lunes, octubre 27, 2008

Der Judenstaat

Der Judenstaat es el título en alemán del libro del fundador del sionismo, Theodor Herzl. Usualmente dicho título es traducido al inglés como "The Jewish State", y al español como "El Estado Judío". Esta traducción es equivocada: la traducción correcta de "Der Judenstaat" es "El Estado de los Judíos" (del mismo modo que Volkswagen es "El auto del pueblo" y no "el auto pueblo"), mientras que en alemán "El Estado Judío" se debe escribir "Der jüdische staat".
Este error de traducción que por motivos históricos permaneció como tal dio lugar a enormes confusiones. Por ejemplo, mucha gente piensa que el sionismo tiene caracter religioso, cuando en realidad es un movimiento laico. Algunos piensan que Israel como "Estado Judío" es una teocracia, del mismo modo que lo es Irán como "Estado Islámico". Lo cierto es que por "Estado Judío" se hace referencia al Judenstaat de Herzl, es decir, se hace referencia al "Estado de los Judíos". Es decir, un Estado donde los judíos no sean una minoría. Nada dice esto respecto de las leyes del Estado. En cambio, Estado Islámico hace referencia en muchos casos (Irán o Afganistán) a los intentos de establecer un régimen basado en la Ley Coránica (Sharía).

Más aún, nótese el caracter laico del sionismo en este breve capítulo titulado "Teocracia" y extraído del libro Der Judenstaat de Theodor Herzl:

Shall we end by having a theocracy? No, indeed. Faith unites us, knowledge gives us freedom. We shall therefore prevent any theocratic tendencies from coming to the fore on the part of our priesthood. We shall keep our priests within the confines of their temples in the same way as we shall keep our professional army within the confines of their barracks. Army and priesthood shall receive honors high as their valuable functions deserve. But they must not interfere in the administration of the State which confers distinction upon them, else they will conjure up difficulties without and within.
Every man will be as free and undisturbed in his faith or his disbelief as he is in his nationality. And if it should occur that men of other creeds and different nationalities come to live amongst us, we should accord them honorable protection and equality before the law. We have learnt toleration in Europe. This is not sarcastically said; for the Anti-Semitism of today could only in a very few places be taken for old religious intolerance. It is for the most part a movement among civilized nations by which they try to chase away the spectres of their own past.
Pues bien, queda entonces claro qué cosa es el sionismo: un movimiento laico cuyo objetivo es lograr la autodeterminación nacional del pueblo judío. Dicho esto, lamentablemente los mismos judíos que en su momento rechazaban el sionismo, hoy en día abrazan una versión deformada del sionismo: el sionismo religioso-mesianico.

Para concluir, les dejo este excelente video donde una ex-diputada del Meretz debate con un Rabino sobre la naturaleza del Estado Judío. Obviamente, y más allá de los errores políticos del Meretz, mi posición, así como la postura de cualquier sionista secular se encuentra cercano a la postura de esta mujer.

Buena Prensa, Buen Mundo!
Update: Herzl, pese a su barba estilo rabino era un judío laico, practicamente asimilado. Ver aquí su biografía.

12 comentarios:

Jorge dijo...

Excelente. Enhorabuena por esta reflexión. Se leen muchas bobadas por ahí. Particularmente me irritan las actitudes de algunos visionarios de derechas. No es honrado ligar a Israel y al sionismo con la derecha: es una barbaridad que no tiene nada que ver con la historia. El sionismo separa la causa de la emancipación judía de la religión. Esos visionarios algo desvergonzados van a lo suyo, que conste.

Un saludo
Jorge (España)

Marc dijo...

Hola BP, hace un tiempo que leo tu blog pero recién hoy voy a hacer mi primer comentario, que de seguro no será el último.
La verdad que entre el Meretz y el Rabino me quedo con Abbas (?!!).
Ahora hablando en serio, creo que la idea de sacar a la religión del medio es imposible, y no se si sería bueno, pero la ex diputada dijo algo que es muy cierto y podría ayudar a calmar las aguas: ¿Por que la ortodoxia tiene el monopolio?
Tal vez, una solución posible sería abrir el juego a las otras corrientes religiosas, ya que me parece poco sano que religión sea sinónimo de Ortodoxia, cuando no es así, ni en Israel ni en la diáspora.
Las conversiones hechas por rabinos conservadores y reformistas no tiene validez para el Rabinato, pero vas al ejército (ellos no).
Si en Israel las 3 corrientes religiosas aceptadas y reconocidas por todos trabajaran en conjunto para las conversiones y los matrimonios la cosa sería distinta, habría menos problemas. Ya se que no es casamiento civil, pero es un paso para dar y no es poco.

Saludos!
Mariano

Buena Prensa dijo...

Saludos Mariano, felicitaciones por el primer comentario en el blog (veo que te hiciste la cuenta de usuario a los efectos!). Espero verte por aquí seguido.

Respecto del monopolio de la ortodoxia, es lamentable. Lo triste es que en Argentina ganaron la conducción de AMIA porque los laicos no fueron a votar o no son socios! (de hecho el post inmediato anterior a este es sobre eso y estás invitado a reenviarlo a tus contactos si gustás) ;)

Saludos y nuevamente, bienvenido.
BP

Pablo dijo...

No soy ningún experto en historia del sionismo, pero me ha sorprendido el post. Tenía bastante asumidas las implicaciones casi teocráticas del sionismo original. Gracias por el dato, pues.

Y de todas formas, muchas veces defiendo en debates y charlas que aun asumiendo unos inicios "racistas" y "excluyentes" del sionismo, bastaría con abrir los ojos a la situación actual: Israel, una democracia real, un estado de derecho; rodeado de auténticas teocracias y proto-teocracias.

PD: por cierto, ¿no sería posible implementar otras formas de autentificación de los comentarios? Tipo OpenID, o la forma clásica de Nombre, eMail, URL...

bactrio dijo...

En serio no te pensarás que somos tan ilusos como para creer que el Sionismo nada tiene que ver con el Judaísmo, verdad? Entonces a qué viene eso de crear un estado judío justo en la "Tierra Prometida"? Casualidad? Por qué no en España? O en Alemania? Por qué justo en la tierra que está mencionada en la Torah?


Amigo, BP, con esas cosas sólo podrás convencer a los menos enterados..

Shalom.

Buena Prensa dijo...

Bactrio:
En ningún momento dije que "no tiene nada que ver con el judaísmo", sino que dije que el sionismo es un movimiento laico (e iniciado por judíos laicos).

Sobre por qué terminó construyendose el Estado de Israel en Medio Oriente, la respuesta es bastante obvia: muchos lazos históricos, culturales y también religiosos unen al pueblo judío con esa tierra por más de 3 milenios. Sin embargo, y ya que preguntas por qué no España o Alemania, justamente Herzl en su libro propone dos lugares potenciales: Palestina o Argentina, ya que por esa época y espontaneamente el Barón Hirsch comenzó a rescatar a judíos del este de Europa de pogromos y los transportaba a Argentina, y el gobierno argentino de fines del siglo XIX estaba muy abierto a la inmigración, más aún si se considera que el Estado Argentino consolidó sus fronteras recién en 1880 al concluir la limpieza étnica de toda la población aborigen en la llamada "campaña al desierto".
Otros lugar que propuso Herzl y no tuvo buena acogida por el resto del movimiento sionista fue Uganda.

Buena Prensa, Buen Mundo!

Andres dijo...

Conozco perfectamente los orígenes, historia y éxitos del sionismo, además estoy de acuerdo con tus palabras BP. No obstante eso, estoy en desacuerdo con la mayor parte de las cosas que dijo la señora del Meretz en el video que nos presentaste y acabo de mirar. En primer lugar, a pesar de que nunca fui religioso ni tuve demasiados conocimientos sobre Torá ni nada por el estilo, personalmente me siento mucho más seguro de que en Israel sea la ortodoxia la que tenga el monopolio de cuestiones tan delicadas y se refieren a nuestra identidad como los casamientos, los divorcios, los entierros y especialmente las conversiones. Y digo especialmente las conversiones por una simple razón... ¿se imaginan el caos que surgiría si los conservadores y aún peor los reformistas tuvieran, por ejemplo, el derecho de practicar conversiones y por ende aceptar como un judío capaz de hacer Aliá a cualquier latino, asiático o africano que, solo por escapar de su infierno personal y emigrar a un país económicamente próspero, está dispuesto a que un reformista lo "convierta" al Judaísmo (sin ningún tipo de trabas o limitaciones como hacen los reformistas)? sería un caos. En pocos años tendríamos en Israel el fin de la mayoría judía y la identidad hebrea de ese país. Los ortodoxos son los únicos capaces y con el conocimiento adecuado para saber cuándo una persona debe ser convertida al Judaísmo (si es por causas económicas, matrimoniales o estratégicas se lo niegan por poner un ejemplo) y en definitiva mantener la tradición judía del Estado de Israel (como lo vienen haciendo desde hace 2000 años en el seno de nuestro pueblo). Y esto lo digo, repito, sin tener nada que ver con la ortodoxia. Pero cuando de la identidad judía de Israel, la religión, las conversiones o legislación cultural se trata, prefiero que los ortodoxos tengan el poder, así como prefiero que los laicos tengan el poder en todas las otras cosas que hacen al ejercicio práctico gubernamental.

Otra de las cosas que no comparto con la señora del Meretz es que considere a Israel un Estado como cualquier otro que simplemente tiene mayoría judía (aunque claro que para mantener a Israel como un Estado judío sea fundamental mantener una fuerte mayoría judía). No, justamente para eso no se creó Israel. El Estado de Israel, ubicado en la Tierra de Israel, es un ESTADO JUDÍO y eso tiene que ver con el carácter NACIONAL hebreo, no religioso (aunque claro que la religión forma una parte fundamental de nuestra identidad nacional judía, al igual que la cultura, el idioma, la historia, etc). Porque los judíos son un pueblo, una nacionalidad (no en el sentido político, sino en el étnico-social) y desvincular a Israel de su identidad judía me parece aborrecible (y eso de que Israel sea un Estado judío implique necesariamente que no puedan haber ciudadanos israelíes no judíos como dice la señora del Meretz me parece patético teniendo en cuenta la realidad actual: efectivamente los ciudadanos no judíos del Estado de Israel, árabes en su mayoría, están viviendo en el Estado judío como plenos ciudadanos de éste, con todos los derechos políticos, cívicos y legales garantizados, como ningún otro país en el Medio Oriente los garantiza a sus propias minorías). Ser un Estado judío no implica una teocracia religiosa (como que Siria sea un Estado árabe no implica una teocracia tampoco), implica que Israel tiene su propia identidad nacional sin que por ello sean perjudicados los legítimos derechos de los ciudadanos de otras minorías étnicas, como de hecho sucede actualmente.

Buena Prensa dijo...

Andrés, me parece que estás meando afuera del tarro. Más allá de tu opinión sobre cuestiones prácticas en temas de conversiones o de la Ley del Retorno, que son todas cosas debatibles, lo cierto es que estás equivocando el tema de discusión entre la mujer del Meretz y el Rabino.

Meretz es sionista. Y de izquierda. Se que esto último quizás no sea de tu agrado en el espectro político. Pero rescatá el primer punto: sionista.

Querer que Israel sea un país normal es simplemente la consecuencia lógica de pretender que el pueblo judío sea un pueblo normal. Eso ya estaba en Herzl. Decir normal no quiere decir "asimilado". Obviamente tendrá su cultura y sus tradiciones particulares. Y no es necesario que haya Rabinos que se declaren "guardianes de la tradición" y que pululen como inquisidores controlando desde la órbita estatal que el resto de los judíos cumplamos las tradiciones que ellos consideran debemos cumplir. Aclaro para el lector no informado que en Israel eso no existe, ya que Israel es un país principalmente laico. Sin embargo a más de un ultraortodoxo judío, de esos que viven en Israel pero no cantan el himno ni sirven en el Ejercito les encantaría que se instaure algo por el estilo.
Las tradiciones se cumplirán en la medida en que la gente sienta el deseo de hacerlo, y en muchos otros casos las costumbre irán cambiando con el tiempo (por caso, ese minuto de silencio en que todo se paraliza en "El Día de los Caídos (Iom Hazikarón)" es una tradición relativamente nueva, pero impactante)

Otra cosa Andrés: desde el momento en que la gente quiere casarse y no la dejan, y se tiene que ir a Chipre para hacerlo... eso significa que hay algo que no va bien.

Finalmente, y lo más importante en torno a la concepción laica del sionismo: está claro en el video que la mina del Meretz, de izquierda y todo, es sionista. Hace 80 años esa mujer hubiera sido pionera, hubiera sido Golda Meir. Y ese Rabino... pues bueno. Vos sabés cual era la postura de los ortodoxos respecto del sionismo y de Israel: era una herejía.

Saludos,
BP

Andres dijo...

BP, creo que me malinterpretaste. No dije que para que Israel mantenga su identidad de Estado judío sea necesaria una inquisición en versión judeo-ortodoxa. En absoluto, por algo Israel es un país judío y democrático (la libertad de culto en ese país es ejemplar). Simplemente digo que cuando se trata de prácticas específicas de nuestro pueblo y que hacen a la identidad judía de Israel, tales como las conversiones, los casamientos, los entierros, la enseñanza, etc... lo siento, pero prefiero que los ortodoxos tengan el poder y el monopolio. No estoy tranquilo con una mujer del Meretz cuidando de la identidad judía de Israel y mucho menos haciendo frente a las amenazas a la seguridad que enfrenta el país, en definitiva, con todo su sionismo (al menos autoproclamado), lo último que quisiera ver en Israel es al Meretz con poder que por cierto en su momento representó al MAPAM (al estilo del paloma Moshé Sharet), mientras que los grandes pioneros sionistas de la izquierda, tales como Golda Meir o Ben Gurión, eran del MAPAI (hoy en día el Avodá, aunque el actual Laborismo poco mantenga el patriotismo de sus orígenes fundacionales). Pero para que no me malinterpretes nuevamente, no cuestiono el sionismo del Meretz o sus intenciones en ese sentido, sino que cuestiono su política para mantener vivo al sionismo en nuestra única patria.

Y nunca dije que prefiero a los ortodoxos que no van al ejército ni cantan el Hatikva, tales como los Jaredim (o cuervos como les dirían algunos) no son santos de mi devoción en lo más mínimo. Al contrario, prefiero a los Datim Leumim o religiosos nacionalistas, que son de lo más patriotas, sionistas y fieles a Israel en toda la sociedad israelí (ellos son los que ponen el cuerpo para colonizar Judea y Samaria, mantener una comunidad judía en la ancestral Hebrón y proteger la tierra, además de que obviamente van todos al ejército y cantan con mucho orgullo el Hatikva, como vos y yo).

Un saludo

PD: No quiero una teocracia en Israel como pretende el Kahanismo. Pero tampoco pretendo un Israel que no sea el Estado Nacional Judío como algunos otros. Sí, un país normal y democrático, pero manteniendo sus particularidades y las principales razones para la cual fue creado: una patria hebrea para nuestro pueblo. A lo mejor Herzl quería en sus orígenes solamente un Estado de los judíos (donde vivieran sin ser perseguidos, con eso le bastaba)... pues los líderes que fueron sus continuadores quisieron, como yo, un Estado que además tenga carácter específicamente judío, sin por eso perder sus valores democráticos.

Miguel dijo...

Andrés dijó:

Al contrario, prefiero a los Datim Leumim o religiosos nacionalistas, que son de lo más patriotas, sionistas y fieles a Israel en toda la sociedad israelí (ellos son los que ponen el cuerpo para colonizar Judea y Samaria

No estoy de acuerdo Andrés, si Israel quiere mantenerse como estado judío y democrático deberá renunciar a la mayor parte de Judea y Samaria, y en esa labor los colonos no ayudan, todo lo contrario.

Saludos.

Buena Prensa dijo...

Idem Miguel. Los colonos no ayudan, todo lo contrario. Y la inmensa mayoría de la sociedad israelí lo sabe y por eso se ha descolonizado Gaza.

Y cuando eventualmente los palestinos se decidan a hacer la paz en serio, los Israelíes tendrán que negociar repartir las tierras, con lo cual la gran mayoría de Judea y Samaria pasará a manos del naciente Estado Palestino.

Tan simple como "Dos Estados Para Dos Pueblos" o la famosa regla de salita de cinco: "compartí, nene"

Jorge dijo...

¿las autoridades religiosas deben ser quienes decidan quienes forman parte de una nación? Me parece una declaración asombrosa y estrambótica. ¿qué tiene eso que ver con el sionismo? Nada de nada, salvo que se tome a la parte por el todo. Que algunos que se reclaman sionistas afirmen lo de más arriba no convierte a esa opinión en dogma, es una mera opinión, mala a mi parecer. Y que los nacionalistas religiosos de Judea y Samaria son lo que lo israelíes deberían ser y no son(por malos patriotas y poco sionistas) es cuanto menos discutible pues es su actitud la que pone en peligro la existencia del Estado de los judíos. Dos Estados para dos pueblos, como bien dice Buena prensa. Ahora espero que los palestinos no decidan que los "auténticos patriotas" de entre ellos son aquellos que no renuncian a asesinar israelíes.
Un saludo.
Jorge (España)

 
Free counter and web stats