domingo, diciembre 21, 2008

El derecho a un Estado

Uno de los argumentos más escuchados últimamente es que Israel es un “mal país”, y que por ende está bien que sea destruido. Más allá de que queda pendiente la cuestión de quien, como y por qué será destruido, resulta interesante destacar un par de cuestiones de la lógica subyacente a este argumento.

En primer lugar, se levanta un calificativo de Israel como país: “Es un mal país. Sentencia final, no se discute más. Roja y afuera! A las duchas!”. Sin embargo, en ningún momento se explicitan los criterios de evaluación. Relacionado con esto, pero más importante aún, tampoco se realizan evaluaciones del resto de los países. Si así se hiciera, se llegaría a la conclusión de que, si acordamos que Israel es mal país, muchísimos países entrarían en la categoría de malos países. Todos los países africanos, casi todos los países latinoamericanos, todos los países árabes, todos los estados islámicos, varias potencias mundiales y muchos estados europeos, sin mencionar buena parte del bloque de la ex Unión Soviética. La única conclusión que se puede sacar de este primer punto, es que a Israel se lo mide con estándares metafísicos. Ciertamente Israel no es el “Faro de las Naciones”, creo que simplemente es una linterna. Pero no por eso se va a abogar su destrucción. Si hay que destruir todos los países que no son un “Faro de las Naciones”, pues no creo que exista país que sobreviva. Pero cierto… estas reglas aplican solo para Israel. Israel es especial, piensan tanto los ultra-sionistas como los antisionistas. Pues no, lamento informar: Israel es un país como cualquier otro. Es otra nación más inserta en este sistema capitalista, y como cualquier Estado tiene elites, tiene injusticias, tiene cosas buenas, tiene cosas malas.

Y aquí me quiero detener en una segunda cuestión. El razonamiento de que “Israel es un mal país y por ende está bien que sea destruido” tiene como elemento subyacente el supuesto de que los países tienen que hacer “mérito” para existir. Ya no es cuestión de derechos de los pueblos, sino cuestión de méritos, de hacer aportes al mundo. Bajo este razonamiento, Israel tendría que probar que es un país “suficientemente bueno” como para existir. Que hizo los deberes, que se portó bien, que trajo cosas buenas al mundo. Que si bien no llega a “faro”, quizás si a “farol”. Esta lógica de meritocracia para la existencia de los países se aplica únicamente a Israel. ¿Acaso alguien se plantea que aportes a la humanidad trajo Argentina? No. Simplemente se acepta que Argentina existe. Y con todas las importantísimas fallas, miserias y errores que tiene mi país, la Republica Argentina.

Resumiendo, la lógica de que Israel debe dejar de existir porque es un “mal país” tiene una serie de errores:
1) No existen criterios de evaluación para calificar a un país como malo o bueno.
2) Si existieran, debería ser aplicado el mismo criterio a todos los países, hacer un ranking y proponer la destrucción de aquellos que no califican. Obviamente, en el mejor de los casos quedarían en pié solamente un par de países.
3) La lógica basada en los méritos para que exista un país no se aplicó ni se aplica jamás a ningún país. Al igual que lo postulado en 2), si se aplicara pocos países obtendrían méritos suficientes como para justificar su existencia. La meritocracia solo se aplica a Israel, y usualmente se le pone como estándares a alcanzar medidas metafísicas inalcanzables como ser un “Faro entre las Naciones”.

Los criterios para que los países existan son históricos, son derechos adquiridos por los pueblos durante siglos de luchas internas y externas. No es cuestión de mérito que Francia tenga las fronteras que tiene, o que Rusia sea tan grande, o que USA vaya de costa a costa. No es cuestión de mérito que Argentina no termine en el Río Salado, sino cuestión de luchas históricas. Nadie cuestiona seriamente las fronteras de Argentina, Francia, España o Brasil. Tampoco nadie cuestiona la existencia de estos Estados, por más barbaridades que hayan cometido en el pasado, por más barbaridades que cometen en el presente y, permítanme hacer clarividencia, por más barbaridades que seguramente cometerán en el futuro.

Entonces permítanme ser ecuánime: ¿si no se cuestiona el derecho de existir de estos Estados: por que cuestionar el derecho a existir de Israel? Permítanme también un poco de suspicacia: ¿Por qué, de todos los países defectuosos que existen en el mundo, sólo se pide la destrucción del Estado de los Judíos, del Judío de los Estados…. Israel?

5 comentarios:

noralicia dijo...

antes que comentar la existencia o el permiso de existir al pueblo israeli...en estos dias sea recrudecido la frontera con Gaza...el hecho que desde el 2006 por mi parte estoy participando en esto dialogos y casi nada ha cambiado...se suman amigos y detractores , pero la verdad que desde un blog me siento , casi impotente frente a estos episodios de belicocidad constante por defender un territorio...a todos aquellos que cuidan el patrimonio sagrado de los patriarcas de Israel mis mas sentidos saludos.
jag januka sameaj...y sobre todo los que dia a dia. estan soportando los misiles constantes del HAMAS y sus aliados mujaidines que juran y se retuercen de saña y placer por vea a todo "lo que representa el judaismo en medio oriente" llamese sionismo ...o americanismo como la amenaza constante a su soberania...por lo que se ve siempre se termina en pie de guerra .

Andres dijo...

Una pregunta BP: ¿has enviado este texto al sitio "La Fogata"? es decir, me parece una respuesta demasiado brillante (por ser concisa e ir directamente al punto) como para que solo la lean aquellos que visitan ocasionalmente tu blog.

Por otro lado, sin justificar la meritocracia esgrimida por los detractores de Israel, debo decir que ese país tiene muchísimos méritos (su enumeración requiere un artículo separado) que lo convierten de hecho en una de las naciones más desarrolladas de Occidente y la más avanzada del Medio Oriente, tanto en el aspecto de la democracia y libertades civiles, como en el aspecto del avance científico-tecnológico y progreso económico ante un mar de dificultades políticas, regionales, militares, territoriales, y temporales que ese pequeño país tuvo que enfrentar a lo largo de su historia. De más está decir que, independientemente de lo que yo opine sobre las políticas exteriores de Israel, nadie cuestiona el derecho de, por poner un ejemplo, Francia a existir por su política exterior ni de España por los atropellos que cometió en el pasado.

Jorge dijo...

Lo resume muy bien Amos Oz en su bellísimo libro "Una historia de amor y oscuridad". Su padre había visto escritas en las paredes de su Polonia natal frases como "Judíos iros a Palestina". Años más tarde cuando hizo un viaje a Europa ese hombre quedó asombrado cuando leyó en las paredes: "Judíos iros de Palestina".
El antisemitismo no da para más aunque sigue teniendo asegurado el éxito.
Así al tradicional antijudaísmo religioso se superpuso el racismo antisemita y desde hace unos cuarenta años el antisionismo izquierdista (y también derechista).
Así pues la cosa no se si tiene remedio porque cualquier iniciativa que "los" judíos tomen va a ser contestada con una de aquellas tres ( o tres en una)tendencias.
Los judíos son explotadores, egocentricos e impulsores del capitalismo en fase imperialista. El resultado: Israel. El tratamiento: su superación (vía estado binacional o vía nuclear).
¿soy superficial? no lo creo. Pásense por España o lean sus periódicos que es más barato y donde se pueden leer aún términos como "Estado sionista", hoy 23 de diciembre en El País.
Un saludo muy cordial.
Jorge (España)

Kordas dijo...

Jorge tiene razón, no hay más que leer el artículo "Un miliciano de Hamás muere en Gaza en un ataque aéreo israelí", que causa auténtica perplejidad por su constante sesgo anti-israelí, y luego comparar con el titulado "Mahmud Ahmadineyad te desea una feliz Navidad". De auténtica vergüenza (por cierto, EL PAIS todavía tiene los arrestos de seguir malinformando que Tel Aviv es la capital de Israel).

Un buen ejemplo del antisemitismo de izquierdas, que ha conseguido finalmente eliminar a EL PAIS de mi lista de medios a consultar.

dolores dijo...

he enviados varios comentarios( pro israeli)ayer y hoy a "el pais": no han publicado ninguno !
que asco de prensa
am israel jai !!

 
Free counter and web stats