domingo, febrero 25, 2007

El Tercer Mundo y el Sionismo

Aquí les dejo un texto muy didáctico sobre las relaciones entre Israel, el Sionismo y el Tercer Mundo. Fue escrito en Agosto del 2001, pero no pierde vigencia.

Saludos,
Buena Prensa, Buen Mundo!


El tercer mundo y el Sionismo, una pareja dispareja

Otra vez se vuelve a hablar, en algunos pasillos, de la posibilidad de declarar en la ONU que "sionismo es igual a racismo". La resolución de 1975 tuvo muy preocupadas a las comunidades judías del mundo, probablemente de modo exagerado. Contra esa resolución y a la vez contra las exageraciones acerca de sus efectos y alcances, nos calma los nervios nuestra profe de historia.


-Sharona, necesito que me calmes la histeria. Se corren rumores de una movida para restituir la vieja equiparación "sionismo = racismo" en la ONU, votada en 1975 y revocada hace poco. ¿Qué nos podés decir del asunto?

-Primero, que la histeria es mala consejera, Marcelo. De acuerdo con la reglamentación de la ONU, no se puede volver a sancionar una resolución que fue revocada. Pero de todos modos, si se llegara a hacer por algún artilugio, el modo de combatirlo es con la cabeza fría y no con histeria.
El mundo judío a veces atribuye demasiada envergadura a actos simbólicos de la ONU. No digo que la ONU carezca de importancia, pero tampoco creo que me tenga que preocupar demasiado lo que dice una colección de países no democráticos. Me importa mucho más cuando una organización como Amnesty International critica a Israel por su política de derechos humanos, porque sí veo a Amnesty como una organización que vela por los derechos humanos y me importa lo que dice. Y lo que tiene que decir lo dice tanto sobre Israel como sobre los países árabes. En cambio, no veo a la ONU como la cúspide de la justicia internacional. Nunca lo fue.

-En realidad, siempre fue un organismo bamboleado por intereses de los países que lo conforman, pero esa ya es una verdad de Perogrullo.

-Sí, pero veamos qué significa. La ONU ha emitido numerosos estatutos y resoluciones carentes de sentido. El de 1975, que equiparaba a sionismo con racismo fue producto de la Guerra Fría, antes que nada. Y pido por favor a mis lectores judíos no extasiarse con la judeofobia e intentar ver este tema en un contexto político más amplio. Dejemos a un lado el "¡Ay, los goim (Nota de BP: los no-judíos) nos quieren matar!" y vamos a ver lo que pasó ahí.
Israel sirvió, lo queramos admitir o no, justificadamente o no, de aliado fiel a la política norteamericana durante los años '70. Quiero destacar que en Israel hubo una discrepancia de opinión muy grande entre David Ben Gurión y Moshé Sharet en los años '50 con respecto a la actitud israelí para con los Estados Unidos. Justamente Moshé Sharet perdió tristemente frente a Ben Gurión. Sharet quiso adoptar una actitud neutral. Pero Ben Gurión era acérrimamente pro-yanqui. Lo cual iba a imbricar a Israel en una maraña pro-yanqui que Israel pudo haber evitado en alguna medida pero en cierta medida no. Pues de todos modos Israel necesitaba un aliado. La idea de Sharet era acercar a Israel más al Tercer Mundo y así disipar la presión árabe sobre el mismo, e indirectamente sobre Israel. Yo creo que fue una excelente idea, que nunca se concretó.
Tristemente la política de Ben Gurión ganó, e Israel se vio hiperidentificado con los EE,.UU. lo cual facilitó que muchos países del Tercer Mundo, en particular muchos países africanos, que fueron muy presionados por el cartel del petróleo árabe, se sometieran a la presión de los países árabes no democráticos. Y, en 1975, cuando ya todo el mundo había claudicado ante el chantaje a partir de la crisis petrolera de 1973, la votación fue para ellos muy fácil. El chantaje fue encabezado por los capitalistas árabes de Arabia Saudita. Pero países como México también se plegaron. México votó vergonzosamente a favor de la resolución, si bien es cierto que después se disculpó. Pero eso fue obra de un partido gobernante muy antidemocrático, el PRI, que ha sido recientemente desalojado del poder.
Pero también hay que recalcar que muchos países se rindieron a este chantaje por necesidad, pero además porque era muy fácil identificar a Israel con los Estados Unidos, dado que los dos países adoptaron casi siempre la misma política. Estados Unidos fue siempre y prácticamente el único baluarte diplomático de Israel. Ninguno de los países árabes estaba interesado en esa época en llegar a la paz con Israel, con la posible única excepción de Egipto, cuyo esfuerzo para llegar a un acuerdo de paz con Israel ya había sido rechazado por Golda Meir en 1972.
En palabras simples: obviamente la Liga Arabe tenía su propia agenda, pero esta agenda no nos tiene que preocupar tanto. Marcelo, si cada vez que tú lees que la Liga Árabe condena a Israel vas a llorar, vas a empezar a gritar "¡Socorro, los judeófobos nos quieren matar!", no vas a terminar más. Lo cierto es que sus condenas a Israel tienen tanto valor como sus declaraciones de apoyo a los palestinos: ninguno.

-Entonces sería mejor, más allá de ese voto coyuntural, analizar a fondo la actitud del Tercer Mundo para con el sionismo.

-Sí, y de eso vamos a hablar: por qué se ve el sionismo como racismo, y por qué fue visto siempre el sionismo, en el movimiento marxista, como algo contrarrevolucionario.

-Yo empezaría por la pregunta del millón: siendo el sionismo el "movimiento de liberación nacional del pueblo judío"...

-O por lo menos así le gusta definirlo a Hashomer Hatzair, en realidad también a Betar.

-¡Pero lo es!

-Está bien, por lo menos te hace bien decirlo…

-Sharona, no conviertas esto en nuestra primera pelea "en cámaras". El sionismo es el movimiento de liberación nacional del pueblo judío como los palestinos tienen su propio movimiento de liberación nacional.

-Cosa que también nos deja la conciencia tranquila al decirlo. Porque no nos olvidemos que la OLP fue un invento de un egipcio, el dictador Gamal Abedel Nasser en 1964 .

-¡Qué importa quién lo inventó! El movimiento de liberación nacional existe a ambos lados, sus estructuras son siempre inventos artificiales, pero que responden a necesidades históricas. Vos solamente me estás provocando.

-Por supuesto, por fin te diste cuenta…

-Bien. Entonces, la pregunta es: si el marxismo, al menos en su versión tercermundista, apoya a los movimientos de liberación nacional y la autodeterminación de los pueblos, ¿por qué resulta para ese marxismo, que todos los pueblos merecen su autodeterminación menos el judío?

-¿Tú estás seguro que los judíos son un pueblo?

-Ahí vas otra vez. Tanto y hasta más que los palestinos.

-¿Y cómo estás seguro que los palestinos son un pueblo? ¿Porque te lo dice su propaganda, como te lo dice la propaganda sionista respecto del pueblo judío?

-¿Y vos cómo estás segura que los kurdos, o los indios mapuches son un pueblo?

-¡¡Ah, no! ¡A los mapuches no me los toques! ¡Ellos sí son un pueblo!

-¿Y por qué? ¿Porque te tragaste su propaganda? Sharona, todos los pueblos son creaciones artificiales, como toda creación cultural humana. Vos como antropóloga lo sabés bien y otra vez me estás provocando.

-Muy bien, pero ahí has tocado un punto clave. El movimiento tercermundista como tal jamás ha apoyado la causa kurda. Pregúntame por qué.

-Está bien. ¿Por qué?

-Gracias. Los kurdos son un pueblo con una historia establecida, escrita desde el siglo XII. Tuvieron reinos independientes en la zona norte de Irak, occidental de Siria y sureña de Turquía durante los últimos 800 años. Pero tristemente en el año 1917, en la gran contienda imperialista los kurdos se quedaron sin país a causa de cómo los franceses y los ingleses dibujaron el tema. La causa kurda, sin embargo, no fue apoyada jamás por ningún movimiento tercermundista, porque no sirve a la causa de ningún dictador del Tercer Mundo. O sea, si apoyar a los kurdos sirviera a la causa del dictador Equis en el Movimiento de Países No Alineados, sí los hubieran apoyado. Pero los kurdos se encontraron atrapados entre países que se jactaban ellos mismos de ser países tercermundistas. Entonces, en el Movimiento de Países No Alineados, que no es más democrático que el movimiento imperialista que lo engendró, los kurdos siempre salieron perdiendo. Es más, el sólo hablar de los kurdos es visto por ellos como un apoyo al imperialismo, cosa absurda, porque tal como Turquía, Siria e Irak nacieron, son de los países más imperialistas del Medio Oriente. Pero no, no se puede defender el derecho de autodeterminación de los kurdos, no vaya a ser, Marx no lo permita, que hables en contra de un "líder de la justicia y los derechos humanos" como Saddam Hussein, que los masacró sin piedad.
El movimiento tercermundista siempre defendió a los vascos, pero jamás a los catalanes. Y eso es muy interesante, porque los vascos, y que lo sepan también los de la ETA que no lo quieren admitir, nunca pelearon en contra del trono español. Esos eran los catalanes, ¡mi gente! Los vascos, en cambio, pelearon por el control del trono español, no por su propia independencia. Y hubo una serie de guerras, las Guerras Carlistas en el siglo XIX, en que la meta de los vascos era llegar al poder. Pero hoy en día tú puedes leer a numerosos periodistas tercermundistas que apoyan a los vascos como si estuvieran en contra del imperialismo español. ¡Ojalá! Pero quiero destacar que un poquito más de la mitad de los conquistadores españoles, incluyendo al lunático López de Aguirre, cuyo apodo era la Ira de Dios, eran vascos. Esos mismos vascos no titubearon en masacrar a todos los indígenas, pero el tercermundismo los apoya.
Aclaro que estoy hablando de cierto sector del tercermundismo, no del tercermundismo democrático. Yo me considero socialdemócrata que apoya los derechos humanos en el Tercer Mundo, pero el Movimiento Tercermundista no es democrático, es la misma historia que el movimiento imperialista. Si vamos a apoyar el derecho de autodeterminación de los pueblos, tenemos que apoyar el de todos, y no según una selectividad más que sospechosa.

-¿Hablar del Movimiento Tercermundista es lo mismo exactamente que el Grupo de los No Alineados?

-En general sí, pero haciendo una gran diferencia entre tres grandes bloques: Asia, Africa y Sudamérica. Porque en los años '80, muchos países africanos, asiáticos, incluyendo varios países favorables a Israel como Corea del Sur, y muchísimos países sudamericanos, como Guatemala, o como la opinión pública de México, si bien no el partido oficial, mucha opinión pública argentina, el Uruguay, Costa Rica, se volvieron hacia Israel. Sus intelectuales dijeron –como Carlos Monsiváis en México, Ernesto Sábato en la Argentina, y Miguel Angel Asturias en Guatemala-: no somos Tercer Mundo; somos Cuarto Mundo. Porque nosotros estamos siendo presionados por el bloque del petróleo árabe, que está controlando también a los países más pobres dentro del Tercer Mundo. Como lo dijeron Sábato y también Jean Paul Sartre, que era pro-israelí: ¿qué tiene que ver un pobre campesino en Guatemala con un riquísimo caudillo del petróleo en Arabia Saudita? ¡Nada!
Pero los No Alineados en el fondo traicionaron a sus propios pueblos, porque sus líderes no eran democráticos. Eran Nasser en Egipto y Tito en Yugoslavia, que eran tan dictadores como Pinochet y Galtieri.
En la visión de gente como Nasser y Tito, el sionismo era una fuerza malévola, no por lo que era el sionismo en sí. ¿Tú crees que Nasser se quedaba en vela leyendo la historia judía? El no trabajaba en la Sojnut, no tenía que leer todo ese material aburrido. El tenía una meta política, impulsar la causa egipcia por medio de impulsar su propia clase social. Nasser era blanco, lo cual en la sociedad egipcia significaba estar en la cúspide del poder. El no ayudó para nada al pobre egipcio, por el contrario empobreció a ese pueblo del Tercer Mundo. El sionismo le sirvió a Nasser, tal como les sirve hoy en día a muchos líderes fundamentalistas para desviar la rabia del pueblo hacia un blanco falso: que una vez que destruyamos a Israel ya no habrá más problemas. Honestamente, si me preguntas, creo que la mayoría de los líderes árabes tienen un miedo infernal que Israel desaparezca. No me sorprendería que mandaran donaciones secretas a la WIZO. Porque el día que Israel deje de existir, tendrán que enfrentar de verdad el problema de la pobreza en sus países, y es lo último que quieren hacer.
En cuanto al sionismo, fuera de los años '40, cuando se presentaba como fuerza que luchaba contra el imperialismo, en las décadas siguientes se identificó casi univalentemente con los Estados Unidos. No fue un movimiento antiimperialista como lo fue el Vietcong en Vietnam. El sionismo era visto como un apéndice más de la gran fuerza imperialista que es EE.UU. Yo nunca voy a negar que EE.UU. es una fuente asquerosa de imperialismo. Lo que agrego es que la URSS no lo fue menos, ni tampoco dejó de serlo la China. Ve a preguntarle a un tibetano.

-Empecemos por el principio. Marx tampoco tiró muchas flores al sionismo.

-Más bien tiró bosta. Marx mantuvo una correspondencia interesante con otro gran pensador judío, un socialista democrático no marxista de nombre Moshé Hess, un precursor del sionismo que de hecho era también judío ortodoxo, que en la década del '40 del siglo diecinueve intentó convencer a Marx de la necesidad de reestablecer un hogar nacional judío. Eso sin ir en detrimento de los derechos de los árabes que poblaban la entonces Palestina.
Marx escuchó las ideas de Hess, pero mal que les pese a mis amigos de Hashomer Hatzair, jamás estuvo de acuerdo con él. Lo único que Marx escribió a favor de los judíos –estaba contaminado con mucho autoodio- fue un ensayo de la opresión de los judíos a manos turcas en Jerusalem. Pero esa condena a la discriminación turca de los judíos sefardíes no significa que estuviera a favor de un hogar nacional judío. El no veía en los judíos un pueblo. Y dijo claramente que la solución para el problema judío era la asimilación total. Lo dijo y hay que tragarlo. Sobre el sionismo no dijo nada porque no existía el término.

-Entonces, si Marx jamás habló en contra del sionismo como movimiento, ¿por qué el marxismo después de Marx siempre va a ver al sionismo como imperialista y nacionalista?

-Ahí tenemos que tener cuidado, para no caer en la trampa de ciertos judíos neofascistas que ven en el marxismo la fuente de todo mal. Marx fuera de eso tuvo ideas hermosas. Y de hecho muchos sionistas marxistas, como Ber Borojov, que sí fue un gran pensador –ahora los de Hashomer Hatzair se deben sentir mejor- dijeron que, fuera de las muchas idioteces que escribió Marx sobre los judíos, tuvo verdaderos brotes de brillantez. Y es cierto, estoy de acuerdo con ellos.
En cuanto a los marxistas, vamos de nuevo a Vietnam. Ho Chi Min, el gran fundador del comunismo y nacionalismo vietnamitas, el hombre que dirigió la lucha contra el imperialismo japonés en los años '40 y contra el francés en Indochina en los años '50 y el que fundó el famoso Vietcong, la primera organización armada que derrotó a Estados Unidos, convirtiéndose en mis héroes para siempre, el mismo Ho Chi Min fue al principio un entusiasta admirador de David Ben Gurión. Y la admiración fue mutua. Si ustedes leen la autobiografía de Ben Gurión verán que en los años '40, cuando Ben Gurión abogaba, en toda su tupida correspondencia con líderes mundiales, por la causa sionista, Ho Chi Min le ofreció un pedazo de tierra en Vietnam para los judíos, hasta que lograran reestablecerse en Palestina. ¿Qué tal?

-Porque Ho Chi Min era coherente: apoyaba el derecho de autodeterminación de todos los pueblos, no sólo de los que le caían simpáticos a ciertos grupos marxistas de universidad latinoamericana.

-Sí, pero ¿qué pasó después? Golda Meir, que no fue precisamente una de nuestras líderes más brillantes, en 1970 comenzó a impulsar el apoyo israelí a los norteamericanos en Vietnam. Fue un apoyo innecesario, Israel podía haber permanecido neutral sin que eso menoscabara sus relaciones con Yanquilandia. ¿Resultado? Todo el movimiento nacional vietnamita se volcó en contra de Israel. Obviamente, en todos los congresos internacionales, a partir de los años '70, Vietnam se mostró antiisraelí. Discúlpenme, pero aquí nosotros compartimos algo de la culpa. Es cierto que la equiparación del sionismo con el racismo es el producto de un pensamiento dictatorial que no tiene nada que ver con lo que es el sionismo en verdad, de parte de demagogos que tampoco quieren ayudar a sus pueblos. Pero en lo que a Israel respecta, más de una vez nos hemos disparado en nuestro propio pie.
Del otro lado tenemos a Japón, por ejemplo, contra el cual Israel nunca hizo nada, que de repente en los años '70 empezaron a entretenerse también con la idea de que el sionismo es racismo. No porque se hayan sentado a pensar en la tragedia del pueblo palestino, sino porque el Japón estaba supeditado en un 99% según la estadística japonesa, a la OPEP.
Es la ironía de esta historia: por un lado un comunista radical como Ho Chi Min apoyando la causa sionista, y un país capitalista e imperialista atacando a Israel. Entonces, vemos que las cosas no son tan simples. Eso va también para muchos educadores judíos que pintan todo el cuadro de blanco y negro.

-¿Qué nos podés contar de Sudamérica?

-Ahí voy a tocar un tema penoso, porque hay muchos movimientos sionistas que todavía ven en la revolución cubana un modelo. Lamentablemente, Israel ha tenido la tendencia de ignorar la situación de los derechos humanos en Sudamérica. Lo mismo cabe decir de nuestros primos los árabes. Arabia Saudita, junto con Israel, vendieron armas a la Argentina durante la dictadura militar. Siria siempre ha apoyado elementos neofascistas, eso no es novedad. Israel ha mandado ayuda al ex presidente peruano Fujimori, del mismo modo como ahora está ayudando al nuevo presidente democrático Toledo, cuya esposa es judía. Y nuestro querido Yaser Arafat siempre ha tomado parte activa apoyando a varias dictaduras en Sudamérica que se le mostraban favorables, desde Pinochet hasta los sandinistas en Nicaragua, que violaron los derechos humanos tanto como el chileno, como cuando masacraron a los indios mizquitos. O sea que todo el Medio Oriente, con respecto a Sudamérica, es un prostíbulo, donde los palestinos son las mismas rameras que los israelíes.
¿Qué pasa con Cuba y el sionismo? ¿Cuántos janijim (Nota de BP: janijim podría traducirse imperfectamente como "alumnos") de Hashomer y de Habonim han crecido con la imagen del Che Guevara colgada en sus sedes y en sus cuartos? El tema es complicado.
Empecemos por recalcar que Fulgencio Batista era un dictador execrable y había que derrocarlo. Una vez derrocado, hubo un sector de judíos antidemocráticos que huyeron a Miami, no porque temieran otra dictadura, pues la dictadura anterior no les había importado mucho, sino por temor a perder sus posiciones económicas. Pero la mayoría de los judíos se quedaron en la isla, y al principio estuvieron muy dispuestos a colaborar con Fidel y su ayudante Che Guevara.
Castro, interesantemente, mantuvo relaciones con Israel aun después de 1967, a pesar que la URSS presionaba a todos sus satélites a romper relaciones con nosotros. A Castro no le convenía hacerlo, Israel mandaba muchísima ayuda agrícola a Cuba en los años '60. Digamos que Castro, con respecto al sionismo, no mantuvo ninguna línea.
Su ayudante, el guapísimo Che Guevara, era bastante oportunista, tanto con respecto al sionismo como con respecto a los palestinos. Por ejemplo, hubo un centro juvenil judío en La Habana que, hasta hace muy poco, tuvo una bandera firmada por el Che Guevara con la dedicatoria: "Para mis amigos en el movimiento revolucionario marxista sionista". Con eso se convirtió en el ídolo de los judíos.
Hay que destacar que el mismo Che Guevara tuvo varias reuniones con líderes de los palestinos en Argelia, a principios de la década del '60 (antes que se fundara la OLP), y los palestinos señalan esto como ejemplo de la gran simpatía que tuvo el Che con ellos. Es decir que en ese sentido el Che Guevara volaba hacia donde soplaba el viento. O sea, brindo con los judíos, brindo con sus enemigos. Al final no se comprometió con nadie.
Cuando Cuba finalmente rompe relaciones con Israel, en la época de la Guerra de Iom Kipur, 1973, no fue porque Castro se hubiera despertado un día y dicho "Oh, estoy decepcionado con Israel", sino por la presión soviética. (Nota de BP: sin embargo la URSS cayó y Cuba sigue con su politica oficial antisionista)
Hace cinco años Castro tuvo una reunión más que cálida con el entonces presidente del Estado de Israel, Ezer Weizmann. Lo abrazó en una fiesta organizada por Nelson Mandela, que había invitado a todos sin distinción. Castro parecía más judío que Weizmann, para mí Castro es parecido al rebe de Lubavitch. Y ahí seguro que hubo más de uno que pensó que Castro en el fondo nos quiere.
Lo que quiero decir es que detrás de la idea de equiparar sionismo con racismo no siempre se esconde esa temible hidra de muchas cabezas de la judeofobia. Hay intereses políticos. Yo les estoy pidiendo a mis lectores que puedan comprender la parte maquiavélica del asunto si es que quieren combatir el día de mañana una equiparación estúpida. Pero si lo siguen viendo como vestigio del nazismo, perdón, pero están equivocados. (Nota de BP: si bien la motivación puede ser de índole política, eso no quita el hecho de que el antisionismo es una manifestación judeofóbica. Por otra parte habría que diferenciar las agresiones y demonización política e ideológica que se emprende contra Israel de la lectura e intepretación que hacen los pueblos de dicha demonización. Puede que los políticos no sean judeofóbicos y simplemente saquen rédito de estos ataques. Pero el mensaje que le transmiten a su pueblo sí es judeofóbico y refuerza ideas preconcebidas de los judíos. Basta con leer en foros los comentarios de muchos antisionistas, comentarios que rozan lo antisemita. Para hacer una analogía: si hoy estuvieramos en el 1930 tranquilamente podríamos decir que detras del nazismo hay intereses políticos. Sin embargo eso no quita que el nazismo sea una ideología judeofóbica.)

-¿Vamos al África?

-Oh, allí el cuadro es igualmente complicado. Los que abogan por el "todos nos odian" hablan de Idi Amín, el loco dictador de Uganda que apoyó a tantas organizaciones terroristas. Pero algo que nadie quiere recordar es que Idi Amín fue entrenado por las fuerzas aéreas y los paracaidistas israelíes en los años '60. Hasta los años '70 llevó la insignia de los "Tzanjanim", los paracaidistas hebreos, sobre su uniforme. Fue una gran vergüenza para Israel cuando este gran supuesto amigo de Israel se volcó para el lado de los árabes. No lo hizo porque le importara el pueblo palestino, sino una vez más por la presión imperialista del petróleo. Pero no siempre fue un monstruo para nosotros; en todo caso nosotros ayudamos a crear ese monstruo.
Tampoco podemos tildar a todos los países africanos como antisionistas. El vecino de Idi Amín, Jomo Kenyata, el gran arquitecto del nacionalismo africano, en Kenya, en el Cuerno Africano, un líder aun más grande que Mandela, era un gran amigo de Israel. Era tan amigo, que cuando la fuerza imperialista de la OPEP –y repito adrede que es una fuerza imperialista y capitalista, porque no distribuye nada entre sus pueblos árabes- obligó a todos los países africanos a romper relaciones con Israel a raíz de la entrada israelí en Egipto en la Guerra de Iom Kipur, Kenyata no pudo resistir, pero enfatizó públicamente que mantendría sus relaciones económicas y culturales con Israel. Y cuando Israel decidió rescatar a los rehenes de Entebbe, sabemos que Israel lo pudo hacer únicamente después de conseguir el beneplácito de Jomo Kenyata para recargar de combustible sus aviones en Kenya, sobrevolar su espacio aéreo, etc.
Andrew Young, el primer embajador norteamericano negro en la ONU, que también mantuvo diálogos con palestinos e israelíes para que lleguen a un acuerdo, hizo una gira por todos los países africanos en 1978 instándolos a reanudar sus contactos con Israel. A raíz de esta famosa gira, casi todos los países africanos reestablecieron vínculos con Israel. Lo recalco, porque muchas veces citan también a Andrew Young como un famoso personaje antisionista. ¡Una estupidez!
Por eso, si hablamos de intereses de ciertos dictadores en embarrar el nombre del sionismo, no por cosas que Israel hizo sino por sus propios problemas internos e intereses creados, entendemos cómo combatir la idea de "sionismo es racismo". Si lo seguimos viendo, en cambio, como otro brote del gran monstruo antisemita, nos quedaremos atascados en el gueto sin poder articular una respuesta eficaz.

-Muy bien. Para terminar, podemos contestar el punto en sí, más allá de que la acusación sea una patraña interesada. ¿Sionismo es o no es racismo?

-Está bien, por si a alguno le queda alguna duda y para el protocolo. El sionismo como movimiento nacional de liberación del pueblo judío jamás fue racista. No estoy diciendo que todo lo que hace Israel en su conflicto con los palestinos está justificado, pero no se basa en la doctrina racista: no se ataca o se viola los derechos humanos de los palestinos por el solo hecho de ser palestinos, sino en el marco de la dinámica de un conflicto entre dos pueblos que reclaman una misma tierra, y ni el sionismo ni Israel los consideran una raza inferior. Sobre todo, el movimiento que creó a Israel, el sionismo, que indirectamente creó al pueblo palestino como tal, tiene tanto de legítimo como el movimiento por la independencia argentina, o vietnamita. El sionismo es igual al movimiento del Vietcong, al de San Martín. Yo no puedo tildar de dictatorial o racista al movimiento independentista argentino, que fue hermoso, sólo por el hecho de que luego fue seguido por una serie de dictaduras. El problema fue que el movimiento de independencia argentino traicionó los ideales de San Martín. Ojalá Israel pudiera plasmar más y mejor todos los ideales del sionismo. Y ojalá el movimiento nacional palestino reconociera también dónde están sus raíces, pues hasta que los palestinos no entraron en contacto con judíos sionistas –los cuales mostraron un interés enorme hacia la cultura árabe- la conciencia nacional palestina no pudo cristalizar. Tristemente los dos movimientos, que están bien imbricados el uno en el otro, tenían que llegar a un choque, pero aquí el racismo no tiene nada que ver, está tirado de los pelos, como sacado de un viejo libro de leyendas, cuando la historia verdadera es bien otra.
--------------------------
Como ven, hice un par de comentarios al texto, especialmente en el tema del antisionismo y el antisemitismo (judeofobia). Creo que es acertado señalar que el antisionismo esconde intereses políticos y que no necesariamente detrás de cada político antisionista se encuentra una reencarnación de Adolf Hitler. Sin embargo, resumir el fenomeno antisionista a una mera lucha de intereses políticos tampoco es correcto. El antisionismo tiene algunos fundamentos en el antisemitismo y a la vez el antisionismo sirve de motor y de alimento a la judeofobia.
Por lo demás, me encantó el texto.

18 comentarios:

Andrés dijo...

Es excelente el texto. Muy interesante. Quisiera difundirlo (si es que no te importa buenaprensa).

BuenaPrensa dijo...

Obvio que no me molesta!
Muy agradecido por la posible difusión...

Saludos,
Buena Prensa, Buen Mundo!

Anónimo dijo...

Perros criminales, sabed que el Ejército israelí invadió ayer con decenas de blindados la ciudad palestina de Nablus. El objetivo del asalto era supuestamente desmantelar depósitos de explosivos y capturar milicianos. Para ello impuso el toque de queda en la ciudad vieja, detuvo a decenas de jóvenes y derribó 30 viviendas. Esto sucedió el día en el que se supo que las autoridades israelíes han legalizado la mayor colonia en décadas, en buena parte en tierras privadas de palestinos en la ocupada Cisjordania: 42 edificios para 1.500 familias ultraortodoxas judías de la raza canina crimianal.

Anónimo dijo...

Hijos de puta: Segun el relator de Naciones Unidas, el surafricano John Dugard, en cisjordania se aplica un régimen de apartheid.

Espero que pronto pagueis todos vuestros crimenes...bastardos hijos de puta

Anónimo dijo...

Bastardos quitense el sombrero. Jean Daniel ante vosotros, con ocasion de su ultimo libro:

La última guerra librada por Israel -la invasión de Líbano del pasado verano- aportó conclusiones esclarecedoras. Para empezar, reveló las limitaciones del poder militar israelí, del mismo modo que la de Irak sigue evidenciando las del poder militar estadounidense. Dado que es difícil entender cómo esos dos países pudieron embarcarse en aventuras tan obviamente condenadas al fracaso, la explicación sólo puede provenir de la ceguera ideológica, de sus dirigentes, del abandono de la razón y el sentido común. Otra de las conclusiones de aquel conflicto fue que Israel está decidido a calificar sistemáticamente de "antisemita" a cualquier gentil que discrepe de su política belicista y a afirmar, si el crítico es judío, que éste "se odia a sí mismo".

Así que la honesta, intensa y documentada reflexión sobre la condición judía que constituye el último ensayo de Jean Daniel publicado en España no puede ser más oportuna. Procede de uno de los más grandes periodistas e intelectuales europeos de nuestro tiempo, un digno heredero de la estirpe de los André Gide y Albert Camus. Nacido en el seno de una familia judía sefardí en la Argelia colonial francesa, educado en la escuela laica y en los principios y valores de la República, resistente antifascista, fundador del semanario progresista Le Nouvel Observateur, Jean Daniel ha estado siempre en el lado correcto en todos los debates de los últimos sesenta años, convirtiéndose en una referencia de envergadura para los demócratas de izquierda.

Como señala Juan Goytisolo -otro gran faro intelectual y moral- en su prólogo a La prisión judía, Jean Daniel se ha situado siempre fuera del corsé de las identidades comunitarias fijas, a prueba de milenios, y ha acampado en el terreno mucho más incierto de la ciudadanía. Nacionalismos e integrismos no son, precisamente, lo suyo. Pero el periodista y ensayista francés ha tenido que afrontar, una y otra vez, no sólo la cuestión judía en general, sino la de su propio judaísmo.

Hay unos quince millones de judíos en el mundo -de ellos cinco millones en Israel- y muchos, si no la mayoría, han optado, según sostiene Jean Daniel, por encerrarse en lo que llama "la prisión judía". Así la describe: "Se puede salir de la religión, pero nunca se sale del pueblo judío y de su destino único, incluso si uno se declara no creyente. Se está condenado a la pertenencia".

Esa "prisión judía" se encuentra "en las mentes"; sus muros invisibles son "la esencia, la eternidad, el absoluto", y su carcelero, el mismísimo Dios, según Jean Daniel. De modo que, al final, resulta que "el judeocentrismo es un encarcelamiento común al pensamiento judío y al pensamiento antisemita".

Jean Daniel, fugado desde su juventud de esa prisión, opta por situarse en una línea de disidencia judía en la que incluye a Flavio Josefo, Spinoza, Heinrich Heine, Simone Veil, Henri Bergson, Hannah Arendt, Edith Stein y Edmund Husserl. "Como Spinoza", escribe, "no consigo creer realmente, completamente, que el pueblo judío, a pesar del milagro de su perennidad, sea el único testigo de la humanidad, así como el único instrumento de la divinidad. Y rechazo sobre todo que se comporte como si, con el pretexto de que se le persigue haga lo que haga, pueda abandonarse a hacer lo que le parezca, tanto bueno como malo. Como si en nombre de su elección o de su maldición, pudiera arrogarse una moral diferente a la de los demás".

Lo que lleva a Daniel a hablar con frecuencia de Israel en este libro y a lamentar su conversión en un Estado militarista que intenta justificarse con argumentos teológicos. Grandes escritores y pensadores israelíes como David Grossman y Amos Oz comparten sus reflexiones, pero ya se sabe que, a tenor de la propaganda oficial, son "judíos que se odian a sí mismos".

"Nacido para acabar con el antisemitismo cristiano", el que tuvo su expresión más brutal en el Holocausto, el Estado de Israel se desarrolla hoy "alimentando un nuevo antisemitismo árabe", señala Jean Daniel.
Atención al verbo: alimentan

do. Y es que, en contra de lo que dicen muchos judíos, y no pocos gentiles, el fundador de Le Nouvel Observateur no cree que nos encontremos ante el resurgimiento del mismo fenómeno antisemita en una tierra diferente. Los que sostienen lo contrario -"infieles, a mi modo de ver, al mensaje de Auschwitz"- no distinguen entre "las barbaries de las que fueron víctimas simplemente por haber nacido y existir", y las vicisitudes que ahora afrontan "a causa de lo que hacen, libre y soberanamente".

"Los israelíes son dueños de su destino nacional", recuerda el periodistas y ensayista. "Están en el hacer y ya no sólo en el ser. Y he aquí que algunos de ellos, ofuscados para siempre por la fatalidad del mal, se muestran incapaces de distinguir entre los desastres que sufrieron en Auschwitz y las guerras que libran en Israel, en igualdad de condiciones con sus enemigos. Este sentimiento de fatalidad eterno y omnipresente empezó a confirmarme en la idea de que en el misterio judío había algo que se parecía a una prisión".

Lúcido, valiente y erudito como siempre, Jean Daniel aporta con La prisión judía un importante instrumento intelectual para las polémicas del momento. Y también una propuesta de conducta. Así la expresa: "He llegado a la conclusión de que los judíos sólo deberían retener de su Elección la exhortación a ser los mejores, y de la Alianza, la obligación de hacer de Israel un faro de las naciones. Si esto se considera imposible, entonces todo el mundo es judío y nadie lo es. En este caso, la prisión es cruel, gloriosa, absurda, eterna. ¿Como la condición humana? Como ella, en efecto. Pero el oficio del ser humano no consiste en elegir la servidumbre voluntaria".

No; Jean Daniel, por ejemplo, escogió la libertad.

noralicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BuenaPrensa dijo...

Vamos con respuestas por partes:

Al anónimo:

1) Respecto de la operación en Nablús: es cierto, es una situación de mierda. No es lindo para los palestinos que el Ejercito de Israel imponga el toque de queda y entre de casa en casa en busca de terroristas. Tampoco es lindo para los soldados israelíes hacer eso, seguramente preferirían estar disfrutando de los primeros días de sol en las playas de Tel-Aviv.
Pero la situación que se vive obliga a que se tenga que buscar a los terroristas para que no asesinen impunemente a civiles (judíos, musulmanes, hombres, mujeres, turistas, cristianos, etc.). Es una situación de mierda, pero esta situación no la eligió Israel. La buscó el liderazgo arabe. Hoy se viven las consecuencias. ¿Me gusta la situación? Claro que no! A ningún sionista, a ningún israelí le gusta esta situación.

2) No se porque dices que el objetivo de asalto es "supuestamente" desmantelar depósitos de explosivos y capturar "milicianos". El objetivo ES desmantelar depósitos de explosivos y capturar terroristas.
Puedes ver mas aquí:
http://elrejunteil.wordpress.com/2007/02/25/operativo-militar-en-shjem-invierno-caliente/

3) ¿Raza canina criminal? Pues yo no estoy acostumbrado a ver detrás de cada critico de las políticas israelíes a un antisemita. Muchos lectores del blog son testigos de esto. En cambio si veo en tu forma de hablar muchas expresiones judeofóbicas. No digo que todos los que critican a Israel son antisemitas, digo que TU eres un antisemita... "raza canina criminal" "perros criminales"

4) Sobre Jean Daniel y "La prisión judía".
Extraeré esta cita de tu comentario:

Hay unos quince millones de judíos en el mundo -de ellos cinco millones en Israel- y muchos, si no la mayoría, han optado, según sostiene Jean Daniel, por encerrarse en lo que llama "la prisión judía". Así la describe: "Se puede salir de la religión, pero nunca se sale del pueblo judío y de su destino único, incluso si uno se declara no creyente. Se está condenado a la pertenencia".

Esa "prisión judía" se encuentra "en las mentes"; sus muros invisibles son "la esencia, la eternidad, el absoluto", y su carcelero, el mismísimo Dios, según Jean Daniel.


Pues que te diré. En principio no veo nada de malo en la pertenencia. No lo veo como "una condena". Uno puede pertenecer o no pertencer. Yo no creo en Dios, soy ateo. Y soy judío. Y si quisiera dejar de ser judío, probablemente sea tan facil como dejar de ser Argentino: muy dificil. Aunque no lo quiera, es parte de mi historia.
Quizás esa sea "la condena" que no le gusta a Jean Daniel: el hecho irrevocable de tener una historia.

Sea como fuere, no me interesa hablar de los motivos de Jean Daniel. Mas me interesa hablar de sus conceptos. Uno tranquilamente puede dejar de ser judío: basta con asimilarse totalmente, ignorar las propias raíces, dejar de lado toda vida comunitaria y listo. Ya está: nada te diferencia de un no-judío. Hasta puedes convertirte a otra religión. Eso lo han hecho muchos judíos a lo largo de la historia. ¿Quieres saber que les pasó a esos judíos que dejaron de ser judíos y se asimilaron? Pues le sucedió lo mismo que a los judíos que no se asimilaron: terminaron muriendo como animales en un campo de concentración nazi.
Y es que a los nazis les daba igual si se trataba de un judío religioso, de un judío sionista, de Abraham Leon, de Arendt o de Einstein. Todo judíos, por el solo hecho de ser judío o tener algún antepasado judío.
Por eso la asimilación no es una solución para los judíos: en primer lugar, porque es una solución injusta. Muchos no queremos renunciar a nuestra historia. Por otro lado, es una solución ingenua. Al judeofobo no le interesa "que tipo de judío" eres o fuiste. ¿Stein? Es judío. ¿Como que es ateo? Su padre es judío, su madre es judía, entonces es judío! ¿Padres conversos? Igual, nacieron judíos. ¿No tiene la circunsición? Igual son judíos.

Por otra parte, me interesa el concepto de "prisión" del que habla Jean Daniel. La prisión "de la mente". Las personas somos seres sociales, nos formamos en sociedad. Socializamos por fases: socialización primaria y socialización secundaria. En los procesos de socialización nos construimos en base a pequeñas coerciones que se vuelven imperceptibles, ya que nos transformamos en seres humanos medianamente dóciles. Yo podría decir que tu, por el hecho de usar ropa sobre tu cuerpo, eres un individuo que vive en una prisión, en "la prisión de la mente", digo de la mente porque eres tú quien elige usar ropa y vivir esclavo de tus necesidades de vestimenta. Has sido adoctrinado por tu comunidad, por tu sociedad, por tu familia, has sido adoctrinado en la creencia de que debes esconder tu desnudez. La creencia de que si has de ponerte ropa porque tienes frío, la remera va debajo del pullover y debajo de los pantalones debes usar calzoncillos.
Dirás que es absurdo mi ejemplo. Puede que lo sea. Tan absurdo como es tu ejemplo de los judíos que eligen ser judíos, o mejor dicho, que no eligen asimilarse, viven bajo "una prisión de la mente", "con muros invisibles".

Todo el mundo vive condicionado por su pasado, por las imperceptibles coerciones a las que fue sujeto en su proceso de desarrollo y que los constituyeron en un sujeto dócil, sociabilizado.

Si has de criticar la existencia de "muros invisibles" en el judaísmo, pues estos "muros invisibles" existen en todos los aspectos de la vida del ser humano.
Enfocarse en los del judaísmo haciendo abstracción de que es un fenómeno propio de la naturaleza humana lleva a conclusiones erradas, es un mal enfoque o (tampoco se puede descartar) un enfoque adoptado con mala fe.

5) Israel no se justifica con argumentos teológicos.

6) Atribuir el antisemitismo (judeofobia) musulmán a las acciones (erradas o acertadas) de los gobiernos israelíes es negar la profundidad del fenomeno antijudío musulmán. No odian a los judíos por lo que hacen, simplemente porque la mayoría de los 1300 millones de musulmanes no tiene idea de lo que en realidad pasa en Israel/Palestina. Ellos odian a los judíos porque son adoctrinados así desde niños.
Recomiendo que mires algunos posts:

http://buenaprensa.blogspot.com/search/label/Educaci%C3%B3n

http://buenaprensa.blogspot.com/search/label/Mundo%20Isl%C3%A1mico

http://www.youtube.com/watch?v=N7R_YZiRlPs
y ese documental en inglés lo super recomiendo. Es muy gracioso cuando entrevista a la mujer de un clérigo musulmán (minuto 5:00)

Saludos "anónimo"
Buena Prensa, Buen Mundo!

Anónimo dijo...

Un camara español relata el aparthaid diario en que viven los palestinos.


"Escribo desde Nablús, bajo un toque de queda que dura ya más de cuatro días. El ejército de Israel hace gala de sus exquisitos modales y sentido del humor, denominando la operación que desarrollan "recogida de basura". Buscan militantes de organizaciones de resistencia armada en la ciudad y en sus tres campos de refugiados. Están ocupando casa por casa, comenzando por el barrio antiguo, entran en todas las casas en las que sospechan que se esconde algún militante, o simplemente para apostarse en ellas y controlar los alrededores; cuando se trata del último caso, generalmente mantienen a la familia como rehén, en alguna de las habitaciones, y de ese modo se aseguran de que no serán atacados."

"En estos momentos, los palestinos aseguran que treinta casas están ocupadas por el ejército israelí. Esta tarde he logrado visitar tres de ellas. En la primera, un matrimonio con sus cuatro hijos ha podido salir a la puerta para decir que se encontraban bien y que esperaban que los soldados la abandonen en breve porque les habían visto ordenar sus mochilas y hablar repetidamente por la radio; En la segunda he contemplado a los soldados mientras abandonaban la casa, no sin antes haberse procurado un buen recuerdo: han roto todos los muebles que han podido e incluso han tenido tiempo de pintar eslóganes sionistas en las paredes de las habitaciones. En la tercera, dos voluntarios europeos (un italiano y un británico) habían sido tomados como rehenes por los soldados varias horas antes, cuando pretendían entrar en la casa acompañando a un equipo médico."

"Si no fuera por el sufrimiento que se aprecia en las caras de los palestinos que viven en la ciudad vieja de Nablús hay aspectos del toque de queda que se parecerían más a una película de los Monthy Pyton, que a una guerra. Es imposible no sorprenderse por la facilidad con la que los extranjeros nos movemos por la ciudad, persiguiendo a soldados que desarrollan una operación militar. Imagínense la escena: treinta extranjeros en grupos de cinco personas siguiendo a soldados que vuelan puertas, irrumpen en casas, interrogan al vecindario, lanzan continuamente bombas de sonido y disparan con fuego real de tanto en tanto para amedrentar, y en algún caso herir gravemente, a los niños que les tiran piedras constantemente."

"Ha sido un día largo en Nablús. Muy largo. Desde las ocho y media de la mañana hasta la noche, cuando aumenta el nivel de peligrosidad y es necesario retirarse al tejado en el que duermo, me he dedicado a seguir a los soldados israelíes. He tratado de estar presente en varias de las casas que han allanado, para comprobar que no se exceden más aún en el abuso que constituye que 15 soldados entren en un hogar, encierren a una familia en una habitación durante cinco horas, y pongan el resto de la casa patas arriba o incluso la vuelen con cargas explosivas, como hemos presenciado en al menos tres ocasiones."

"La escena se repite una y otra vez con pocas variaciones. Los soldados, en posiciones de combate, se dedican a pasearse por la ciudad antigua, tan llena de callejones y recovecos como cualquier zoco de cualquier ciudad árabe. De vez en cuando pegan una patada en una puerta y entran a registrar una casa. Saben perfectamente que no van a encontrar nada porque todos sus movimientos tienen más de repetición y entrenamiento que de intención real de localizar a quien pretendidamente buscan. Está claro que su objetivo se limita única y exclusivamente a mantener una guerra de desgaste psicológico que deje inermes a los palestinos. Cualquier presunto terrorista a quien buscasen hoy habría tenido tiempo más que de sobra para escapar. ¿Qué sentido tiene mantener encerrado durante horas a un matrimonio de ochenta años para que quince soldados y un perro registren una casa que no supera los 50 metros cuadrados?. ¿Qué sentido tiene volar con explosivos la sala de estar de una familia para comprobar si detrás de alguna de las paredes se esconde un zulo? Demostrar quién tiene el poder, humillar y destrozar los nervios de las víctimas."

"Lo peor de todo esto es que, tras varias conversaciones con jóvenes soldados que no sobrepasan los 21 años, justifican este tipo de comportamiento como freno al "terrorismo suicida". Pese a la irónica alusión al cine de los Monthy Pyton, que se refiere expresamente a la extrañeza de que el ejército permita presenciar su invasión de la ciudad, la situación es absolutamente trágica. Los niños miran, con odio, cómo se humilla a sus padres. Los padres saben que sus hijos seguirán expuestos a esta situación durante años y los abuelos se preguntan por qué llevan sufriendo todo esto desde 1948. El sometimiento constante de estas ciudades, la aleatoriedad de las represalias y la imprevisibilidad del comportamiento israelí supone una presión psicológica de tal calibre para los miles de jóvenes palestinos sin ninguna expectativa de futuro que, aderezada con una buena dosis de fanatismo religioso, sólo puede enconar aún más el conflicto."

"En un principio, cualquiera podría pensar que un ejército que se comporta de ese modo no quiere testigos; pero la experiencia demuestra que se trata de todo lo contrario: el ejército permite que nosotros y las cadenas de televisión del mundo árabe presenciemos la invasión de Nablús para avisar al mundo de lo que están dispuestos a hacer. Ningún atisbo de vergüenza o arrepentimiento, ninguna autocrítica, ningún intento por parte de los soldados de esconderse para disparar a grupos de niños."

"He visto a un niño con un tiro en la cabeza. No puedo expresar la sensación de rabia, impotencia y odio que me provoca. No sé cómo explicarlo, no sé cómo olvidarlo ni cómo podría narrarlo a mi regreso a España. No he visto nada excepcional. Sucede todos los días. Es la norma, el triste bucle de muerte y más muerte que se retroalimenta a sí mismo."

Yo, Alberto Arce

Anónimo dijo...

Esto lo pagareis tarde o temprano. La impunidad tiene las horas contadas:

"Ningún atisbo de vergüenza o arrepentimiento, ninguna autocrítica, ningún intento por parte de los soldados de esconderse para disparar a grupos de niños."

Tu me llamas antisemita, yo te llamo satanico. No levantar la voz contra esto es ser complice. Complices como lo fueron los ciudadanos alemanes durante el nazismo.

BuenaPrensa dijo...

Anónimo:

Escucha bien: en primer lugar el reporte de ese español está plagado de datos falsos. Ya iré diciendo cuales son datos falsos. En segundo lugar, y como bien he mencionado antes, esta situación no le gusta a Israel. Quitate de la cabeza esa enfermiza idea de que los judíos (y en especial los israelíes y los sionistas) somos "perros criminales" "sedientos de sangre" "sádicos" etc. Simplemente no lo somos. El 90% de los Israelíes prefiere estar en su casa viendo la novela, cenando con su familia, y no recorriendo las calles de Nablús en busca de explosivos y terroristas, corriendo el riesgo de muerte (ya hubieron dos soldados heridos con ataques molotov).

Pues yendo a los datos falsos del informe del español:

1) La operación no se llama "recogida de basura", se llama "invierno caliente".

2) No buscan "militantes de organizaciones de resistencia armada". Buscan terroristas y laboratorios de explosivos, como los que encontraron el domingo y el viernes.

3) Si como bien dices, ocupan casas para apostarse y asegurarse que no serán atacados, entonces se vuelve falsa (o contradictoria) la afirmación posterior de que "Saben perfectamente que no van a encontrar nada porque todos sus movimientos tienen más de repetición y entrenamiento que de intención real de localizar a quien pretendidamente buscan."
La realidad es que existen ataques palestinos, existen laboratorios de explosivos, existen terroristas palestinos (o según tu denominación "militantes de organizaciones de resistencia armada" (como ETA, no?), y se está librando una guerra de guerrillas. No me gusta, pero la reconozco. A Alberto Arce intuyo que tampoco le gusta, pero prefiere ocultar esta realidad.

4) Lo de "romper todos los muebles" y "pintar sloganes sionistas" es totalmente falso, y rídiculo. ¿Quien en su sano juicio puede creer cosa así? ¿En que idioma lo pintaron? ¿En hebreo? ¿Como sabe Alberto Arce que son "esloganes sionistas" si estaban en Hebreo? ¿Con que pintura? ¿Acaso van a hacer creer que llevan areosoles para hacer esloganes sionistas? Por favor....!!!

5) Seguramente, los extranjeros se mueven con facilidad porque son los únicos irresponsables que violan el toque de queda, dificultandole al Ejercito desarrollar su labor. Probablemente ningún terrorista palestino los ataque a los extranjeros, pero bien puede suceder que se encuentren en el fuego cruzado y tengan algún inconveniente.

6) ¿Guerra de desgaste psicológico? Por favor! Los israelíes tienen cosas mas importantes que hacer que preocuparse del estado psicológico de los palestinos. Si no fuera porque hay terrorismo palestino, ya existiría el Estado Palestino y no habría ni un solo soldado en Cisjordania.

7) ¿Por que pones terrorismo suicida entre comillas? "Terrorismo suicida". ¿Como crees que se debería llamar? ¿Como crees que se debería llamar lo que sucedió en Eilat hace un par de semanas?

8) Sufriendo todo esto desde 1948?
Niño, comprate algún libro de Historia. Desde 1948 hasta 1967 Cisjordania (y Nablús) estubieron en manos de los jordanos, no de los Israelíes. Recién luego de la guerra de los seis días Israel se hizo cargo de Cisjordania. Así que a lo sumo los abuelos se preguntan porque sufren estas requisas desde 1967. Pero supongo que tienen suficiente memoria como para acordarse que desde 1948, pese a que no había ningún territorio ocupado, los palestinos (incluídos los de Cisjordania) agredían a Israel mediante ataques terroristas fatales. Te pregunto y espero que me contestes ¿Por qué hacían esto si no existía ocupación?

Finalmente te quiero decir: puedes poner textos de todos los muertos palestinos con cada una de sus historias. La historia de Fulanito de Tal o la historia de Menganito de Tal.
Sinceramente no me parece que sea de utilidad entrar en sentimentalismos y sensacionalismos respecto a las identidades de los que mueren. Podría yo ponerme a hacer los mismo con respecto a las victimas judías, empezando por Gastón Perpiñal, Argentino que murió en un ataque del terrorismo suicida al que a tí te gusta ponerle comillas.
Mas util que ponerse a hurgar en "he visto a un niño con un tiro en la cabeza" o "he visto un baño de sangre en una pizzería israelí culpa de un terrorista palestino", mas util que hacer eso es pensar como es que se llego a esta situación y como se puede salir de esta situación.

Te invito a que hagas eso.
Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!
pd: te he borrado el ultimo comentario que solamente era repetición de parte del texto de Arce. Espero que no te moleste.

noralicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Buenaprensa...ya son pocos los que piensan en la buena voluntad de Israel para arreglar el caos de Oriente Medio. Israel es demasiado belicista para negociar en igualdad de condiciones. ¿Acaso el regimen nazi iba a negociar con Polonia o con los paises europeos?

No creo en la voluntad de Israel para la paz (tampoco en la de Hamas). Creo que solo entendeis el lenguaje de las armas (por cierto me termino de convencer de esto un antiguo general israeli ,que no recuerdo su nombre y que fue muy criticado en su momento).

Tal vez una simetria nuclear con Iran os haga recapacitar. Un ataque de Israek a Iran...desencadenará la caja de Pandora...que inevitablemente irá contra vosotros y contra los intereses globales de los que os apoyen.

Por cierto ¿de verdad que piensas que Alberto Arce se inventa las cosas para fastidiaros? ¿en serio? ¿no te has planteado ni por un momento que puede estar diciendo la verdad? ¿Tu crees que una persona se va a ir a arriesgar la vida a Oriente medio a una ong para dedicarse a mentir?. No buenaprensa no has entendido nada. No te engañes a ti mismo. Si ni siquiera eres capaz de enfrentarte a la verdad ¿como vas a hablar de paz?
Acuerdate que a gran cantidad de alemanes les costo mucho aceptar la idea de que hubo un exterminio de judios. Pero es que acaso crees que la prensa europea conspira contra israel e inventa noticias falsas. No hay nada nuevo de lo que dice Alberto Arce que nos deba sorprender. De hecho me parece suave...Hay evidencias y pruebas de que la realidad es mucho mas dura. Tu crees que si el relator de la ONU dice que el palestina hay aparthaid es porque el es un antisemita. ¿De verdad eres tan necio de no creerte la triste verdad?

BuenaPrensa dijo...

Anónimo:

1) Israel ha demostrado su voluntad de paz en muchas ocasiones:

1937: Israel aceptó el plan de partición de la Comisión Peel en 1937, que generaba dos Estados, uno para los judíos y otro para los arabes (en ese momento no existían "palestinos"). Los arabes rechazaron la propuesta.

1947: Israel aceptó el plan de partición de la ONU. La Liga Arabe la rechazó.
1948: Israel declara su independencia y en su carta de independecia llama a la paz con todos los Estados vecinos. Es atacado por todos los vecinos en simultaneo.

1949: luego de ganar la guerra de independecia, Israel busca arreglos de paz. La Liga Arabe rechaza todo reconocimiento a Israel

1956: En contradicción a la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del 10 de septiembre de 1951, se impidió el paso de barcos y de navegación israelí por el Canal de Suez; se agravó el bloqueo de los Estrechos de Tirán; las incursiones de bandas de terroristas a Israel desde los países árabes vecinos para cometer asesinatos y sabotaje se llevaban a cabo con creciente frecuencia; y la península del Sinaí fue convertida gradualmente en una enorme base militar egipcia.
Después de la firma de una alianza militar tripartita entre Egipto, Siria y Jordania (octubre de 1956), la inminente amenaza a la existencia de Israel se intensificó. En el curso de una campaña de ocho días las Fuerzas de Defensa de Israel tomaron la Franja de Gaza y toda la península del Sinaí, deteniéndose a 16 km. al este del Canal de Suez. La decisión de las Naciones Unidas de apostar una Fuerza de Emergencia de la ONU (UNEF) a lo largo de la frontera entre Israel y Egipto, y el otorgamiento de seguridades egipcias respecto a la libre navegación en el Golfo de Eilat, llevaron a Israel a aceptar una retirada por etapas (noviembre de 1956 a marzo de 1957) de las áreas conquistadas algunas semanas antes. Consecuentemente, los Estrechos de Tirán fueron abiertos, permitiendo al país desarrollar su comercio con los países de Asia y Africa Oriental, así como importar petróleo del Golfo Pérsico.
Israel efectúo ofrecimientos de paz, que fueron rechazados por Egipto.

1967: Las esperanzas de alcanzar otra década de relativa tranquilidad pasaron a ser cada vez más remotas con la escalada de las incursiones de terroristas árabes a través de las fronteras de Egipto y de Jordania, los persistentes bombardeos de la artillería siria contra asentamientos agrícolas en el norte de la Galilea, y el masivo equipamiento militar de los países árabes vecinos. Cuando Egipto nuevamente trasladó grandes cantidades de tropas al desierto del Sinaí (mayo de 1967), ordenó a las fuerzas de paz de la ONU (desplegadas desde 1957) retirarse de la zona, reimpuso el bloqueo a los Estrechos de Tirán y estableció una alianza militar con Jordania, Israel se encontró ante ejércitos árabes hostiles en todos los frentes. Dado que Egipto había violado los arreglos acordados después de la Campaña del Sinaí (1956), Israel apeló a su derecho inherente de defensa propia lanzando (5 de junio de 1967) un ataque preventivo contra Egipto en el sur, seguido por un contraataque a Jordania en el este y la expulsión de las fuerzas sirias atrincheradas en las Alturas del Golán en el norte.
Israel, teniendo posesión de la península del Sinaí y habiendo demostrado su superioridad bélica, extiende una mano de paz a todos sus vecinos. La Liga Arabe se reúne en Khartoum en 1967. En dicha reunión rechazan los contenidos de la resolución 242 (esa que ahora citan) y formulan la política de los TRES NO: NO al reconocimiento de Israel, NO a las negociaciones con Israel, NO a la paz con Israel.

1973: En 1973 los vecinos de Israel efectúan un ataque conjunto y en simultaneo el día mas santo del judaísmo: el Día del Perdón. Luego de la derrota inicial israelí, Israel logra vencer a sus enemigos. Luego de la victoria Israel vuelve a extender su mano de paz. Egipto secretamente comienza las negociaciones. En 1979 Israel firma la paz con Egipto. Mientras que la paz en Israel fue celebrada, y Beguin pasó a la historia como el hombre que logró la paz con los Egipcios, el premier egipcio Sadat fue asesinado. Hoy en día en Egipto se siguen viendo discusiones acerca de si se debe mantener el acuerdo de paz con Israel o no. En cambio, en Israel está claro que la paz con Egipto es muy importante.

1994: Israel firma la paz con Jordania.

2000: En Israel gana las elecciones Ehud Barak, de la coalición pacifista, y ofrece a Arafat en Camp David II la devolución del 95% de los territorios palestinos. El restante 5% sería sujeto de nuevas negociaciones dada la nueva realidad demográfica. Más aún, ofreció la soberanía conjunta de Jerusalem. Arafat rechazó la oferta e inició automáticamente la Intifada.
En Israel existen cientos de organizaciones pacifistas. Shalóm Ajshav, la mayor de ellas, llego a movilizar mas de 1 millón de personas en la decada del '90. ¿Cuantas organizaciones pacifistas palestinas hay?

Creo que te he dado bastante ejemplos de las muestras de Israel en favor de la paz

2) Comparar a Israel con la Alemania Nazi es totalmente incorrecto y tendencioso. Israel se defiende desde su creación de los ataques de sus vecinos. La Alemania Nazi quería formar un imperio, dominar todo Europa, expandir su ideología en todo el mundo y asesinar a todas las personas que no compartan su visión o que no sean de un determinado origen étnico (lease: arios).

3) ¿¿Una simetría nuclear con Irán?? De que estás hablando?
Mahmoud Ahmadinejad y su séquito ya han dicho claramente: con una bomba nuclear destruimos Israel. En cambio por mas que la respuesta de Israel sean 100 bombas nucleares, nunca podrá destruir con eso a la Nación Islámica (lease: los 56 Estados Islámicos que existen hoy en día en el mundo).
Para ellos, empantanados en esa cultura de muerte y de sacrificio en nombre de Allah, un par de bombas nucleares es precio justo para destruir a Israel.

4) Sobre Alberto Arce: he visto sus documental "Nablus, ciudad fantasma". Me pareció lo mas tendencioso y amarillista que he visto, aunque refleja en cierto grado las actividades del ejercito de Israel. Pero carece de cualquier tipo de reflexión. En particular, si has visto ese documental, te recomiendo que pienses en las siguientes cosas:
a) Cuando un miembro de ISM comienza a dialogar con un soldado israelí sobre el conflicto, y el soldado le dice: "yo no soy ministro". Pues me pareció una buena respuesta. Ese soldado es simplemente un soldado, no tiene muchas herramientas argumentativas ni conocimientos históricos como para responder a los ataques retóricos de un joven activista político. Por tanto, está claro que el resultado de la discusión favoreció al miembro del ISM simplemente porque el soldado no tenía herramientas (conocimiento, argumentación, etc) como para reflejar en palabras toda la realidad de la política israelí y del conflicto arabe-israelí
b) La frase del miembro del ISM de que "si ustedes no los molestaran ellos nunca los atacarían" es falsa. Desde 1948 hasta 1967 no existió ocupación y sin embargo proliferaron organizaciones terroristas en Cisjordania y en Gaza, hubieron centenares sino miles de ataques terroristas desde Cisjordania y Gaza. No los molestamos y no atacaron igual. O mejor dicho, les molesta el simple hecho de que Israel exista.
c) Cuando entrevistan a Refuseniks israelíes, y estos dan todo un discurso en contra del ejercito. En un momento dicen: "no necesitamos el Ejercito". ¿No? ¿Pues que me dices de todos las guerras que los vecinos arabes iniciaron contra Israel? ¿Que me dices de la guerra de Yom Kippur?

Volviendo al tema de Alberto Arce: no se si lo hace por verdadera intención de dañar a Israel o por ignorancia. Pero lo que te digo son datos objetivos: desde 1948 hasta 1967 no hubo ocupación, así que en su texto es falso que "el abuelo de fulanito de tal" haya soportado la ocupación israelí desde 1948.
Lo del aerosol también es falso. Tengo conocidos en el Ejercito de Israel y poseen reglas muy estrictas de comportamiento. Por otro lado, dudo que lleven areosol en sus mochilas.
La operación no se llama "recogida de basura", se llama "invierno caliente". Otra mentira. Y todas las demás aclaraciones de mi post anterior se mantienen.

Yo creo que una persona que va a Medio Oriente a arriesgar su vida a una ONG donde ya existe una postura tomada de quienes son los buenos y quienes son los malos es capaz de mentir y justificar una mentira diciendo: "pero igualmente lo que hacen los israelíes es peor que toda mentira que pueda inventar".

Respecto a que la prensa europea conspira contra Israel e inventa noticias falsas. No toda la prensa europea, y no todo el tiempo.
Pero sin lugar a dudas hay mucha tendenciosidad en contra de Israel.
Te recomiendo que mirés el video de Pallywood (está en este blog) y el video de Mohammed Al-Durah.
Luego me cuentas.
O mejor aún, mirá toda la sección Fraudes Periodísticos

http://buenaprensa.blogspot.com/search/label/Fraudes%20Periodisticos

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!

Anónimo dijo...

Malaprensa...hay unos que pegan los tiros, que masacran, que perpetuan la ocupacion y el apartheid...tienes suerte que a gente como tu le ha ocupado el mejor trabajo, la justificacion intelectual de esta ignominia.

En realidad no creo que seas mejor que el pobre soldado que solo tiene odio y ha deshumanizado (porque asi lo le han enseñado) a esos niños que le tiran piedra.

Si justificas a Israel, justificas sus crimenes...asi que no se te olvide que detras de tus educadas palabras hay mucha mucha sangre...y de verdad espero que alguna vez te des cuenta de esto.

BuenaPrensa dijo...

Anónimo:

Yo no justifico las cosas malas que hace Israel. Tampoco justifico las cosas malas que hacen los palestinos.

Simplemente analizo la cuestión, pongo la situación en un contexto.

Analizo las muertes en un plano relativo. Comparo los numeros y las acciones con la de otros conflictos del mundo, y me doy cuenta que el conflicto Arabe-Israelí, pese a ser una situación desagradable, no es la monstruosidad que vos piensas.

Estudio la semantica de los discursos políticos en arabe y en ingles de los lideres palestinos, y veo que existe una gran divergencia.

También hago lo mismo con los lideres israelíes, y veo que no existe tal divergencia.

Observo el tratamiento que le dan los medios de comunicación, y veo en general una tendencia anti-israelí, ya sea por ignorancia sobre el conflicto o por intereses creados.

Intento crear canales de dialogo contestando absolutamente toda pregunta que se me formula sobre el conflicto. También me reservo el derecho de hacer preguntas: en tu caso te he hecho varias preguntas, que no has contestado jamás. Te invito a que respondas las preguntas que te hice. Te las refresco y añado algunas nuevas:

1) Te he dado muchisimos ejemplos a lo largo de los ultimos 70 años de que Israel busca la paz con sus vecinos. ¿Acaso mentí en alguno de los ejemplos que puse? ¿Por que entonces insistes en que es Israel el que no quiere la paz?

2) ¿Por que pones terrorismo suicida entre comillas? "Terrorismo suicida". ¿Como crees que se debería llamar?

3) ¿Por que hablas de una "raza canina criminal"? ¿Te parece que eso no es una expresión antisemita y racista?

4) He efectuado una profunda critica al texto de Jean Daniel. ¿Te merece alguna reflexión la critica que he hecho? En especial la referida a que la asimilación no es una solución para el problema judío y la cuestión de que todos los seres humanos estamos condicionados por nuestra historia y por una serie de coerciones que nos vuelven sujetos dóciles, es decir, todos tenemos "muros invisibles".

5) Tu (o Jean Daniel) has mencionado en algun momento que hoy en día a los judíos se los odia no por ser judíos, sino por lo que hacen en Medio Oriente. Yo te dije que eso era simplista y que ignoraba toda una serie de cuestiones, y te recomendé que leas unos posts de mi blog. ¿Los has leído? ¿Que te han parecido?
Te vuelvo a dejar aquí los links:
http://buenaprensa.blogspot.com/search/label/Educaci%C3%B3n

http://buenaprensa.blogspot.com/search/label/Mundo%20Isl%C3%A1mico

http://www.youtube.com/watch?v=N7R_YZiRlPs
y ese documental en inglés lo super recomiendo. Es muy gracioso cuando entrevista a la mujer de un clérigo musulmán (minuto 5:00)

6) Muchos argumentan (como Alberto Arce) que el terrorismo y la violencia palestina son consecuencia de la ocupación israelí. Ignoran, sin embargo, que la violencia y el terrorismo palestino son previos a la ocupación israelí de 1967. Más aún, ignoran que cuando los arabes-musulmanes se refieren a la ocupación de Palestina no están haciendo alusión a la ocupación que tuvo lugar en 1967 (ocupación de Gaza y Cisjordania), sino a la mera existencia del Estado de Israel.
Dicho todo esto: ¿todavía sostienes la tesis de que la violencia palestina se debe a la ocupación? Si la respuesta es afirmativa: ¿como la contrastas con el hecho de que antes de la ocupación existía el terrorismo palestino? ¿como lo contrastas con el hecho de que los propios lideres palestinos dicen que aunque Israel se vaya de Gaza (como ya lo hizo) y de Cisjordania ellos seguirán la lucha hasta que "toda palestina" este "desocupada"? Te invito seriamente a que respondas estas pregutnas.

7) Anónimo: los soldados israelíes no tienen odio. Te lo aseguro. Conozco a muchos soldados israelíes, muchisimos...

8) ¿Que solución realista propones para el conflicto arabe-israelí?

Te invito a contestar estas preguntas, recuerda que este es un espacio de dialógo y que yo he contestado todos tus comentarios, sin eludir ninguna parte de los mismos.

Buena Prensa, Buen Mundo!

el_Sheik! dijo...

las CLASES DE SHARONA son, por lejos, de lo mejor que existe relacionado con Israel en nuestro idioma...

... y pensar que cuando estuve en Eretz estuvo dándole una charla a mi grupo JUSTO cuando yo estaba en otra ciudad!!!!!!

seguí posteando cosas de ella, q son excelentes!!

Fabian de Israel dijo...

BP: muy bueno el texto. Lo único, Sharona se equivoca al principio cuando piensa que Israel tenía la posibilidad de ser neutral o ser tercermundista.

La primera se terminó cuando Stalin empezó con el juicio a los doctores y con su campaña antisemita en Rusia. Además, impidió que muchos judíos pudieran escapar a Israel, no sólo de Rusia sino también de sus satélites soviéticos. Aún cuando el MAPAM intentó ser pro-soviético, las declaraciones venenosas de la URSS contra Israel simplemente lo hicieron imposible.

Respecto al tercermundismo, Sharona dice en un momento, pero no saca las conclusiones, que en el movimiento de países no alineados, los líderes fueron Tito de Yugoslavia, Nehru de la India y Nasser de Egipto! Ja. Con Nasser como líder a Israel ni siquiera lo invitaron a la conferencia de apertura en 1955. Israel nunca pudo ser no alineado porque no lo dejaron. Tampoco sé si le hubiera convenido. A fin de cuentas Egipto era uno de los líderes, pero se puso rápidamente bajo tutela soviética.

Anónimo dijo...

Un articulo por una verdadera paz.

Ha llegado la hora de la paz
(F. MAYOR ZARAGOZA, S. BEN AMI Y S. NAIR)

La reunión "trilateral" entre la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, celebrada el 19 de febrero en Jerusalén, no ha representado siquiera un tímido paso hacia delante para replantear el proceso de paz. De nuevo, los Estados Unidos e Israel han impuesto una serie de condiciones que, en esta etapa preliminar, no pueden cumplirse. No han querido valorar la importancia que tiene el acuerdo interpalestino alcanzado, después de superar innumerables dificultades, hace tan sólo algunos días en La Meca bajo la presidencia del rey Abdullah de Arabia Saudita. De nuevo, un destello de esperanza que se acaba. Silencio de la comunidad internacional. Europa, una vez más, calla. Sólo Jordania, consciente de la complejidad de la situación, porque la vive desde dentro, pide a los Estados Unidos que reconsideren el rechazo de las propuestas del presidente palestino.

De nuevo, el riesgo de la espiral de la acción y reacción cuando, como en todo conflicto, sólo hay una forma de concluirlo pacíficamente: las partes no renuncian a sus principios y a la defensa de sus ideales, porque ello implica que una de ellas ha derrotado a la otra. Lo que cambia es que ambas partes deciden defender sus ideales y dirimir sus diferencias sin violencia.

Y junto a este ineludible paso previo, otro de no menor importancia: al iniciar los caminos de paz es imprescindible mirar hacia el futuro, aceptar el compromiso de que sólo los hijos de ambos contendientes cuentan, porque sólo así se consigue después, a lo largo del proceso, resolver los problemas del presente y aligerar la pesada carga del pasado. Por ello, negarse a admitir como interlocutor al gobierno de unidad palestino constituye un grave error, que es urgente remediar ahora. Ahora, sin más tardar. Sólo así, con la firme resolución de ambas partes de no recurrir a la violencia y de tener el futuro como prioridad inicial, podrían rápidamente tener lugar las diligencias diplomáticas y conferencias de concertación que permitieran abordar de igual modo las cuestiones, de gran potencial conflictivo de toda la zona, en particular las que se refieren al Líbano y a Irán.

Ha quedado claro, con la estrategia de la "guerra preventiva" de Irak, que la fuerza no resuelve nada. Y a qué precio de muertes y sufrimientos. De nuevo, el estentóreo y trágico fracaso de la guerra, solución propia de una economía de guerra impulsada por una inmensa maquinaria bélica que ha situado los gastos en armamentos cerca de los 3.000 millones de dólares al día. Con las estrategias seguidas hasta ahora, todos se hallan extremadamente debilitados. Ha llegado el momento de adoptar otra. Ahora.

La formación de un Gobierno de unidad nacional palestino era tan necesaria como apremiante para que, dejando a un lado sus diferencias, Hamás y Al Fatah consiguieran frenar el declive hacia una guerra civil y se iniciara lo que era de esperar después de las elecciones: la gobernación de Palestina y la rápida conclusión de acuerdos iniciales con Israel, que necesita también, dada la insoportable carga moral y política que significa la ocupación, una normalización de la situación. El presidente Abbas no podía hablar de paz con el primer ministro Olmert hasta que la consiguiera entre sus propios ciudadanos.

Por esta razón, resulta tan inconveniente el resultado de la reunión "trilateral" de Jerusalén.

La Unión Europea debería, después de los Acuerdos de La Meca, liberar al pueblo palestino de los obstáculos que representa el boicot impuesto al Gobierno de Hamás. El no reconocimiento de los resultados electorales es otro de los temas que inciden en el complejísimo escenario del Próximo Oriente. Sólo si se obtiene el "acuerdo de la palabra" y de renuncia a la fuerza, la Unión Europea podría a continuación, aprovechando la buena disposición de la presidencia germana y de la canciller Merkel, impulsar con firmeza la adopción de una nueva política para la zona en su conjunto.

Sólo de este modo sería posible encauzar los múltiples casos de incapacidad para la convivencia pacífica resultantes del derrumbamiento de los sistemas dictatoriales que mantenían pueblos de distintas culturas y creencias unidos por la fuerza. Que nadie se equivoque: la "indisoluble unión" garantizada por los ejércitos tiene siempre los días contados. Sólo la que se basa en la libre expresión de la voluntad ciudadana transcurre felizmente, con las tensiones y ajustes propios de toda empresa humana.

Desde hace muchos años, los pueblos israelí y palestino se han visto forzados a aceptar la perversa dinámica de que "si quieres la paz prepara la guerra". Ahora, después de tantos desmanes, la ensangrentada realidad les conduce irremediablemente a considerar la necesidad, cuando realmente se quiere la paz, de prepararla. "Si quieres la paz, contribuye con tu comportamiento a hacerla posible". Es urgente, en consecuencia, que concluyan sin mayor demora el terrorismo, las instigaciones, expropiaciones, asentamientos, obras en lugar y tiempo inoportunos..., para que se vaya afianzando el convencimiento de que es posible, por fin, descubrir nuevas rutas hacia la convivencia pacífica.

El diálogo del reconocimiento es imposible mientras no se encuentre una solución política aceptable para los dos protagonistas. Por ello, como antes indicábamos, lo que necesitan con urgencia ambos pueblos, más que un debate sobre el pasado -por definición arbitrario y reconstruido- es una concepción común del futuro, que debe partir de una aceptación política. La aceptación de la existencia segura y reconocida de dos Estados independientes; la aceptación de un futuro común porque es evidente para cualquiera capaz de observar esta tragedia con lucidez que los dos Estados van a necesitarse entre sí para superar sus antagonismos y, sobre todo, dominar su pasado.

La paz interna y la paz con el vecino: éstos son los grandes retos a los que pueden hacer frente israelíes y palestinos si deciden, dentro y fuera, resolver sus posiciones, puntos de vista, a veces diametralmente opuestos, sin recurrir a la violencia. Y, desde esta premisa, contarían inmediatamente no sólo con la iniciativa del plan de paz árabe sino con el respaldo internacional. Por cuanto antecede, creemos que, ahora, podría replantearse urgentemente la situación en el Próximo Oriente según las bases siguientes:

1. No hay solución posible por la fuerza, tanto por el lado de Israel como de los palestinos. Ambos bandos deben reconocer el derecho del otro a existir dentro de un Estado seguro, protegido internacionalmente y viable.

2. La cuestión de los refugiados debe ser tratada a partir de una declaración de la comunidad internacional (la ONU, los países árabes, Israel, los palestinos y las grandes potencias) en el marco de las fronteras heredadas del Acuerdo de Paz, para el retorno al Estado palestino de aquellos refugiados que así lo desearan. Tanto para éstos como para los que permanecieran en los países de acogida, se establecería un fondo de compensación y rehabilitación.

3. En la cuestión de Siria, deberían seguirse las pautas del Informe Baker-Hamilton, rechazado por el presidente Bush, favoreciendo el establecimiento de negociaciones entre Israel y Siria, sobre la base de las que llevaron a cabo en su día Rabin y Barak. Los puntos de litigio que quedaron abiertos desde entonces tienen solución, tal y como lo comprobó el reciente canal de negociaciones discreto entre Alon Liel, ex director general del Ministerio de Asuntos Exteriores y una personalidad siria cercana al régimen. En lo que se refiere al Líbano, los problemas fronterizos y otros que pueden quedar pendientes son menores y de fácil solución.

4. La paz entre los israelíes, los palestinos y los sirios permitiría involucrar a la Liga Árabe, cuya propuesta de paz del año 2002 indica que si Israel concluye acuerdos de paz con Siria y los palestinos sobre la base de las fronteras de 1967 -salvo pequeñas modificaciones aceptadas por ambas partes- y se encuentra una solución consensuada al problema de los refugiados, la totalidad del mundo árabe firmaría la paz con Israel y 22 banderas árabes ondearían en las correspondientes embajadas del Jerusalén israelí.

5. Creación de un foro de encuentro israelí-palestino-árabe para los actores de las sociedades civiles de estos pueblos con el fin de favorecer la convivencia cultural y confesional.

El acuerdo israelo-palestino es el primer paso indispensable para resolver los problemas que hoy ensombrecen una de las regiones que, normalizada su situación, pueden contribuir muy en primer lugar a una nueva era. Ahora es el momento.

Sami Nair es profesor invitado de la Universidad Carlos III. Shlomo Ben Ami, ex ministro de Exteriores de Israel, es vicepresidente del Centro Internacional de Toledo para la Paz. Federico Mayor es presidente de la Fundación Cultura de Paz.

 
Free counter and web stats