martes, junio 05, 2007

1967: Y el mundo no hizo nada

Hoy 5 de Junio de 2007 se cumplen 40 años de la Guerra de los Seis Días, que, entre otras cosas, dió origen a la cuestión de la ocupación israelí de Gaza y Cisjordania (Judea y Samaria), y a la cuestión de los asentamientos judíos en dichos lugares.
En otro post dejé bien en claro mi postura acerca del sector minoritario mesianico-nacionalista que lamentablemente existe en Israel.
Aquí les dejo este artículo, también de la organización Paz Ahora (Shalom Ajshav) que habla sobre la inacción mundial previa al inicio de la Guerra de los Seis días en 1967.
No estoy argumentando a favor de que Israel se quede con los territorios ocupados a partir de 1967. Que no se malinterprete. Simplemente estoy mostrando, como tantas veces intenté hacerlo, que el conflicto no se resolverá con la simple retirada de los territorios.


... Y el mundo no hizo nada
Por Charles Krauthammer
Fuente: The Washington Post - 21/5/2007.

Es difícil encontrar un plan árabe de paz (incluida la actual propuesta saudí) que no exija el retorno al statu quo vigente el 4 de junio de 1967. ¿Por qué se ha sacralizado esa fecha? Porque un día después estalló la Guerra de los Seis Días, en la que Israel logró una de las más sensacionales victorias del siglo XX. Los árabes llevan cuatro décadas tratando de deshacer las consecuencias de tal conflicto.

El verdadero aniversario de la guerra debería ser otro; debería fecharse tres semanas antes. El 16 de mayo de 1967 el por entonces presidente de Egipto, Gamal Abdel Naser, exigía la evacuación de las fuerzas de interposición de la ONU estacionadas en el Sinaí, que habían mantenido la paz entre Israel y Egipto por espacio de 10 años. La ONU se plegó a sus deseos y Naser impuso un bloqueo naval al puerto de Eilat, la única salida al mar con que contaba Israel en el sur. Se trataba de un claro acto de guerra.

Cómo llegó Egipto a esta temeraria provocación es un relato complejo (lean la magistral crónica de Michael Oren), en el que tienen cabida los fallos de comunicación y, lo que es peor, la desinformación. La Unión Soviética informó urgente y falsariamente a Estados-satélite de la zona, Siria y Egipto, de que Israel estaba movilizando una gran cantidad de tropas hacia la frontera siria con el objeto de lanzar un ataque. Israel trató desesperadamente de desmentir tales acusaciones y por tres veces invitó al embajador soviético a visitar la zona. El embajador se negó a hacer tal cosa. Las advertencias soviéticas provocaron una cascada de maniobras en el mundo árabe que, a su vez, llevaron a Naser, campeón del panarabismo, a enfrentarse con Israel. El Sinaí estaba remilitarizado y el sur de Israel, sometido a un bloqueo naval.

¿Por qué sigue siendo tan importante todo esto? Porque las tres semanas comprendidas entre el 16 de mayo y el 5 de junio de 1967 explican la reluctancia de Israel durante estos últimos 40 años a entregar lo que obtuvo en la Guerra de los Seis Días: los Altos del Golán, Gaza y la Margen Occidental, a cambio de una paz garantizada sobre el papel. Israel disponía de garantías similares desde la conclusión de la Guerra de Suez (1956), tras la cual evacuó el Sinaí a cambio del asentamiento de la referida fuerza de interposición de la ONU y de que las potencias occidentales garantizaran el libre tránsito por los Estrechos de Tirán.

Naser acabó con todo eso de un manotazo. Durante esas tres semanas interminables el presidente norteamericano, Lyndon B. Johnson, trató de reunir una armada multinacional para romper el citado bloqueo naval, pero fracasó estrepitosamente.


Es difícil exagerar cómo fueron esas tres semanas para Israel. Egipto, ya aliado con Siria, hizo un pacto militar de emergencia con Jordania. Irak, Argelia, Arabia Saudí, Sudán, Túnez, Libia y Marruecos empezaron a enviar tropas a la zona, ante el desencadenamiento inminente de las hostilidades. Mientras las tropas y blindados árabes se agolpaban en todas y cada una de las fronteras israelíes, en las capitales árabes los informativos anunciaban, extasiados, el inminente estallido de la guerra definitiva para el exterminio de Israel. "Destruiremos Israel y a sus habitantes –clamaba el cabecilla de la OLP Ahmed Shuqayri–. En cuanto a los supervivientes, si es que queda alguno, ya están preparados los barcos en que serán deportados".

Para Israel, la espera fue insoportable y debilitadora. El Ejército, conformado por civiles, hubo de ser movilizado. Mientras sus efectivos esperaban en los diversos frentes a que el mundo rescatara a Israel del peligro inminente, la sociedad quedó paralizada y la economía del país comenzó a desangrarse. El jefe del Estado Mayor del Ejército, Isaac Rabin, que más tarde habría de ser ensalzado como héroe de guerra y, después, como mártir de la paz, sufrió una crisis nerviosa: quedó incapacitado hasta el punto de la incoherencia a causa de la insostenible tensión de la espera.

El resto es bien sabido. Rabin se recuperó a tiempo para conducir a Israel hasta la victoria. Sin embargo, solemos olvidar lo peligrosa que era la circunstancia de aquel Israel. La guerra se decidió la mañana del 5 de junio, luego de un exitoso ataque israelí contra las fuerzas aéreas egipcias. Fue una apuesta de incalculable magnitud. Israel envió al grueso de sus fuerzas aéreas, compuesta por 200 aparatos, a tal misión. Los atacantes quedarían completamente expuestos al fuego antiaéreo y a los misiles del enemigo. Si hubieran sido detectados y destruidos, el número de aviones que quedaban atrás para defender el país de los 900 aviones de las fuerzas árabes combinadas ascendía a... 12.

También olvidamos que Israel no pretendía, para nada, ocupar la Margen Occidental. Israel suplicó al rey Husein de Jordania que se mantuviese al margen del conflicto. Enfrentado a cara de perro con un Egipto que le aventajaba en efectivos, Israel no tenía ningún deseo de abrir un nuevo frente a apenas unos metros del Jerusalén judío y a unos pocos kilómetros de Tel Aviv. Pero Naser transmitió personalmente a Husein que Egipto había destruido los aeródromos y las fuerzas aéreas de Israel, y que la victoria total estaba al alcance de la mano. Husein no pudo resistirse a la tentación de unirse a la lucha y se embarcó en ella. Y perdió.

Pronto lloverán las retrospectivas a propósito del 40º aniversario de la guerra, y de cómo la paz se encuentra a la vuelta de la esquina: bastaría con que Israel volviese a las fronteras anteriores al 4 de junio de 1967. Pero los israelíes se muestran cautelosos. Recuerdan con terror aquel 4 de junio. Recuerdan ese mes de mayo insoportable en el que, sin que su país se encontrara ocupando territorio alguno, el mundo árabe en pleno se preparó para exterminarlo. Y, claro, recuerdan que el mundo no hizo nada al respecto.

10 comentarios:

Andrés dijo...

Breve resumen del contexto político existente en 1967:
A principios de mayo de 1967 y en forma inesperada, el presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser exigió el retiro de las tropas de la UN, acantonadas en Gaza desde el fin de la acción del Sinaí de 1956, como precaución tendiente a evitar nuevos choques entre ambos bandos.
Seguidamente y en forma no menos inesperada, Nasser ordenó el cierre del estrecho de Tirán, bloqueando el puerto israelí de Eilat, sobre el Mar Rojo, vital puerto de comunicación de Israel con África y Asia. Esto resultó ser una violación de los convenios internacionales.
Estas drásticas medidas provocaron un repentino ascenso de la tensión en el Medio Oriente a niveles inalcanzados, alarmando a la opinión pública internacional, por el temor de que un conflicto armado en esa zona pudiese desencadenar una contienda internacional.
La estrecha vinculación de Egipto y Siria con la URSS, traducida en la generosa provisión de armas modernas y en el apoyo financiero para la construcción de la represa de Assuán, unió aún más la suerte de la zona a los intereses y conflictos de los dos grandes bloques mundiales, haciéndola sensible a esos enfrentamientos.
Las enormes riquezas de petróleo de los países del Medio Oriente, y su vital situación estratégica, explican claramente el enorme interés mundial por esa conflictiva zona.
Israel reaccionó haciendo saber que no toleraría el estrangulamiento económico, e intentó por vía diplomática movilizar a los países con intereses marítimos para que se opongan al cierre del Tirán. El canciller israelí Eban encaró una urgente gira por las grandes capitales de Occidente sin obtener resultados concretos.
Israel anunció que no aguardaría indefinidamente la gestión internacional y que estaba dispuesto a impedir el bloqueo por sus propios medios. No obstante, ni el mundo, ni los EE UU ni la ONU hizo nada para evitar las continuas violaciones del derecho internacional practicada por los países árabes.
A mediados de mayo Egipto movilizó su ejército en la frontera sur con Israel con el fin de provocar una guerra. El Estado judío respondió con una movilización de sus efectivos, con la consiguiente paralización económica del país.
Los países árabes, especialmente Siria y Egipto, intensificaron la campaña de odio y belicosidad contra Israel. El coronel Nasser reiteró en sus discursos que el objetivo de Egipto es lisa y llanamente, destruir a Israel.
La tensión llegó a su punto máximo cuando el rey Hussein de Jordania viajó a Egipto concertando una alianza militar y subordinando su adiestrado ejército al mando de Egipto.
Simultáneamente, el ejército de Irak entraba en Jordania en apoyo de los ejércitos árabes unificados bajo el llamado a la “guerra santa”.
A principios de junio la URSS acusó a Israel de provocar a sus vecinos (tal vez el mero hecho de que Israel exista es una “provocación”), causando estupor en el mundo e indignación en Israel. El mundo tuvo la vivencia de que se cernía sobre Israel un peligro mortal. Desde la guerra civil española no se vieron manifestaciones tan vibrantes y definidas como las que recorrieron las calles de París en apoyo del Estado judío. Sin embargo, el mundo no hacía nada para detener el peligro y las agresiones que impunemente soportaba Israel. Hasta que el gobierno israelí dijo BASTA y atacó primero.
El 5 de junio de 1967 estallaron las hostilidades.
48 horas más tarde fue haciéndose claro que el ejército de Israel triunfaba expeditivamente sobre sus adversarios. Su aviación había destruido en un ataque sorpresivo de tres horas, la casi totalidad de la aviación egipcia, jordana y siria, y en tres días sus ejércitos blindados llegaron al Canal de Suez.
En la Ribera Occidental, Jordania, fiel a la alianza, atacó a Israel y sufrió una derrota más importante que Egipto. Israel conquistó Jerusalem, Hebrón, Belén, Ramalla, Jericó, toda Samaria y toda la orilla occidental del río jordán.
En el norte, entre el 8 y 11 de junio, las posiciones militares sirias sobre las elevaciones del Golán (desde donde los sirios bombardeaban durante dos décadas los kibutzim y poblados israelíes fronterizos) fueron destruidas, cayendo en poder de Israel todo el territorio estratégico del Golán.
En 6 días fue vencida la maquinaria militar de los Estados árabes confederados, que reunían un potencial humano de casi 50.000.000 de personas contra 2.500.000 de Israel.
Sin embargo, la espectacular victoria de Israel no trajo aún la paz, su objetivo fundamental.
Israel ganó una gran batalla, pero aún no había logrado modificar la actitud belicosa de sus vecinos. De haber perdido, en cambio, esa batalla, su suerte estaría sellada, al igual que la vida de su población.
Impuesto el ceso del fuego por la UN, que nada hizo por evitar las hostilidades (solo actuó a partir de la victoria israelí), las tropas de Israel se mantuvieron en las posiciones logradas, exigiendo la negociación directa de la paz como condición previa a la fijación de las fronteras definitivas.
Los gobiernos árabes, enfrentados entre sí, se sintieron atados a la atmósfera de odio que ellos mismos desataron y reclamaron la retirada incondicional de las tropas israelíes, sin compromiso ulterior de concertar la paz.
Israel buscó consolidar su situación absorbiendo mayor cantidad de inmigrantes e intentando el diálogo con las poblaciones árabes que habitaban las zonas que tomó durante la guerra.
Por su parte, los grandes factores internacionales influyeron decisivamente en el conflicto donde petróleo, canal de Suez y bases estratégicas jugaban cada uno su rol.

Anónimo dijo...

El mundo, por mucho que trate de ignorarse, hizo bastantes gestiones para tratar de que no se desencadenase un ataque por alguna de las partes. El trabajo diplomático al respecto fue muy intenso, y está perfectamente documentado. Desgraciadamente, no lograron una política de contención israelí, que atacó a Egipto. Los motivos de este ataque fueron numerosos, y gran parte de ellos pueden leerse en clave de política interna. Una versión bastante innovadora, porque explica muchos aspectos que hasta ahora no eran reconocidos por Israel puede leerse aquí:

http://www.lavozylaopinion.com.ar/
cgi-bin/medios/vernota.cgi?medio=
lavoz&numero=Noviembre%202006¬a=
Noviembre%202006-2

Ofrece una visión bastante clara de la división de opiniones en Israel respecto a la necesidad de lanzar un ataque sobre Egipto, y de cómo al final el ataque fue más bien una cuestión de oportunidad, habida cuenta de la superioridad militar israelí, hábilmente aprovechada por los que realmente estaban en posesión de la información real sobre el "peligro" egipcio (el ejército y los servicios secretos). Esta versión belicista cayó en terreno abonado, en una sociedad descontenta de sí misma por diversas razones, profundamente insegura y propensa al victimismo.

Respecto al peligro egipcio, siempre se habla de la inminencia de un ataque, algo que se da por hecho que hubiese sucedido. Si embargo, la aviación egipcia fue pulverizada en unas horas, en el suelo, debido a que los aviones tan sólo llevaban a cabo vuelos rutinarios de vigilancia, en horas fijas, algo realmente curioso salvo que se acepte que los egipcios eran, sencillamente, idiotas, o que, más sencillamente, no se preparaban para un ataque masivo.

No sé hasta qué punto figuraban entre los motivos de los que promovieron el ataque (con Moshe Dayan a la cabeza) la conqusta militar de nuevos territorios para Israel. Tampoco me importa demasiado. Me remito a los hechos: el ejército israelí mantuvo el Sinaí hasta la guerra del 73, y sigue manteniendo Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este y el Golán. Si no pretendían extender el territorio israelí, lo disimularon de maravilla.

No niego el peligro real de una confrontación con los países vecinos, ni las enormes presiones a las que tuvo que verse sometida Israel en ese período. Sólo hago notar que Israel fue la parte agresora, que conquistó tierras que aun no ha devuelto y que el supuesto ataque para destruir Israel es, y será, una suposición. Es lo que sucede siempre cuando uno golpea primero.

No creo que a estas alturas tenga demasiado sentido discutir sobre si la guerra del 67 fue defensiva o un simple acto de agresión. La cuestión hoy en día es tratar de buscar el modo de solucionar los problemas que esa guerra creó (la ocupación de Gaza y Cisjordania, la anexión del Golán y Jerusalén Este) y los derivados de la creación del estado de Israel (los refugiados), de modo que se pueda crear un estado palestino en sus fronteras legítimas y que se compense a los refugiados (su realojo en Israel impensable). Para ello son prioritarios dos aspectos: que los palestinos, Siria y Hezbollah reconozcan a Israel, y que Israel devuelva a sus legítimos dueños todas las tierras conquistadas.

Un saludo.
Salva

BuenaPrensa dijo...

Salva:

1) "El mundo hizo bastantes gestiones para tratar de que no se desencadenase un ataque por alguna de las partes"
Lamento informarte pero lamentablemente las gestiones diplomáticas no suelen ser muy efectivas. Sino, ver lo que sucedió en el pasado, o lo que sucede hoy con Irán

2) "Lamentablemente no lograron una politica de contención israelí"
No era justamentea a Israel a quien había que contener. Sino mirá esto.
Declaraciones de Nasser a fines de Mayo:
"Our basic objective will be the destruction of Israel. The Arab people want to fight"

"The armies of Egypt, Jordan, Syria and Lebanon are poised on the borders of Israel ... to face the challenge, while standing behind us are the armies of Iraq, Algeria, Kuwait, Sudan and the whole Arab nation. This act will astound the world. Today they will know that the Arabs are arranged for battle, the critical hour has arrived. We have reached the stage of serious action and not of more declarations."


Y como escuché alguna vez, de un sobreviviente del Holocausto: "cuando alguien dice que quiere exterminarte, mejor créele"

3) Que la politica interna importa en las decisiones de un país, no es ninguna novedad. Pero la inestabilidad politica interna se derivó de la escalada belicista de Nasser y Cía.
Y que en Israel había división de opiniones, pero por supuesto que había. Dicen que cuando hay dos judíos, hay tres opiniones...
Pues todavía mas opiniones si la decisión es como enfrentar a todos los Estados vecinos, con un numero de soldados, tanques, artillería y aviones muy superior cuantitativamente al propio, y con el apoyo de técnicos de la URSS.
Tu versión de que Israel tenía superioridad militar es relativa. Tenía superioridad técnica: gente más capacitada, ejercito mas disciplinado, etc. Pero en cuestiones de equipo, los arabes tenían equipamiento sovietico de primer nivel, y asistencia técnica de la URSS. Tus diatribas pseudo-psicoanaliticas respecto de la sociedad israelí ("descontenta de sí misma por diversas razones, profundamente insegura y propensa al victimismo"") es totalmente risible. Lo que pasaba en Israel es que estaban (disculpame el término) recontra cagados de que Egipto los ataque. Se la venían venir...

4) "la aviación egipcia fue pulverizada en unas horas, en el suelo, debido a que los aviones tan sólo llevaban a cabo vuelos rutinarios de vigilancia, en horas fijas, algo realmente curioso salvo que se acepte que los egipcios eran, sencillamente, idiotas, o que, más sencillamente, no se preparaban para un ataque masivo"
Efectivamente, gracias a la astucia del Ejercito Israelí, los Egipcios pensaban que tenían unos días mas para iniciar los ataques. Lo cierto es que Israel envió a sus soldados a las playas el fin de semana, lo cual le dió indicios a la inteligencia egipcia que Israel no atacaría. E Israel aprovechó y dió el primer golpe ante una guerra inminente. Despues de todo, quien pega primero, pega dos veces. Y esta guerra es la prueba viviente de ello.

5) "No sé hasta qué punto figuraban entre los motivos de los que promovieron el ataque (con Moshe Dayan a la cabeza) la conqusta militar de nuevos territorios para Israel. Tampoco me importa demasiado."
La guerra la promovió Nasser y su panarabismo. Israel en 1967 estaba perfecta con el status-quo post 1949. Sobre los motivos: te puedo asegurar que Israel no quería que Jordania se meta en la guerra. De nada servía abrir mas frentes.
Jordania se vió "obligada" a atacar a Israel por motivos internos y por tratados firmados con Egipto. La conquista de Judea y Samaria y Jerusalem Este por parte de Israel fue consecuencia de ello.
Obviamente, Jerusalem es un tema aparte: no dudo que, una vez vencido el ataque jordano, Israel tuvo como objetivo recuperar para siempre a Jerusalem. Pero respecto de Judea y Samaria (así como los Altos del Golán y Gaza) esto no es así. La idea era cambiarlos por paz. Pero los arabes se reunieron en Jartoum y decidieron lo siguiente:
"No a la paz con Israel"
No al reconocimiento de Israel
No a las negociaciones con Israel"

Elocuente, ¿no?

Disculpa que termine aquí con esta breve respeusta, pero estoy apurado.

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!

Anónimo dijo...

Hasta el momento has apoyado la necesidad de atacar Irán de forma preventiva, de que la UNIFIL desarme a Hezbollah, aunque ello suponga una guerra civil en Líbano. Y naturalmente, el ataque a Egipto en el 67 fue inevitable. Agradezco tu sinceridad manifestando tu opinión sobre la ineficacia de la diplomacia. "In war we trust".

El artículo de Wikipedia que citas está marcado como no neutral, y no me extraña: "UN Secretary General, U Thant, visited Cairo for mediation and recommended moratorium in the Straits of Tiran and a renewed diplomatic effort to solve the crisis. Egypt agreed and Israel rejected these proposals. It should be noted that Nasser's concessions do not necessarily suggest that he was making a concerted effort to avoid war. The decision benefited him both politically and strategically. Agreeing to diplomacy helped garner international political support. Moreover every delay gave Egypt time to complete its own military preparations and coordinate with the other Arabs forces. It should also be noted that Israel's rejection does not necessarily demonstrate a desire for war so much as it demonstrates the urgency they felt their situation warranted."

Es decir: los egipcios aceptaron una solución diplomática, pero querían la guerra; los israelíes rechazaron la diplomacia, pero perfectamente podrían querer la paz. Pues vale.

El ejército egipcio estaba a punto de comprometerse en un ataque masivo contra sus vecinos, pero sus aviones no mantenían vigilancia continua porque los soldados israelíes estaban en la playa. Lo dicho, Israel contó con la enorme ventaja de que el alto mando egipcio era imbécil.

Mis comentarios sobre los factores internos que influyeron en la decisión israelí no son invención mía. Los he sacado de un artículo (escrito por un judío),

http://www.lavozylaopinion.
com.ar/cgi-bin/medios/vernota.cgi?
medio=lavoz&numero=Noviembre%
202006¬a=Noviembre%202006-2

que comenta un libro sobre este tema (escrito por un judío):“1967, y el país cambió su rostro”, de Tom Segev. Digo yo que no será tan descabellado.

En ese comentario queda claro que la percepción del peligro egipcio no era compartido por todos los dirigentes israelíes, y que la visión más belicista, encabezada por Dayan, fue la que a la postre se impuso, con las consecuencias que todos conocemos: ocupación de Gaza, Cisjordania, Golán y Jerusalén Este (Sinaí fue devuelto tras el 73). Incluso aceptando que la guerra preventiva fuese legítima, que no lo es, Israel debía haberse retirado inmediatamente de los territorios conquistados después de la victoria. Es lo que manda el derecho internacional para estos casos, aunque tu opinión de que la victoria otorga derechos quizá no encaje muy bien con el derecho. Y el caso, los hechos, son que, cuarenta años después no sólo no se ha retirado, sino que además se ha apropiado de parte de esos territorios y los ha colonizado.

A la luz de los hechos, no creo que resulte tan extraño suponer que detrás de la decisión de atacar Egipto hubiesen, entre otros, intereses puramente no defensivos.

No tiene sentido seguir discutiendo sobre esto. El problema ahora son las consecuecias de las conquistas israelíes tras aquella guerra.

Un saludo.
Salva

Anónimo dijo...

Viendo los resultados, sospecho que la ayuda militar de la URSS a los paises árabes, sería similar a la que ofreció en su día al bando republicano, durante la guerra civil española: material sobrante o defectuoso... o directamente basura.

Por cierto que después de la guerra del 48, Ben Gurion ya había reconocido que lo único que lamentaba de la contienda, fue el no haber invadido (y anexionado) Cisjordania, por estar comprometido por entonces con Jordania. Algunos años después, durante la guerra de los seis días, se ató por fin ese cabo suelto, disfrazado absurdamente como razones defensivas o de seguridad.

Esta claro que algunos iluminados del bando sionista. desde el principio llegaron a la conclusión de que según la división original de Palestina, la cual debía convertirse en el futuro Estado de Israel, por una parte sobraban muchos moros y por la otra faltaba bastante territorio... a partir de esa simple premisa, parece evidente que se actuó sistemáticamente para poner remedio a esos problemillas, desde entonces y hasta el día de hoy.

BuenaPrensa dijo...

Salva:

Realmente creo que tienes razón en algo: "no tiene sentido seguir discutiendo sobre esto"
Pero difiero en el motivo: hablas desde la casi pura ignorancia respecto al conflicto arabe-israelí.
Todo tu análisis del conflicto arabe-israelí se basa en un par de premisas/sospechas/conjeturas respecto de los objetivos del sionismo, de Israel, etc., y a partir de allí construyes un castillo de naipes a base de conjeturas. Y cierto es, lo unico que puedes hacer es conjeturar, porque sobre los hechos poco sabes.

Dices que Egipto no quería la guerra... pues es una gran muestra de ignorancia. Tomate la molestia de revisar simplemente algunos documentos, saber algo sobre la historia de Nasser, el movimiento de paises no alineados que el fundó, cuyos objetivos están "combatir el sionismo", sus multiples declaraciones sobre la necesidad de destruir a Israel, sus alianzas militares con todos lso vecinos de Israel para "echar a los judíos al mar", el incremento de las importaciones de armamento, etc. Te interesa mucho la politica interna israelí, pero ni te molestaste en averiguar la situación politica en Egipto. ¿Como iba la popularidad de Nasser despues del fracaso egipcio en Yemen?
Pero tu te basas en conjeturas: "si fue tan fácil para Israel destruir la aviación egipcia, entonces los egipcios o son idiotas o no querían guerra"
Sigue conjeturando amigo... quizás termines por probar que como la madera flota en el agua, la ley de gravedad no se aplica en el Oceano.

Tu otra conjetura, basandote en tu premisa sobre el sionismo y sobre la voluntad de paz de Nasser, es que eran los israelíes los que querían la guerra, para conquistar mas territorios. Así que la guerra de los Seis Días pasa de ser una Guerra Defensiva, para luego ser una Guerra Ofensiva, y finalmente ser una Guerra Expansionista.
Pues no. No es así. Puedes leer un artículito en "La Voz y la Opinión", y creerte un experto en el tema, creer que tienes suficientes datos inconexos como para comenzar a "conjeturar" y "sospechar que". Lo cierto es que en dicho articulo se muestra bien claro también todos los inconvenientes que tiene Israel con los fedayeen arabes-jordanos, con los ataques de artillería Siria, etc. Pero bueno, para vos eso no figura en el artículo, no figura en el contexto político interno.
Para vos todo el conflicto arabe-israelí se remite a la ocupación posterior a 1967. ¿Y los 19 años de guerra previos?
Para vos los conflictos en la zona se deben a la cuestión de los refugiados palestinos. Nada tienen que ver las políticas de los paises limitrofes. Y para vos dichos refugiados son culpa de Israel. Nada tiene que ver el hecho de que Israel no empezó la guerra de 1948.

Vos conjeturás que la URSS le dió armamento que no servía a Egipto. Pues no. Le dió bastante armamento, bueno. Le dió asesorameinto técnico: miles de sovieticos estaban en Egipto en 1967.

Te encanta hablar del Dayan belicista, de que "los belicistas" querían conquistar territorios para anexionarlos, etc.
¿Sabías que Dayan siempre se opuso a anexionar los territorios conquistados en 1967? ¿Sabías que Dayan siempre se opuso a los asentamientos de colonos? ¿Sabías que Dayan fundó un partido político (Telem), que proponía una retirada unilateral de todos los territorios?

Finalmente, me ha gustado la caracterización que de mi has hecho en el primer parrafo.
Permiteme hacer algo parecido para vos:
"Hasta el momento has apoyado la inacción ante el eminente enriquecimiento de uranio Iraní y sus propuestas de 'eliminar a Israel de la arena de los tiempos'. Hasta el momento te has opuesto a que un grupo terrorista-islamista como es Hezbollah sea desarmado. Es decir, te has opuesto a que Libano retome su soberanía, y has preferido que se extienda la agonía de una guerra civil inconclusa. Agradezco tu sinceridad manifestando la supremacía total de la diplomacia, ignorando que -aunque la diplomacia es siempre el primer y mejor recurso- a veces simplemente no alcanza... Chamberlain es el mejor exponente de ello."

Saludos!
Buena Prensa, Buen Mundo!
pd: la paz es más que la simple ausencia de guerra.

Anónimo dijo...

Hola, BP

Me acusas de ser un ignorante que se basa en conjeturas. Conjeturar es tratar de describir algo que no se puede observar directamente. Por ejemplo, decir que Egipto se proponía destruir a Israel es una conjetura, no niego que basada en indicios. Decir que Israel atacó a Egipto y anexionó y colonizó territorios sirios, jordanos y egipcios es constatar un hecho.

En ningún sitio he dicho que Egipto no se preparaba para la guerra. Es evidente que lo hacía, del mismo modo que Israel. Sólo he dicho que Egipto, según el artículo de Wikipedia que tú mismo citas, dio muestras de plegarse a una solución diplomática de última hora, algo a lo que Israel se negó. Y opino que una solución negociada es mejor que una guerra. Entiendo que desde el lado de los vencedores jamás se comparta esa opinión.

Sabía que Dayan había fundado el Telem, que propugnaba la devolución de Palestina. Creo que eso sucedió en 1981, y estamos hablando de 1967. Reconozco que no sabía que se opusiera a la anexión y colonización de territorios en 1967, y sigo sin saberlo. ¿Podrías documentar eso? Gracias.

No me creo un experto por haber leído un artículo. Me pareció interesante porque el 67 siempre se aborda desde un punto de vista externo (el peligro árabe), y este libro propone factores internos. Ni más, ni menos. Dices que para mí, en el artículo no figuran otros aspectos. Me copio del mensaje anterior: "No niego el peligro real de una confrontación con los países vecinos, ni las enormes presiones a las que tuvo que verse sometida Israel en ese período."

Me permito contestar a tu caracterización: "Hasta el momento has apoyado la inacción ante el eminente enriquecimiento de uranio Iraní y sus propuestas de 'eliminar a Israel de la arena de los tiempos'. Hasta el momento te has opuesto a que un grupo terrorista-islamista como es Hezbollah sea desarmado. Es decir, te has opuesto a que Libano retome su soberanía, y has preferido que se extienda la agonía de una guerra civil inconclusa. Agradezco tu sinceridad manifestando la supremacía total de la diplomacia, ignorando que -aunque la diplomacia es siempre el primer y mejor recurso- a veces simplemente no alcanza... Chamberlain es el mejor exponente de ello."

El enriquecimiento de uranio en Irán no llevará aparejada la destrucción de Israel, eso es una conjetura tuya. Que Israel posee capacidad nuclear para arrasar Oriente Medio es un hecho.

Hezbollah no es un grupo terrorista, es la segunda fuerza política del Líbano.

En el Líbano, lo que está inconcluso es la paz. Que tú veas inevitable (necesaria para desarmar a Hezbollah) una guerra civil no va a hacer que todos nos volvamos locos de repente, y te demos la razón.

La soberanía en Líbano también pertenece a Hezbollah, porque está apoyada por gran parte de la población. La solución a la tensión actual es renovar los acuerdos existentes entre Hezbollah y el partido de Siniora, y compartir el gobierno.

La diplomacia, en efecto, a veces no alcanza, especialmente cuando el bando más fuerte no tiene intención de ceder un ápice. Chamberlain no viene a cuento aquí.

Un saludo.
Salva

BuenaPrensa dijo...

Sería mas util si contestaras siguiendo las numeración... pero bueno.

Según tu postura de que Egipto atacaría a Israel es una conjetura, se puede tranquilamente decir que Hitler se proponía exterminar a todos los judíos de Europa, también es una conjetura, basada en indicios. Simplemente conjetura, ya que no los exterminó a todos...
¿Como puedes ser tan necio de decir que Egipto no atacaría a Israel? Movimientos de tropas, remilitarización del Sinaí, echar a las fuerzas de la ONU, bloqueo a Israel, alianzas militares con Siria y Jordania, llamados a la destrucción de Israel, discursos como éste:
Discurso de Nasser del 26 de Mayo de 1967
Te copio algún extracto:
"Recently we felt we are strong enough, that if we were to enter a battle with Israel, with God's help, we could triumph. On this basis, we decided to take actual steps.

A great deal has been said in the past about the UN Emergency Force (UNEF). Many people blamed us for UNEF's presence. We were not strong enough. Should we have listened to them, or rather built and trained our army while UNEF still existed? I said once that we could tell UNEF to leave within half an hour. Once we were fully prepared we could ask UNEF to leave. And this is what actually happened.

The same thing happened with regard to Sharm el-Sheikh. We were attacked on this score by some Arabs. Taking Sharm el-Sheikh meant confrontation with Israel. Taking such action also meant that we were ready to enter a general war with Israel. It was not a separate operation. Therefore, we had to take this fact into consideration when moving to Sharm el-Sheikh. The present operation was mounted on this basis.

Actually I was authorized by the (Arab Socialist Union's) Supreme Executive Committee to implement this plan at the right time. The right time came when Syria was threatened with aggression. We sent reconnaissance aircraft over Israel. Not a single brigade was stationed opposite us on the Israeli side of the border. All Israeli brigades were confronting Syria. All but four brigades have now moved south to confront Egypt. Those four are still on the border with Syria. We are confident that once we have entered the battle we will triumph, God willing.

With regard to military plans, there is complete coordination of military action between us and Syria. We will operate as one army fighting a single battle for the sake of a common objective - the objective of the Arab nation."


Ya con simplemente algunos de los primeros elementos alcanzaba para que Israel ataque a Egipto. Ya eran casus belli

Y tu hipotesis de la alternativa diplomática... pues, que va...
Aquí te van una declaraciones posteriores a la Guerra de los Seis Días por lideres militares egipcios:

The operational image of Israel's relative military capability held by the Egyptian ruling elite is more ambiguous. The defense establishment thought that they could defeat Israel in May 1967, and said so in private and in public. At his trial for conspiracy after losing the war, on February 24, 1968, Badran testified:

"We were confident that our army was ready and that Israel could not attack because intelligence estimates pointed to the fact that we were superior in armored weapons, artillery and air power. It was calculated that Israel would not walk into an open grave"


Te copio otro fragmento de este paper sobre Nasser y la guerra de los seis días:
The decision to control passage through the Tiran Straits, closing the Gulf of Aqaba to Israel, was made on the morning of May 22. On the following day, Cairo Radio added that the president had also banned "the passage of strategic materials through the Gulf to Israel even on non-Israeli ships."
As late as May 19, Israeli Foreign Minister Abba Eban had told the Soviet Ambassador, "There will be no war if the Egyptians do not attack and do not interfere with Israel's right of navigation." Therefore, it seems certain that Nasser and Riad were being disingenuous when they expressed to U Thant on May 24 the belief that the Gulf of Aqaba was not really important to Israel.


Puedes leer el paper que te dejé, es realmente muy bueno.

Finalmente, a la caractetización que hice de tu "speech", y la subsiguiente respuesta tuya, me merece la pena señalar:

a- Que Irán quiera enriquecer uranio y diga publicamente que "borrará a Israel de la arena de los tiempos" me parecen elementos suficientes como para oponerse a que tenga acceso a armas nucleares. Tu dices que eso no conllevará la destrucción de Israel. Creo que ni los ayatolás sospecharon que tendrían tan serios problemas de credibilidad. Aquí hay una brevisima lista de declaraciones de lideres iraníes
Entre ellas destaco la siguiente:
"If one day, the world of Islam comes to possess the weapons currently in Israel's possession -- on that day this method of global arrogance would come to an end. This is because the use of a nuclear bomb in Israel will leave nothing on the ground, whereas it will only damage the world of Islam." - Akbar Hashemi Rafsanjani, Former Iranian President, December 14, 2001

Dirás que son puras sospechas mías. La pregunta es: ¿son infundadas? Reitero la máxima de un sobreviviente del Holocausto: "cuando alguien diga que quiere exterminarte, mejor creele"

Yendo a la cuestión de Libano... pues tu concepto de "terrorismo" y sobre todo de tu concepto implicito de soberanía es bastante sui generis.
Que sea un partido politico no lo libera de sus componentes terroristas. Justamente, el terrorismo se basa en intentar lograr fines políticos mediante el ataque contra objetivos civiles.
Yo no tengo problemas en reconocer que Lejí, o el Irgún eran organizaciones terroristas... veo que tu todavía no puedes asimilar que Hezbollah es una agrupación terrorista (aparte de la ideología fundamentalista que posee).
Por otra parte, la necesidad que Hezbollah se desarme y active (si es que debe activar) politicamente en la sociedad libanesa sin apelar a las armas se deriva de la propia definición de Estado Soberano
Un Estado debe ser capaz de ejercer el "monopolio de la violencia" y dictar leyes de caracter coactivo para toda la población.
En Libano sucede que las riendas de la politica externa está en manos de Hezbollah (un grupo politico y terrorista) en vez de estar en manos del Estado Libanés.
En Libano sucede que la policía libanesa no puede ingresar a partes del Libano "bajo control de Hezbollah", incluídas zonas del sur de Beirut.

Imaginate que la policía española ni el ejercito español puedan entrar (no porque no quieran, sino porque no los dejan) a partes del sur de España porque en dicha región una guerrilla llamada, supongamos, Al-Andalus-Allah, se hizo cargo de la zona y no permite la entrada de autoridades de seguridad del Estado Español. Y como Al-Andalus-Allah recibe varios votos, tiene varios ministros en el gabinete. Y como se le antoja que Portugal también es parte de Al-Andalus, le tira misiles a Portugal, le secuestra soldados, etc.
¿Se ve el punto? ¿Se entiende la necesidad de que Hezbollah sea desarmado y que se regularice la vida institucional del Libano?

En fin, salva...
Saludos, y Buena Prensa!

Anónimo dijo...

"Según tu postura de que Egipto atacaría a Israel es una conjetura, se puede tranquilamente decir que Hitler se proponía exterminar a todos los judíos de Europa, también es una conjetura, basada en indicios. Simplemente conjetura, ya que no los exterminó a todos...".

Se puede tranquilamente decir semejante memez según tu particular óptica, que te permite comparar con Hitler y el Tercer Reich a cualquiera que no te guste. El caso es que Hitler exterminó a seis millones de judíos, y que Egipto no inició la Guerra de los Seis Días. Deberías tomar un poco más en serio el nazismo. La palabra conjetura está perfectamente definida en español; búscala en el diccionario.

Resumo lo que ya he dicho: tras una escalada de la tensión entre Israel y sus vecinos, en la que ambos bandos se habían preparado concienzudamente para la guerra, Israel atacó a Egipto y destruyó su fuerza aérea en unas horas. En la breve guerra que siguió, conquistó el Sinaí, el Golán, Jerusalén Este, Gaza y Cisjordania. Inmediatamente después de la guerra, comenzó la colonización del Golán, Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, y posteriormente, Israel anexionó a su territorio Jerusalén Este y el Golán.

En el seno del poder en Israel había división de opiniones sobre la necesidad de atacar. Sobre esta decisión pesaron muchos factores, pero a la luz de los hechos posteriores, es absurdo pensar que la expansión territorial no influyó en absoluto. Incluso si admitimos que esos motivos no existieron inicialmente, el resultado sería que una guerra defensiva se convirtió en una guerra de conquista, por lo que no tiene mucho sentido hablar de los motivos. La defensa del territorio propio no justifica en ningún caso la conquista y anexión de territorio ajeno.

Un saludo.
Salva

BuenaPrensa dijo...

Lo tuyo es simplemente una falacia post hoc ergo propter hoc
Sigues esa linea y tirás a la basura todas (absolutamente todas) las variables que influyeron en el gobierno de Nasser para:
1) LLamar a la destrucción de Israel
2) Despachar a las fuerzas de la ONU del Sinaí.
3) Tomar posiciones en el Sharm el Sheij
4) Bloquear los estrechos de Tirán
5) Hacer alianzas con Jordania, con quien estaban peleados.
6) Llamar nuevamente a la destrucción de Israel.
7) El intento de ataque a Israel que fue cancelado porque las fuerzas de inteligencia israelíes ya estaban enteradas.

Te recomiendo que leas el paper que te dejé. Ahí expresa claramente cual fue la estrategia egipcia.

Saludos!
Buena Prensa

 
Free counter and web stats