. La pérdida de la ética se ha interiorizado como obvia y natural (...)". Para ser ético, se entiende, se ha de culpar a EE.UU. de los males de este mundo. Pero para que quede clara la continuidad de las políticas inmorales, escribe Pavlovsky sobre la historia reciente Argentina, y nos cuenta que de forma parecida a la complicidad intelectual con las políticas americanas en Afganistán, "entre nosotros la complicidad civil fue el instrumento de la dictadura. Porque no hay dictadura sin un alto grado de complicidad civil." Pero la "crítica" histórica independiente no se acaba allí. No se podía acabar allí: dado que no se puede sino llegar eventualmente al símbolo occidental del Mal, en una narrativa posmoderna que mezcla absolutamente todo, nos recuerda –en caso de que nos hubiésemos olvidado- que "el Holocausto contó también con la complicidad de gran parte del pueblo alemán". Lacán y Derrida entran en el terreno de Marc Bloch, y todo se convierte en texto. Los hechos, por tanto, dejan de ser importantes.


DE EXTRAPOLACIONES Y FALACIAS
Esa "inocencia" intelectual llega también a Israel. La extrapolación, la falacia histórica, puede llevar a la gente al uso político de comparaciones ilógicas, pero potentes y provocativas, y por tanto, efectivas; sin embargo, toda relación con la realidad será puramente casual. Ese es el caso del periodista israelí Ran HaCohen, que escribe en su artículo "Digan no a un 'estado' palestino", que "a un nivel político, la vida aquí [en Israel] recuerda los primero años del Tercer Reich. Día tras día eres testigo de una sociedad que pierde rápidamente su cara humana. El hogar seguro para los judíos perseguidos se ha convertido en un hogar seguro para criminales de guerra sadistas, donde la vida de nadie, sea árabe o judío, queda a salvo"3. El problema aquí no es sólo la descripción falsa de una situación histórica diametralmente diferente, sino el uso de la crítica en forma parcial, y por tanto, inexacta.
El columnista Robert Fisk, del periódico británico The Independent, comienza una nota a principios de diciembre con una serie de preguntas, instructivas todas, sobre la política israelí. Sin duda podemos ver aquí el verdadero espíritu crítico del periodista. "¿Puede controlar Ariel Sharón a su propio pueblo? ¿Puede controlar su ejército? ¿Puede detener a sus militares por la muerte de niños, por dejar bombas caza-bobos en huertos o por disparar desde tanques los campamemtos de refugiados? ¿Puede detener Sharon la canallada de un ejército que destruye centenares de casas de refugiados palestinos en Gaza? ¿Puede Sharón impedirles a los colonos judíos que sigan robándole tierra a los palestinos? ¿Puede evitar que sus asesinos del servicio secreto liquiden a sus enemigos palestinos o concreten 'matanzas selectivas'(...)?"4 Como si las bombas dejaran de explotar y asesinar en Haifa, Jerusalem o Afula, como si francotiradores palestinos (¿bobos?) no dispararan cada día a matar a civiles israelíes. Como si esos tanques no estuvieran respondiendo a disparos de palestinos de dentro de los campos de refugiados. Así Fisk, mezclando fantasía y realidad, verdad y mentira, pretende explicar de forma "crítica" cual es la Verdad sobre el conflicto de Medio Oriente. Y así, de forma semejante, leales a sí mismos –aunque sean concientes que no son leales a la realidad-, construyen Fisk y los suyos una crítica hipócrita, parcial. No porque parte de lo que cuentan no sea cierto, sino porque saben que la realidad es más compleja que eso, porque buscan rescatar de las garras de la guerra, sólo su verdad –que siempre, siempre es parcial y no única-, dejando a la complejidad fatalmente herida en el campo de batalla.
Lamentablemente, leemos día a día las opiniones de estos inteligentes señores, que excluyen de su bando ideológico ("la izquierda") a todo aquél que no ve el mundo como ellos. Y así, a través de una crítica dependiente de su propia ideología, dejan estos supuestos "críticos", intelectuales de ser fieles a su labor como tales, y sin darse cuenta se atan a sí mismos a un dogma, a un cuento infantil de buenos y malos, a un supuesto antagonismo perenne de revolución y represión, que no hace más que alejarles de una verdadera, y por tanto legítima, crítica.
NOTAS
Edurado Pavlovsky, “La función del intelectual en la guerra”, Página 12, 22.10.2001
Juan Goytisolo, “Un intelectual libre”, El País, 29.11.2001
Ran HaCohen, “Say No to a Palestinian ‘State’”, 13.11.2001, http://www.antiwar.com/
Robert Fisk, “Israel- Palestina: la última guerra colonial”, The Independent, 6.12.2001.

4 comentarios:

Joan dijo...

El señor Facundo Lerer demuestra no tener demasiada idea de lo que dice, cayendo en la crítica facilona del "y tú más".

Un ejemplo de lo dicho es cuando habla de Robert Fisk. Se nota que no lo lee demasiado (o en caso afirmativo, entonces sus observaciones son maliciosas), sinó también recordaría otros artículos (y capítulos de su último libro "La Gran Guerra por la Civilización") donde no duda en criticar a los corruptos e ineptos dirigentes de los regímenes árabes vecinos de Israel, ya sean "aliados" de EEUU (Egipto -Mubarak últimamente está encarcelando a toda la oposición sin llamar demasiado la atención en los medios occidentales-, Jordania...) o "adversarios" (que, sabiendo como son las cosas allá, lo son a ratos) como Siria. Y, por cierto, contextualiza de una forma muy interesante a Arafat, personaje que (como muchas cosas en esta vida) tiene muchas luces y sombras en su historial (al igual que la "causa palestina").

Quizás el capítulo más commovedor es en el que habla con una israelí -sobreviviente a un campo de exterminio nazi donde fué aniquilada toda su familia- en el que dice que odia a toda aquella "buena gente" que "se queda al margen" contemplando los horrores que tienen lugar a su alrededor -refiriéndose, muy concretamente, a sus conciudadanos-.

Antes de entrar a criticar a según que gente, quizás convendría saber de lo que se habla. Ya se sabe, para no caer en la "crítica facilona" que señalaba antes.

BuenaPrensa dijo...

En principio, y mas alla de la critica a Robert Fisk, el nucleo del articulo, como bien señalé, es otro. El nucleo del articulo es mostrar que el conflicto en Medio Oriente no es una cuestión sencilla de buenos-malos, blanco-negro, y que vemos una alta trasgirversación de la realidad por parte de los intelectuales y periodistas ya sea porque parte de lo que cuentan no es cierto (Reuters, AP, etc. como se ha señalado en otros posts), sino tambien porque saben que la realidad es más compleja que eso.

No he leido el libro de Robert Fisk, asi que no opinaré al respecto. Confiaré en usted cuando dice que en el libro Fisk no adopta posturas simplistas sino que complejiza la realidad.
Sin embargo su labor cotideana es la de un propagandista cuasi acriticamente pro-palestinos. Tiene algunos aires criticos, pero solo para reforzar su argumento anti-israelí.
Aquí dejo el link para que puedan leer el artículo al que Ron Facundo Lerer hacer referencia.
http://www.webislam.com/numeros/2001/11_01/israel_palestina.htm

El razonamiento de Fisk no es muy distinto al de muchos otro intelectuales "de izquierda". Esgrimen el siguiente razonamiento: los movimientos palestinos e islamicos son violentos. Pero esa violencia nace de la ocupación israelí y de la politica exterior de USA. En vez de pedirles que canalicen sus justos reclamos en formas no-violentas, se debería terminar la ocupación y debería cambiar la politica exterior de USA.

Razonamiento logico si lo hay. Estaría de acuerdo con el excepto en el ya señalado tema de "la ocupacion". Ya he dicho reiteradas veces que Israel debe retirarse de Gaza y Cisjordania, territorios que no le pertenecen y nunca le pertenecerán. Esa es la concepción occidental de "ocupacion". Para los palestinos y para Hezbollah todo Israel (Haifa, Tel Aviv, Ashdod, Ashkelon, Rishon LeTzion, etc.) es territorio ocupado. Esa es la concepcion "islamica" principal del termino ocupación.
Ahora bien, Robert Fisk no es ningun ignorante en Medio Oriente. Seguramente sabe que los palestinos se refieren a todo Israel cuando hablan de la Palestina ocupada. Tambien sabe que el objetivo de Hezbollah es, al igual que el de Hamas y Al-Fatah, la destruccion de Israel. Si calla estas cosas porque no las sabe, entonces es un ignorante. Como está claro que no es un ignorante, entonces queda concluir que las sabe y las calla. Quizás no en su libro. Quizás allí si dedico un apartado al fundamentalismo islamico, para retomar su argumento de que ese fundamentalismo esta justificado por la ocupacion Israelí y la politica exterior yanqui. Cuando en realidad, el objetivo de destruir a Israel es previo a la ocupacion de 1967. La OLP nacio en 1964. Además, más alla de lo que diga en su libro, el trabajo periodistíco de Fisk es por mucho mas importante en la formacion de opinión de la gente que su libro. Así, uno puede encontrarse con cientos de articulos de él en distintos medios, artículos que adolecen de simplismos que, posiblemente, su libro no tenga. Quizás por mala fe, quizás los libros permitan un tipo de analisis mas complejo y profundo que las tiradas diarias de artículos de prensa no permitan. Quizás se vea ante la necesidad de, en 500 palabras, decir un par de hechos, tirar un par de numeros y emitir una opinión. Quizas en 500 palabras no se pueda resumir la complejidad de medio oriente...

Aquí los dejo con un fragmento de este texto de Fisk, que ilustra su pensamiento. Notese su interpretacion del conflicto Arabe-Israelí en terminos de un conflicto colonial. Gran error. Esto no es Francia-Argelia. Esto no es un conflicto entre una potencia colonial que ocupa ilegalmente el territorio de otro pais. Esto es el conflicto entre dos paises que dicen tener derecho por la misma tierra. La ANP encabezada por Hamas y Al-Fatah buscan el logro de la destruccion de TODO el Estado de Israel, ya que consideran que Israel no tiene derecho a ningun metro de tierra, no importa lo que haya dicho la ONU en 1947 con su plan de particion. Israel se aferra al plan de particion y a su derecho a existir. Notese que no considero la raiz del conflicto las tierras ocupadas en 1967, tierras que son irrevocablemente de los palestinos y que deben ser devueltas.
Sin mas preambulos, algunos extractos celebres del texto de Fisk:

Los palestinos deben..." era el tema. Los palestinos deben "poner fin a la violencia"; los palestinos deben "arrestar, perseguir y castigar a los autores de actos terroristas"; los palestinos "necesitan entender que, aunque sus demandas sean legítimas... ellos no pueden... canalizarlas por la violencia"; los palestinos "deben comprender que la violencia ha tenido un impacto terrible en Israel". Sólo cuando el general Powell le dijo a su público que la ocupación de Israel de Cisjordania y Gaza debe acabar, puso en claro que Israel estaba ocupando Palestina.

La realidad es que el conflicto palestino-israelí es la última guerra colonial. Los franceses pensaron que eran ellos quienes libraban la última batalla de ese tipo. Habían conquistado Argelia hacía tiempo. Ellos prepararon sus campos y asentamientos en la tierra más bonita de África del Norte. Y cuando los argelinos exigieron independencia, los llamaron "terroristas", reprimieron sus manifestaciones, torturaron a sus enemigos de la guerrilla y asesinaron -en "matanzas selectivas"- a sus antagonistas.

Anónimo dijo...

"Matándose entre los hombres, el mundo llegará a su fin muy pronto"

Definitivamente todos queremos la paz.

Felicito a los judíos por esa "unión" lo único malo es que la usan para matar... Ellos mueven la economía mundial, son poderosos, destruyeron Líbano en este año, ¿después qué pasará?

Este mensaje es respetuoso y verídico, muestra de forma objetiva y breve lo que esta pasando:

Los países árabes son gente sencilla, honesta y hospitalaria. No es posible que en pleno siglo XXI pasen estas cosas. Israel no tuvo una razón real para esta guerra, sólo sus intereses, entre ellos el agua ya que Israel no la tiene y Líbano sí.

Felicito una vez más a los judíos por "ganar" la guerra. (Matando)A qué les suena... Asesinos, ¿no?

"Matándose entre los hombres, el mundo llegará a su fin muy pronto"

Definitivamente todos queremos la paz.

Felicito a los judíos por esa "unión" lo único malo es que la usan para matar... Ellos mueven la economía mundial, son poderosos, destruyeron Líbano en este año, ¿después qué pasará?

-Lo que yo busco con este mensaje es la paz, pero también que cada persona que lo lea investigue como viven en el Medio Oriente, analice la sencillez de las personas, que conozca a algún árabe y que se de cuenta de que en realidad es la gente más bondadosa-

Este mensaje es respetuoso y verídico, muestra de forma objetiva y breve lo que esta pasando:

Los países árabes son gente sencilla, honesta y hospitalaria. No es posible que en pleno siglo XXI pasen estas cosas. Israel no tuvo una razón real para esta guerra, sólo sus intereses, entre ellos el agua ya que Israel no la tiene y Líbano sí.

Felicito una vez más a los judíos por "ganar" la guerra. (Matando)A qué les suena... Asesinos, ¿no?

¡¡¡NO PUEDE SER MÁS EVIDENTE!!! Por dios si llega este mensaje a alguien importante, por favor haga algo al respecto: BUSH es el mayor terrorista del mundo (apoyo a otros terroristas: los judíos), no puede ser posible que tantos inocentes mueran y sufran por culpa de ese tirano... Nosotros nos podemos unir, este medio por ejemplo, puede decir la verdad acerca de Bush, no tengan miedo, si todos hacemos algo por todas esas personas que están sufriendo porque pierden a sus familiares y se quedan solos por una bomba que cayó sin piedad. No sólo es Irak, ya fue Líbano y más. Bush quiere acabar con los países árabes diciendo que ellos son los terroristas, siendo que él es el terrorista #1 es un asesino.

Nos tenemos que unir ante esta gran matanza, no podemos permitir que Bush, esa persona malvada, sin corazón, siga matando a un pueblo, un pueblo hospitalario y con valores. Tenemos TODOS que impedir la destrucción de todas estas personas tan buenas e inocentes. Bush es el único que debería morir. Bush es un mentiroso, Bush es un hipócrita, Bush es un calumniador, Bush es un egoísta, Bush es malo..... ¡¡¡BUSH ES UN ASESINO!!!

Por favor si estas leyendo esto, no te dejes engañar por lo que EU o algunos judíos dicen.

LOS PAÍSES ÁRABES SON BUENAS PERSONAS HUMILDES Y CON VALORES... INVESTIGA ESTO DE FUENTES CONFIABLES... LOS ARABES SON EL TIPO DE GENTE QUE LA HUMANIDAD NECESITA... NO ES JUSTO QUE SE ESTÉN MURIENDO POR LA CULPA DEL PRESIDENTE BUSH Y DE ALGUNOS MÁS... y claro ellos tienen que defenderse de alguna forma, si no ya desaparecerían. ¡PERO NO! son una raza fuerte y si ya han salido adelante tantas veces, lo harán una vez más. (Necesitamos la ayuda de todos)

P.D.: Manda este mensaje a todos tus conocidos... Por tu bien, por el bien de todos.

¡ALTO A LAS GUERRAS!
salimonchas@hotmail.com

BuenaPrensa dijo...

Snaf:
1)Hipotesis: los judíos mueven la economía mundial y somos poderosos

Prueba: ese argumento ha sido esgrimido durante siglos. Los judíos movian la economía mundial en 1930. Por eso Hitler decidió asesinarlos. Y resulta que los judíos eran tan poderosos en esa epoca que fueron asesinados como hormigas: 6 millones de judíos (un tercio de los judíos del mundo) fueron asesinados. ¡Que poder!
Pero hey! Quizas desde 1950 hasta hoy los judíos efectivamente se han hecho del poder del mundo...mmmm...no lo creo. Creo que el hecho mas significativo de la segunda mitad del siglo, que realmente ha movido a la economía mundial, han sido los shocks petroleros de la decada del 70. Para quienes no sepan de economía, esos shocks petroleros han:
a) Derrumbado el sistema monetario internacional llamado "Breton Woods"
b) Generado inflación mundial con desempleo, en lo que se dio a conocer como estanflación, lo cual contradecía las hipotesis teoricas de la economía keynesiana (curva de Phillips)
c) Destruyo completamente la teoría economica keynesiana y el Estado Benefactor. Este hecho, junto con el ascenso del monetarismo dio lugar a lo que luego sería el pilar del neoliberalismo financiero.
d) Permitio bajas en las tasas de interés luego de que los petrodolares invadieran el sistema financiero mundial, contribuyendo al endeudamiento en dolares de los paises subdesarrollados, especialmente los latinoamericanos.

Como verás, el hecho mas significativo fue el shock petrolero de la OPEP. Como sabras, la OPEP está controlada por paises musulmanes. Me parece entonces que los judíos no controlan el mundo.
Quizás tu digas: "hey, Greenspan es judío. Bernbake es judío, entonces los judíos controlan el mundo". Pues bien, si Bernbake fuera catolico, ¿dirías que los catolicos controlan el mundo? ¿Y si Bernbake fuera homosexual: ¿dirías que los homosexuales controlan el mundo?. Condoleeza Rice es negra: ¿los negros controlan el mundo?

2) Los paises arabes son gente sencilla, honesta, hospitalaria.

Entre los arabes, como entre todo el mundo, hay gente buena y gente mala. Gente hospitalaria y gente honesta, así como gente no hospitalaria y gente deshonesta. Hay gente de todo tipo entre los musulmanes, entre los judíos y entre los cristianos. Entonces primero no generalicemos.
Segundo: los "paises" no son gente. Son paises. Tu te refieres a los países arabes. Supongo que esos países arabes a los que te refieres son a los de la Liga Arabe, esa union de paises que solo logra acuerdos en lo que se refiere a Israel. Esos países que tuvieron varias guerras entre ellos mismos. Quizás te refieras a los paises arabes que violan constantemente los derechos de las mujeres. Tal vez sean los paises arabes en los que los opositores politicos son fusilados. ¿Seran quizas los paises arabes en donde pasan estos dibujitos, que estimulan al odio?
Ojo: estoy siendo bien claro. No es culpa del pobre tipo al que le lavan la cabeza. El es una victima mas. Es culpa de la politica de Estado digitada desde las altas cupulas de ricachones arabes que se llenan los bolsillos manteniendo a la población pobre mientras ellos se hacer mas ricos vendiendo el petroleo de todos los arabes.

3) A Bush yo tampoco lo soporto, por muchos motivos. Es un corrupto, es un ignorante, es un asesino. Pero tampoco seamos nosotros ignorantes: en Sudán estan muriendo 200.000 personas. Nada que ver con Bush.
Si todas las vidas valen lo mismo, no veo como no hubieron 200 veces mas marchas que las que hubo por el conflicto Libanes-Israelí en donde murieron aproximadamente 1000 libaneses y 300 israelíes.

4) Te repito, los paises no son personas. Y en todo caso: los muertos ocasionados por el asesino de Bush son relativamente pocos (si, son relativamente pocos) en relación a otros conflictos entre los mismos musulmanes (como Darfour por ejemplo). Igualmente no creo que los 300 millones de arabes y los 1000 millones de musulmanes estén cerca de la desaparición: de hecho es de las poblaciones con mas altas tasas de crecimiento. Distinto es el caso de los judíos, que es una población de 13 millones de personas que no crece.
Finalmente, tu apreciación de que los arabes son una "raza" fuerte... me suena como a racista.

Saludos, y te enviaré un email con algún material sobre numero de muertos en los conflictos armados del ultimo siglo, para que te interiorices mas sobre lo que anda pasando en terminos de asesinatos y genocidios.
pd: todo aquel que quiera este documento, les pido me envíen un email a buenaprensa_medio.oriente@hotmail.com

 
Free counter and web stats